Siguenos en:
Miércoles
 19 de Septiembre de 2018
OPINION
Tribuna
Tú puedes rezar
Domingo,  24 de Julio, 2016

El domingo pasado en el evangelio de Lucas se nos presentaba la escena de Marta y María en la que Jesús nos recomendaba a escuchar la Palabra. Hoy, Jesús, también en el evangelio de Lucas, nos ayuda a entender la importancia de la oración en la vida de sus discípulos. Nos enseña el Padrenuestro y nos indica las cualidades que deben adornar la oración.

Un gran número de cristianos no rezan. Hay quienes durante años lo hicieron y han dejado de hacerlo. De niños o de jóvenes aprendieron el Padrenuestro y otras oraciones. Sin darse cuenta, poco a poco dejaron de rezar. Pero esas oraciones que han dejado de rezar no solamente nos ayudan a comunicarnos con el Padre Dios Pues. Orar es hablar con Dios, dialogar con él de nuestras cosas y de las suyas. Hay quienes sintiéndose cristianos, dicen: “¿para qué rezar? ¿No es perder el tiempo? ¿Me va a arreglar mis problemas?”

Probablemente que no les falta razón a estas personas que tiene una mala noción de lo que es orar o rezar.

No sabiendo qué es orar y quién es Dios, es muy difícil entender el valor de la oración y saber para qué sirva. Dios no está para resolver nuestros problemas familiares, de trabajo, de aprobación de exámenes en la forma que cada cual se imagina. La oración no es conseguir como por arte de magia lo que pedimos a Dios. Además, la oración no es principalmente pedir.

Es muy necesario a todos, pero especialmente a los que no rezan o rezan mal, estas sencillas preguntas, ¿no necesitamos nunca ser comprendidos y perdonados? ¿Acaso, no necesitamos de una mayor paz? ¿No hemos sentido la necesidad de dar gracias por la vida? ¿No queremos sentir más cerca a Dios? La oración sirve para todo esto y para mucho más. Las personas que no oran no han descubierto lo que es comunicarse con Dios.

Encuentro constantemente a personas que me dicen, “no tengo tiempo para rezar”. Viven ocupadas en muchas cosas. Preguntémonos, ¿Cuándo nos damos tiempo para estar tranquilos, a solas con Dios? Normalmente todos tenemos tiempo para lo que realmente nos interesa. ¿No nos parece que, cuando decimos que no tenemos tiempo para orar, estamos diciendo que, en el fondo, Dios no nos interesa?

También he escuchado a personas que me dice “nadie me ha enseñado a rezar”. Estas personas se sienten bloqueadas, pues creen que son incapaces de orar, de hablar con Dios. Cada día hablamos, nos comunicamos con diferentes personas. Eso mismo debemos hacer para orar, hablar con Dios.

Sin duda que todos tenemos necesidad de ser orientados para saber comunicarnos con Dios. Pero, ¿no será que tenemos miedo de vernos cómo somos? ¿No será que también tenemos miedo a ver con claridad los cambios que deberíamos dar en la vida? La doctora, Teresa de Jesús, decía:” me espanta ver en la oración tantas verdades y tan claras”.

Rezar es fácil y puede hacerlo cualquier niño, pero a la vez es también difícil. Para hablar con Dios hay que despertar al “niño que llevamos dentro”. El gran escritor y pensador, Miguel de Unamuno, calificado por alguno de hereje y maestro de herejías, decía: “maté mi fe por quererla racionalizar... con la razón buscaba a un Dios racional, que iba desvaneciéndose por ser pura idea... y no sentía al Dios vivo que habita en nosotros... Al rezar reconocía con el corazón a Dios que mi razón negaba”. Más tarde decía: “me refugié en la niñez de mi alma”. No dudemos, la oración ayuda a reavivar la fe. Tú puedes rezar. Todos podemos y debemos rezar.

Los discípulos pidieron a Jesús que les enseñara a rezar. Esta misma petición debemos hacer a Él Jesús enseñó a los discípulos el Padrenuestro. Después de enseñarles esta bellísima oración, les dio unas enseñanzas: la oración debe ser confiada y perseverante. Necesitamos aprender a orar, a hablar con Dios. Pero necesitamos mucho más entrar en la oración, pues sucede como el que quiere aprender a nadar. Para ello necesita tirarse al agua. La oración es una necesidad del alma que quiere vivir íntimamente con el Señor, como es la respiración para la vida del cuerpo humano.

Acerca del autor:
Jesus-Perez-
Jesus Perez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día