Siguenos en:
Viernes
 21 de Septiembre de 2018
OPINION
Enfoque Internacional
¿Cuál capitalismo?
Martes,  20 de Octubre, 2015

Evo Morales presidente de Bolivia, ese si es un nostálgico de la guerra fría, dijo en la inauguración de la segunda conferencia mundial de los pueblos sobre el cambio climático: “el capitalismo es el cáncer que debe erradicarse para salvar la humanidad” en dicho encuentro que se realizó del 10 al 12 de octubre en Tiquipaya-Bolivia a Morales se le olvidó un detalle ¿Cuál capitalismo?

Porque la humanidad ha conocido varias formas de capitalismo, por ejemplo: el industrial y comercial, el capitalismo de estado, el cooperativo, el financiero y el capitalismo salvaje que fue montado por las grandes transnacionales en contubernio con la camarilla del partido comunista chino para superexplotar a los trabajadores de ese país, repartiéndose la plusvalía y creando el neoliberalismo, por el cual se desgañita la llamada izquierda Latinoamericana, que de mala fe no menciona su origen.

En su patología marxista, Evo Morales sigue con la dicotomía entre capitalismo y socialismo, patraña del comunismo totalitario para que los más ignorantes y atrasados tomen partido, recordando que Hitler y Mussolini también se declararan socialistas y decían luchar por los pobres, el uno fue jefe del partido obrero nacional socialista (nazi) y el otro militó en el partido socialista italiano y fundó el fascismo para volverse más revolucionario, y esa actitud fue alabada por el sátrapa de Lenin, quien siempre consideró al duce con un gran revolucionario, claro que el presidente boliviano es incapaz de discernir conceptualmente entre capitalismo y socialismo.

A los burócratas comunistas, así como no les interesa solucionar la pobreza de los pueblos, tampoco les importa el cambio climático, claro que utilizan ese discurso hipócritamente para descrestar tontos, pues la razón de ser de la secta marxista leninista es el poder para su elite, y si la vida en la tierra llegara a desaparecer por la contaminación con los gases de efecto invernadero, le rogarían al mismísimo diablo que les permita gobernar hasta en los infiernos (valga la metáfora).

El comunismo totalitario no solamente ha sido la organización criminal más grande que ha existido sobre la tierra, sino que también es padre de la mentira y la hipocresía, valiéndose de todo para el engaño, como es el caso de la ecología, y en esto tanto Evo Morales, Rafael Correa y Nicolás Maduro, entre otros mandatarios del socialismo del siglo XXl, imitan inefablemente el sermón a Hitler, ya que la Alemania nazi fue pionera en materia de protección a la naturaleza y había leyes draconianas que sancionaban los abusos en contra de la fauna y la flora, pero paradójicamente al fuhrer no le importaba la vida humana, pues fue el responsable de 50 millones de muertos en la segunda guerra mundial a pesar de sus posiciones ecologistas.

El reduccionismo marxista entre capitalismo y socialismo, lo usan los orates del neomarxismo, para vender la idea de que la solución es su socialismo, sabiendo que ese sistema es un fracaso antropológico e histórico y, solo sirve para montar en el manejo del estado monarquías como la de los Castro en Cuba, entonces los comunistas totalitarios no serán los que van a ayudar a salvar la vida en la tierra, porque su camino es de burocracia y muerte, así organicen comedias como la realizada recientemente en Bolivia que solo sirven de propaganda para ocultar la responsabilidad del marxismo, en tragedias ambientales como la Chernobyl en la Unión Soviética en 1986, que ha producido con el trascurrir de los años más de 800 mil muertos, o la culpa de la camarilla comunista china por ser el país al que gobiernan, el mayor contaminador del planeta.

Así como la tal conferencia mundial de los pueblos sobre cambio climático, no se denunció a la China por ser la nación de mayor contaminación de la tierra, tampoco se mencionó a las guerrillas marxistas colombianas de las Farc y el Eln, por los daños ambientales en su desenfrenado terrorismo para tomarse el poder, siendo estas bandas armadas responsables de gigantescos derrames de petróleo, liquidación de la biodiversidad por el cultivo de la coca y la destrucción de la riqueza hídrica en varias regiones del país, lo que significa que todos esos discursos en el susodicho encuentro son un culto a la hipocresía y a la perversidad, ya que no contribuyen para nada en la salvación del planeta.

Evo Morales, Rafael Correa y Nicolás Maduro en cambio de estar inventando fábulas, deberían asumir la responsabilidad de sus regímenes en la contaminación del planeta y por ejemplo el dictador venezolano debería informar, sobre el porcentaje de contaminación ambiental en los 16 años que lleva el chavismo en el poder por la explotación de petróleo, de la misma manera los presidentes de Ecuador y Bolivia tendrían que informar su calamitoso aporte al cambio climático, por la explotación de combustibles fósiles en sus países, claro que si fueran consecuentes con lo que predican suspenderían la producción y venta de petróleo, gas y carbón ante la hecatombe ambiental.

Contrario al circo de Bolivia en donde cipayos comunistas que adoran la burocracia estatal, se burlan de los pueblos en el aspecto ambiental, el próximo mes de diciembre se realizará en París (COP 21) una nueva cumbre sobre el cambio climático, que debe definir un compromiso vinculante internacional para reducir los gases de efecto invernadero, y hay razones para pensar que las naciones se comprometerán en ese propósito, para disminuir el dióxido de carbono en un 15% a partir de 2020, en un 40% en 2030 y 60% en 2040 con respecto a 1990.

Los lunáticos marxistas tienen como costumbre utilizar las necesidades de la humanidad no para darle soluciones, sino para buscar tomarse el poder político o defender sus burocracias, pues así como dicen luchar en contra de las injusticias sociales, también manosean el tema ecológico, haber si hay idiotas que les creen, además astutamente los mamertos dicen que la guerra fría terminó, pero para los demás, porque ellos con el foro de Sao Pablo siguen con el proyecto chavista de construir la Unión Soviética Latinoamericana.

Para embaucar ilusos, los mamertos a veces hablan de que el comunismo se acabó, buscando que los demócratas bajen la guardia, pero ellos en cambio usan nuevas máscaras y se mimetizan con el bolivarianismo, indigenismo y sandinismo, especialmente en nuestra región que es bien conocida por su atraso ideológico, lo que significa que el tema ambiental es otra treta que malévolamente utilizan no porque les preocupe el cambio climático, sino que le sirve de herramienta para engañar y timar a algunos despistados.

El capitalismo no surgió en la tierra por maldad, sino que mujeres y hombres por tener necesidades materiales debían de satisfacer esas necesidades, y lo hacían con mercancías, que dieron origen a la ley de oferta y demanda, surgiendo la economía de mercado de donde aparece el capitalismo que no era ni bueno ni malo, sino que con el paso del tiempo por las grandes masas de dinero del capital financiero internacional que no tenían oficio, han aparecido crisis económicas mundiales cíclicas, subrayando que la China comunista será la campeona en la responsabilidad de la próxima recesión mundial, porque el marxismo en sus diferentes pelambres es un enemigo de la humanidad, pues solo trae desgracias y sufrimientos.

Para cerrar con broche de oro, en la autodenominada segunda conferencia mundial de los pueblos sobre el cambio climático, participó ni más ni menos que el alcalde de Bogotá Gustavo Petro, de pronto para explicar el impacto ambiental en el humedal de la Conejera en Suba, en donde sus parientes van a construir apartamentos, pero al igual que Evo Morales, el alcalde de Bogotá hace alusión al capitalismo de acuerdo a las conveniencias políticas, y como neomarxista la obsesión por el poder es su credo, siendo la ecológica un mascarón de proa para sus futuras participaciones electorales.

Acerca del autor:
Ariel--Pena-
Ariel Peña
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día