Siguenos en:
Miércoles
 18 de Septiembre de 2019
OPINION
Editorial
Carretera de la vergüenza
Viernes,  4  de Noviembre, 2016

En Bolivia tenemos una “carretera de la muerte” otra “la ruta del contrabando” y alguien bautizó al camino por el Tipnis como la “autopista de la droga”. Falta una: la “carretera de la vergüenza”, título que le corresponde al camino pavimentado que une a Cochabamba con Santa Cruz, un corredor de exportación, una vía internacional, que “religiosamente” experimenta algún deterioro de gran magnitud  que obliga a interrumpir el tráfico durante días, semanas y hasta meses. Menos mal que los bloqueos han disminuido, pero es cuestión de tiempo o de algún cambio en la estructura del poder.

Esta vez, ni bien asomó la temporada de lluvias, se presentó un hundimiento en el sector conocido como La Habana, en las inmediaciones de Chimoré, hecho que obliga a los transportistas a utilizar la vía antigua, una carretera que está por cumplir 70 años, que no tiene el mantenimiento adecuado, pero que todavía da batalla, mientras la ruta “nueva” hasta mucho que debió ser descartada.

Así como se hacen cálculos sobre las pérdidas que ocasiona la ausencia de una salida soberana al Pacífico o los perjuicios que producen las protestas, los paros y la burocracia en los puertos chilenos, así también deberíamos llevar la cuenta de la catástrofe económica que implica esta carretera. A lo mejor habría que sumar todo lo que se ha gastado en remiendos y seguramente obtendremos un monto similar o superior al que se hubiera invertido en construir de cero otro acceso, por algún sitio más estable, que aguante los embates de la naturaleza y especialmente, que no requiera tanto mantenimiento, pues ha quedado claro que los técnicos que deberían actuar con previsión, aparecen como bomberos, cuando hay que paliar alguna emergencia.

En esa carretera se han caído puentes, se han presentado derrumbes, la calzada ha sido cubierta por el agua y hay sectores como El Sillar, que muy pocas veces está en óptimas condiciones y que no tarda en ser noticia, teniendo en cuenta que lo peor de la época húmeda está por venir. Casi todos los problemas que se han presentado en décadas eran fácilmente evitables, pero eso sería en el caso de que la ruta fuera atendida como se debe, tomando en cuenta que la zona del Chapare, la más inestable, es de la de mayor precipitación del país. 

Por eso mismo es que la única salida sería buscar una alternativa, opinión que no es nueva, pues existen estudios que no solo desahucian la carretera actual, sino que proponen otros trazados menos problemáticos. Estamos hablando de la ruta más importante del país que une el eje troncal, responsable del abastecimiento nacional, del comercio exterior y por supuesto, que une a las principales capitales con los puntos fronterizos de mayor actividad comercial.  En los últimos años se han construido decenas de caminos asfaltados y se prevé invertir millones en otros que ya están proyectados. Las autoridades deberían poner a la “carretera de la vergüenza” entre sus prioridades. 

Así como se hacen cálculos sobre las pérdidas que ocasiona la ausencia de una salida soberana al Pacífico o los perjuicios que producen las protestas, los paros y la burocracia en los puertos chilenos, así también deberíamos llevar la cuenta de la catástrofe económica que implica la carretera 'nueva' Cochabamba-Santa Cruz.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día