Siguenos en:
Miércoles
 12 de Diciembre de 2018
OPINION
Tribuna
Reflexiones sobre la autonomía universitaria
Jueves,  8 de Septiembre, 2016

En nombre de la Autonomía Universitaria se han justificado muchas actitudes censurables, tanto de docentes como de universitarios reflejando el perverso comportamiento de ambos estamentos y que ha provocando el repudio de la sociedad en su conjunto.

La universidad pública, es parte de la nuestra instituciones nacionales en cuyo interior existe la inexcusable obligación de sus autoridades de cuidar, proteger e informar a toda la sociedad de las actividades y sucesos que se producen en su interior.

En los sucesos recientes, hemos observado con mucha preocupación, la actitud incomprensible, de un Rector Interino en un acto público, pidiendo PERDÓN al pueblo de Santa Cruz y en especial a la comunidad universitaria, por haber solicitado la ayuda de la Fuerza Pública para proteger vidas y hacienda de la universidad “Gabriel René Moreno”, ante los funestos desmanes acaecidos y que son de conocimiento público, acontecimientos donde primó la avidez incontrolable de destruir la universidad, debidos a intereses particulares de universitarios y candidatos que aquí no vamos a  señalar.

Se advierte que pueden repetirse los hecho pasados, debido a que el conflicto continua, por tal razón debemos reflexionar acerca de sentar conciencia sobre la potestad y la obligación jurídica que tienen las máximas autoridades de la UAGRM, de (no es necesario ni pertinente pedir perdón) pedir el apoyo de la fuerza pública para impedir futuros desmanes, toda vez que no hay que confundir o cometer el  inexcusable desliz, de confundir “autonomía universitaria” con “extraterritorialidad”, pues la extraterritorialidad, si bien tiene una significación que está íntimamente ligada con  lo que se entiende por autonomía, en el presente caso podemos señalar que su significación se traduce en que la Fuerza Pública no puede ingresar a los predios de la universidad sin la autorización del Sr. Rector.

Las universidades autónomas no son un Estado dentro de otro Estado, con territorio y leyes propias, sencillamente, la inviolabilidad del recinto universitario es una protección “per se” a sus “actividades académicas”, que no le hacen ser un sujeto extraño al Estado de Derecho con todos los derechos, deberes y obligaciones que le sean aplicables. La autonomía que ejerce la UAGRM, no la prescinde de la aplicación de las leyes que conforman el Estado.  La máxima autoridad universitaria ahora y siempre está en el deber inexcusable de pedir cuanta ayuda sea necesaria a la Fuerza Pública para defender y proteger los bienes y las vidas al interior de la universidad en caso parecido, sean estos  de menores o de mayores proporciones a los acontecidos en el pasado reciente.

Por otra parte, permítaseme en esta oportunidad  reflexionar también, señalando  que consideramos  que la autonomía universitaria no es política sino funcional y académica, es decir, que las competitividades que la Universidad despliega en virtud de su autonomía no tienen como designio resguardar los intereses universales sino la DOCTA libertad académica, o sea, la libertad de enseñanza y de investigación. Por tanto, la Universidad es autónoma de carácter limitada, es decir, sólo en función de la garantía de la libertad académica; lo que significa que no es autónoma para tomar disposiciones en todos los elementos que le perturben.

Es por tal razón que al observar  instituciones que acuden interesadas en el quehacer de nuestra universidad o que son llamadas a tomar parte en la problemática de nuestra universidad, como vemos así al Comité Cívico, La Brigada Parlamentaria, la Gobernación, etc., eso nos indica sin lugar a equivocarnos que nuestras universidades están o deberían estar sometidas a los órganos públicos correspondientes por dos razones: en primer lugar, debido a que toda la sociedad está interesada en las labores que realizan nuestra universidad como ser la Docencia, la Investigación, la Extensión, la Planificación y la Administración, todo dirigido a la búsqueda de un formación profesional de calidad y empleable, es decir, en brindar a nuestra sociedad una fuerza de trabajo compuesta por buenos especialistas en los distintos saberes y profesiones; y segunda, porque esta es la razón por la cual, con el dinero de todos los contribuyentes, se financian todas la actividades de las universidades públicas. Por tanto, si bien las decisiones de estos poderes públicos no pueden afectar el ámbito de las específicas funciones de la universidad, en las demás cuestiones, la disposición deberá estar en manos de la autoridad estatal y consideramos que en el futuro deberá estar bajo la competencia autonómica. Concluimos con otra reflexión , y es la referida a la máxima instancia de decisión de la universidad, nos referimos al  Ilustre Consejo Universitario de la UAGRM (ICU), que lo preside el Rector y está compuesta por delegados docentes y estudiantes por cada facultad de la UAGRM, más delegados por la Federación Universitaria Local, delegados por la Federación Universitaria de Profesores y delegado por el Sindicato de Trabajadores Universitarios, este último con derecho a voto solo cuando se tratan temas administrativos que involucren a los trabajadores. Estos representantes son elegidos por una instancia electoral compuesto por ciudadanos que al interior de la universidad tienen interés particulares, como sabemos bajo el voto paritario de Docentes, Estudiantes y trabajadores (sindicato de trabajadores de la universidad), y esto hace que se tenga entendido que debido a la autonomía universitaria todos los asuntos generales que involucran a la universidad debe ser decidido por la autoridades  precedentemente señalada, y ello no es, ni puede ser así, pues consideramos que por los argumentos anteriormente señalados, los asuntos al interior de la universidad y que tienen carácter y son de interés general de la sociedad, deben ser atendidos por las autoridades que velan por los interés generales, es decir por los órganos públicos del Estado y cuya legalidad emana de la colectividad en su conjunto, es decir del Pueblo. Y los asuntos que son de carácter y de contenido particular de la universidad, (la Docencia, la Investigación, la Extensión, la Planificación y la Administración) deben ser atendido por quienes están llamados a administrar los interés particulares de la universidad. (Ilustre Consejo Universitario de la UAGRM (ICU))

Acerca del autor:
Jorge--Castedo-V.-
Jorge Castedo V.
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día