Siguenos en:
Lunes
 19 de Noviembre de 2018
OPINION
Miradas
El bumerán de 'ahora nos toca'
Miércoles,  6 de Julio, 2016

Parece ya lejano aquel agosto de 1985,  pero el 21060 se mantiene incólume. Al anunciar la medida, en tono dramático el presidente Paz Estenssoro exclamó “la patria se nos muere”. Los populistas de ese tiempo (UDP) llevaron el país al borde del descalabro económico.

Jeffry D. Sachs, el conocido consultor de Harvard, opinó ante la prensa que Bolivia “se estaba hundiendo bajo el peso de una mala administración”.  Una situación tan grave como ésa, ¿nos dejó alguna lección? Ninguna. Pasó como tormenta ajena. Hoy se repiten los errores.  No se valora el talento humano ni se aprovecha racionalmente la riqueza. Si hasta en los talleres artesanales  es necesario aprender  el oficio, cómo no y tanto más, si se trata de  una  alta responsabilidad que requiere preparación y experiencia. Sin embargo, cuando  la función pública se convierte en botín político, nadie pregunta qué sabe hacer el aspirante.  El que no es profesional hasta siente orgullo de no serlo.

En estos días se difundió  la triste noticia de que el futurista Alvin Toffler  ha fallecido. Para una personalidad de esa jerarquía, el mundo parece demasiado pequeño.  Toffler  publicaba cada diez años un solo libro, lleno de sustancia y de claridad. Era de esos hombres que avizoran el porvenir  siguiendo las transformaciones de la ciencia y la técnica.  En su último libro (1990), El cambio del poder, anunció que se venía otra época. Ya estamos ante el “poder del conocimiento” pronosticado. 

Pero así como hay lugares donde  aún impera la metralla,   también hay países de este lado que siguen un camino de retroceso.  Hace diez años esperábamos  avanzar juntos hacia un común destino anhelado. Pero no sucedió. Una mentalidad pasional y belicosa se encaramó en el poder para privilegiar el  “vivir bien”.  Como regalo de los dioses  les vino  a las manos   una inmensa fortuna, pero no supieron administrarla; tampoco se dieron  cuenta  de que asistimos a una época de alta competencia profesional, por lo que nadie puede darse el lujo de ignorarla.

En  la quiebra de Enatex una de las causas, acaso la más determinante, fue la mala administración de la empresa. Los obreros salieron a defender el principio de la estabilidad laboral, llevándose por delante a la COB oficialista. Otras empresas  estarían  en la lista negra; el cierre de Ecobol ya está anunciado.   El discurso puede decir lo que sea; los hechos cuentan. A veces, por  la traición del subconsciente suele aflorar   la intención velada. 

No hace mucho,  en Diálogo de Panamericana un participante recordó que en las alocuciones  oficiales de 2006, se pronunciaba con impavidez la frase “ahora nos toca”, y nadie reparó en ella. Sin embargo, definía la estrategia operativa para llenar con gente improvisada la estructura burocrática del Estado. En aplicación de ella, para acceder a un cargo era y es preciso ser, antes que nada,  un militante del partido de gobierno. “Una tonelada de lealtad por un gramo de inteligencia”. (Banzer).

Pero así nos va, y  el bumerang  golpea sin tregua.

El autor es escritor, miembro del PEN Bolivia.

Acerca del autor:
Demetrio--Reynolds-
Demetrio Reynolds
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día