Siguenos en:
Domingo
 25 de Octubre de 2020
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
OPINION
Editorial
Palmasola es Bolivia y Bolivia es Pamasola
Lunes,  13 de Julio, 2015

Pocos lugares pueden representar mejor la identidad boliviana que la cárcel de Palmasola, argumento que seguramente habrá pesado cuando se definió la visita papal. Conocer la prisión más injusta, peligrosa, abusiva y dramática del país invalida cualquier intento por mostrar la fachada de un país que apenas ha cambiado de maquillaje.

En Palmasola no existe el Estado. Apenas se lo puede ver en la entrada, como vigilante, al momento de sellar el ingreso, por el que se cobra lógicamente, pues en la cárcel se tiene que pagar por todo: dinero para introducir alimentos, orden para ingresar una garrafa de gas, contribución para recibir visitas, etc, etc. Es la realidad de un sector público rastrero que tortura a los habitantes a cada paso, cobrándoles como si viviéramos en Noruega y prestando servicios al nivel de las naciones más miserables de África.

Palmasola se administra sola. El Estado pone la Policía que no hace más que extorsionar y seis bolivianos por día para que los presos se las arreglen con el desayuno, el almuerzo y la cena. La disciplina interna, el hospedaje de los internos, la alimentación y todo lo demás se maneja en la más absoluta informalidad, de acuerdo a las leyes del más fuerte, sistema en el que obviamente las autoridades obtienen su tajada. Otra vez, el gobierno sólo aparece cuando hay beneficio económico y oportunidad para hacer sentir su poder.

La poca educación, la escasa salud, la precaria rehabilitación que se puede conseguir en Palmasola se obtiene gracias a la buena voluntad de instituciones privadas, de algunas congregaciones y de la Iglesia  católica que lleva adelante programas que desgraciadamente no tienen el apoyo necesario de las entidades estatales. Es tal como sucede acá afuera, donde tiene que ser un cura el que saca la cara por un pueblo que necesita una salud medianamente decente, propuesta que no hace más que molestar a los políticos.

En Palmasola todo tiene un precio aunque sea ilegal. Se paga por el derecho de ir a ver a un juez, por una celda especial, por tener un teléfono celular, por ingresar alcohol y drogas, por manejar armas. Todo se maneja de acuerdo a reglas mafiosas controladas por un cogobierno de presos poderosos y autoridades corruptas. ¿Acaso no es  la manera de conducir este país, donde hay quiénes determinan quién puede violar las reglas, quién debe acatarlas y quién puede negociarlas? En la cárcel el recluso que no tiene el dinero y las influencias para moverse en este mar de tiburones, sufre las peores injusticias que se pueden imaginar, de la misma manera que los millones de bolivianos que están a lo último de la cola, sin posibilidades de “pasarla bien” (expresión del Papa Francisco) porque no tiene plata, porque no pertenecen a ningún movimiento social, porque no tienen aval de ningún funcionario, porque no tienen capacidad de bloquear y ni siquiera pueden hacer conocer sus miserias.
 
Por eso es que cuando se cuestiona el sistema penitenciario, cuando se menciona la injusticia, los atropellos, la ausencia de Estado y la ley de la selva que impera en Palmasola, se está hablando del espejo de Bolivia, un país que sigue empeñándose en cambiar, pero lo único que hace es levantar más sus muros y profundizar sus abismos.

¿Acaso no es la manera de conducir este país, donde hay quiénes determinan quién puede violar las reglas, quién debe acatarlas y quién puede negociarlas? En la cárcel el recluso que no tiene el dinero y las influencias para moverse en este mar de tiburones, sufre las  peores injusticias que se pueden imaginar, de la misma manera que los millones de bolivianos que están a lo último de la cola, sin posibilidades de “pasarla bien”.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día