Siguenos en:
Domingo
 23 de Septiembre de 2018
OPINION
Mirando de abajo
Floyd Mayweather vs. Conor McGregor, la guerra de las razas
Martes,  29 de Agosto, 2017

Mayweather es un comerciante, no, a la manera de Muhammad Alí, combatiente de los derechos civiles. A él le importan los millones, el monto y el momento. No posa de adalid de la raza negra. McGregor, fuera de su aparente disgusto con Trump, quiéralo o no, tatuado, agresivo, gritón, amedrentador, matón, representa a aquellos que se vieron en Charlottesville, Virginia: neonazis vociferando igual que él. Su combate, arreglado, falso, exhibición de avaricia o lo que fuere, excede todas estas minucias de la vida conyugal boxeadora, sobre todo en el momento que se vive en los Estados Unidos.

Cabe la gran referencia de 1908, cuando el primer campeón negro de la historia, Jack Johnson, peso completo, era una llaga en el costado de la “superior” raza blanca. La tarea consistía en destruirlo, acabar con su reinado, la invencibilidad que había arrasado a tremendos peleadores como Jim Jeffries. Además, el estilo de vida del campeón, rodeándose de mujeres blancas, viajando a Europa, vistiendo pieles, con automóviles, joyas, dinero, insultaba a la gran masa blanca pobre e ignorante, azuzada por intereses racistas que aún perduran.

En tiempos de Jack Johnson se buscaba a “la gran esperanza blanca”, alguien que acabara con el oprobio de soportar a un negro apaleando a sus amos en el ring. Sucedió, finalmente, y la historia sigue considerando aquel match como un tongo, cuando un bestial cowboy de Texas llamado Jess Willard lo noqueó bajo el sol de La Habana.

Lo de hoy con Floyd Mayweather no puede considerarse lo mismo. Si bien este imbatido campeón comparte con Johnson la ostentación y el color, otras parecieran ser las épocas. Pero está Trump en la presidencia y racismo, latrocinio, obstrucción de justicia, burla de la constitución, traición y mucho más son pan de cada día. The Donald se esfuerza por superarse, por ser peor mientras pasan las horas y por demostrar que puede, y suele, hacer lo que le venga en gana en un país que considera negocio suyo. Es esta, según dice Jimmy Carter, una oligarquía. Los ricos están en el poder y van transformando leyes y narrativa a su antojo, ajenos por supuesto a las minorías.

Lo desee o no, en estas especiales circunstancias que se creía enterradas después del sacrificio de Martin Luther King, Floyd Mayweather representa a la raza negra. Iguales atrocidades, dichas y hechas, a las del tiempo del primer campeón mundial negro, van decantándose irremediables. A pesar de que en el momento del pesaje aguantaba la andanada humillante que le escupía McGregor con calma, para el espectador significaba el traslado de lo ocurrido en Virginia a este centro de deportes, con el blanco armado de antorchas y ametralladoras jurando exterminarlos y ellos, callados, sin medios para defenderse.

De poco sirvió al irlandés desgañitarse sobre la achatada nariz de Mayweather. En justa exhibición de profesionalismo boxístico, el negro terminó vapuleando el rostro del blanco como si golpeara un muñeco. Si bien el referee tuvo razón en detener la masacre para proteger al campeón de las artes mixtas, la era pedía sangre, circo romano, con Conor McGregor desmayado en el piso como resultado. Que eso habría aumentado la tensión racial, por cierto; pero que también hubiese implicado una justa venganza de los afroamericanos ante sus eternos torturadores, también. Pero, este combate se trató de un negocio deshonesto, del juego capitalista para enriquecer a unos pocos. La millonada de los pugilistas es nimia ante lo que ganaron los productores, aprovechándose de seguro de la crisis del país para avivar odios que siempre traen réditos.

Fuera del inmundo contexto del lucro y la corrupción del boxeo y el deporte en general, la lucha fue sintomática. En asuntos de odio racial no hay victorias definitivas. La derrota solo aviva el concepto de revancha. Y así seguimos.

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día