Siguenos en:
Miércoles
 21 de Noviembre de 2018
OPINION
Editorial
Politiquería en la universidad
Viernes,  1 de Julio, 2016

Desde afuera, los predios de la Universidad René Moreno lucen majestuosos, relucientes, con esos grandes edificios, calles, avenidas, coliseos y demás instalaciones, fruto del gran caudal de recursos que han recibido en los últimos años, provenientes del Impuesto Directo a los Hidrocarburos. El Gobierno central “forró” de dólares a todas las universidades públicas del país y se las echó al bolsillo, a cambio de no hacer lío y mantener a toda la gran masa de estudiantes y docentes en silencio, disfrutando de la “hemorragia” de dinero.

Como buenos políticos, los rectores y administradores de la universidad hicieron exactamente lo que hizo el Gobierno, los municipios y gobernaciones: cemento, cemento y más cemento, la mejor herramienta para ganar y/o conservar los votos, para brillar ante las masas, cortar cinta y brindar con champagne frente a las cámaras de televisión.

Y de la misma forma que a los gobiernos modernos se los mide por el desarrollo humano, a las universidades se las debería examinar en base a la producción de conocimiento, a la investigación, a los avances y la innovación, elementos que lamentablemente son casi inexistentes en nuestras universidades, en especial la casa de estudios local, que tiene la obligación de estar a la vanguardia respecto de las demás, porque pertenece a la región más productiva, con la economía más diversificada y con la mayor cantidad de recursos económicos y humanos para formar y capitalizar a favor del desarrollo.

Durante los últimos meses la Universidad René Moreno también ha “brillado” por su campaña, muy ruidosa y sobre todo costosa, pero a la vez vacía de contenidos. Personajes que se quieren atornillar al cargo, otros que pretenden volver para garantizar sus cuotas de poder, han sido las estrellas del espectáculo, muy similar al que brindan los candidatos al parlamento u otro cargo público: muchos insultos, pocas propuestas y en ocasiones con promesas muy parecidas. Un candidato a rector ofreciendo obras resulta tan patético como el líder nacional que argumenta que las canchitas de fútbol son en realidad herramientas de salud equivalentes a los hospitales o postas sanitarias.

No hacer ciencia en los tiempos actuales es un pecado mortal para cualquier país. No hace falta ser una potencia mundial para desarrollar proyectos científicos, pues el conocimiento, los procedimientos y las herramientas se han vuelto más accesibles. No hace falta proponerse grandes descubrimientos, como la cura del cáncer o la vacuna contra el Sida, porque en eso están los grandes del planeta, sino fijarse objetivos que tengan que ver con la realidad circundante, como plagas de la agricultura, enfermedades endémicas de nuestro país o cualquier otro problema que nos afecte y que seguramente no será de interés de las corporaciones de talla mundial ni de las universidades norteamericanas y europeas.

Estamos a las puertas de una nueva elección en la universidad cruceña y otra vez se vota pero no se elige; se gobierna pero no se gestiona; se gasta pero no se invierte; se pasa clases pero no se forma. Por desgracia y pese a la gran cantidad de recursos que manejan las universidades públicas, la fiscalización es casi nula.

Durante los últimos meses la Universidad René Moreno también ha 'brillado' por su campaña, muy ruidosa y sobre todo costosa, pero a la vez vacía de contenidos. Personajes que se quieren atornillar al cargo, otros que pretenden volver para garantizar sus cuotas de poder, han sido las estrellas del espectáculo, muy similar al que brindan los candidatos al parlamento u otro cargo público.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día