Siguenos en:
Martes
 23 de Julio de 2019
OPINION
Paremiolocogi@
Ídolos de barro
Lunes,  4 de Julio, 2016

No es que no sea futbolero ni que no me guste lo lindo que juega Messi (especialmente en el Barça), pero la tragedia melodramática que están viviendo gran parte de l@s argentin@s por el anuncio de su 10 de renunciar a la albiceleste, desencadenada por haber errado un penal en la final de la Copa América Centenario y/o no poder campeonar en las últimas tres finales jugadas recientemente, debiera recordarnos que por muy capísim@s y populares que seamos en distintas artes, deportes, ciencias y hasta la política, somos seres humanos, con luces, sombras y por supuesto, con limitaciones.

Esa reflexión es por cierto de plena y hasta urgente aplicación a la política, incluyendo como no podía ser de otra manera, a la boliviana (que atraviesa parecido melodrama). Y si no, veámosle al presidente Morales y Cia, después del 21F.

Por mucho que algun@s de sus más sistemáticos y dedicados amarrawatos lleguen al extremo de endiosarle –que es insubstituible, que uno como él nace cada 150 años, que si se va no habrá quién les proteja y no saldrá el sol y, demás llunkheríos similares- e incluso, las sobradas pruebas que él personalmente da cotidianamente de haberse creído y disfrutar esas fábulas, por ejemplo: acaba de recetar (para l@s interesad@s) cuatro máximas para ser como él; resulta que la terca realidad, muestra pese a su propaganda oficialista –con nuestra plata- que su popularidad y prestigio están en caída libre, fundamentalmente por sus propios actos y omisiones, que cuentan con la invalorable “ayuda” de sus conmilitones, descuidando sus elementales funciones públicas, para cumplir esos menesteres.  Proceso que podría marcar también el fin de su régimen que como toda construcción terrenal, tiene un principio y un fin, peor cuando nadie se atrevió, ni él dejó, que se le haga sombra de ningún tipo. Parece que terminará víctima de su propio yo...

Así que marrar un penal, perder una final o no ganar todos los partidos o elecciones y referendos, por muy duro que pueda ser para el ego bastante crecidito de quienes se creen o les han hecho creer que son dioses en la tierra, sólo revela la naturaleza finita en el tiempo y en el espacio de los seres humanos y fundamentalmente, prueba que a pesar de las tentaciones de sí mismos, todos los ídolos terrenales... son de barro.

A propósito, en Exodo 20:4, se dice: “No te harás ídolo, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”.

No existen por tanto, equipos ni partidos (deportivos y políticos) imbatibles, peor capitanes, estrellas o jefazos que lo ganen todo y nunca pierdan: tod@s tenemos triunfos y derrotas y, en todo caso, cuando vengan irremediablemente éstas, sean deportivas o electorales, será útil considerar lo de KIYOSAKI: "El fracaso derrota a los perdedores, pero inspira a los ganadores".

Acerca del autor:
Arturo--Yanez-Cortes-
Arturo Yáñez Cortes
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día