Siguenos en:
Lunes
 25 de Marzo de 2019
OPINION
Editorial
El segundo tiempo y 'ya veremos'
Viernes,  27 de Mayo, 2016

Muchos creen que el saldo más negativo de un régimen como el que nos gobierna es el despilfarro o la corrupción. Si bien no se puede negar sus efectos y tampoco el descalabro económico del socialismo estatista que ha estado rigiendo, no se puede negar que el legado más nefasto que heredarán las próximas generaciones será la impresionante ruptura del orden institucional que seguramente tomará muchos años en restaurar.

Afirmamos esto porque las primeras reacciones ante el anuncio de un “segundo tiempo” es decir, un nuevo referéndum para permitir la cuarta candidatura del presidente Morales, han sido por el lado económico, lamentando el gasto de alrededor de 40 millones de bolivianos que se pueda erogar en caso de que se dé la consulta.  “Que los ponga de su bolsillo”, han dicho algunos dirigentes potosinos que todavía están molestos porque no pudieron gozar a plenitud de la repartija de estos diez años. En verdad que la farra de dólares ha sido grande, pero más funesto será el daño que se podría causar al ordenamiento estatal, jurídico y constitucional. En otras palabras, de llevarse a cabo un nuevo evento como éste, cualquier locura podría esperarse de aquí en adelante y lamentablemente ahí está Venezuela para imaginar lo que nos espera.

Cuando el presidente dice “veremos quién es quién” está advirtiendo que es capaz de dar un paso más allá del paradigma que estableció al inicio de su mandato, aquel “yo le meto nomás, aunque sea ilegal”. Para él lo político siempre ha estado por encima de lo jurídico y lo ha demostrado en reiteradas ocasiones. No hace falta ser muy sagaz para sospechar lo que pasa por las mentes de los operadores, que últimamente han estado lanzando todo tipo de amenazas, equiparables a las que espetaban los dictadores del pasado.

Algunos confían en que la población volverá a decirle “NO” y esta vez de manera más contundente. De eso no hay duda pero los que mejor saben aquello son precisamente los angurrientos de poder y en consecuencia no dudarán en terminar de destrozar las normas electorales, las instituciones arbitrales y seguramente le darán el tiro de gracia a la constitución, las leyes y los procedimientos, lo que equivale a eliminar por completo del Estado de Derecho. Desdichadamente otra vez debemos mencionar a Venezuela, donde se ha decretado “estado de excepción”, eliminando todas las garantías constitucionales y donde se acaba de prohibir las manifestaciones contrarias al gobierno de Nicolás Maduro. El pasado miércoles se vio cómo reprimieron sin miramientos a los discapacitados que permanecían en inmediaciones de la Plaza Murillo, mientras se difundía un video del Defensor del Pueblo pagando el sometimiento de una parte de los que protestaban. La desvergüenza ya no es un problema.

Lo de Venezuela está por llegar a un colapso, pero más cercano parece estar el desmoronamiento total del chavismo. Eso ha sido posible gracias a una oposición decidida y valiente que nunca transó y que no ha dejado de luchar por la democracia. En Bolivia no podemos decir lo mismo, pues los principales exponentes de la supuesta vereda contraria están comprometidos con el prorroguismo.

Cuando el presidente dice 'veremos quién es quién' está advirtiendo que es capaz de dar un paso más allá del paradigma que estableció al inicio de su mandato, aquel 'yo le meto nomás, aunque sea ilegal'.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día