Siguenos en:
Jueves
 15 de Noviembre de 2018
OPINION
Clepsidra
Diplomacia comunitaria
Jueves,  18 de Junio, 2015

En ese desproporcionado afán de innovarlo todo, bajo un histriónico deseo de salir de lo común, para derrapar irremisiblemente en lo ridículo y asistidos siempre por ese complejo de Adán, que afecta a ciertas autoridades de este gobierno, y el que consiste en creer que todo lo que ocurre en Bolivia comienza a partir de ellos,  hemos advertido con preocupación los desaires que se le hacen a S.E. con la ausencia de los presidentes convocados a sus  convites.

Una de esas faltas se dio a tiempo de entregar al empresario peruano Martín Belaúnde, puesto en gancho Desaguadero, donde el mandatario peruano Ollanta Humala brilló por su ausencia y, antes de explicar diplomáticamente su vacío, se dio más bien a la tarea de impartir clases de comportamiento presidencial.

Asimismo, otro acto organizado para celebrar el 80 aniversario de la firma del tratado de paz que dio fin a la guerra con el Paraguay, donde se contaba con la presencia del presidente de esa hermana república Horacio Cartes, ésta no se produjo, aduciendo problemas climatéricos, decisión que deslució la citada ceremonia.

Tales sucesos sin embargo, parecieran hacer parte de una forma de práctica del noble arte de la diplomacia, llevada a campos exageradamente personales y muy distintos a los que conocíamos. Está todavía en nuestra memoria la entrevista de S.E. concedida a la revista Vanity Fair, un 20 de mayo de 2014, donde expresó “El Rey es mi amigo. El príncipe no tanto. Me mira raro”.  ¿Será por ello que solicitó a sus cumpas del ALBA que no se invite al Rey, a futuros actos de la región? Al referirse al presidente Barak Obama dijo: “Cuando no estaba la prensa, Obama me dio la mano. Pero luego delante de todos me la negó. ¿Eso qué es? No lo entiendo. Es la mentalidad imperial. Pero la ventaja que tenemos es que esa forma de actuar y pensar está en decadencia” Con semejante declaración, ¿Dejarán de invitar al morocho mandatario en el futuro?

Finalmente, a 23 días de la llegada del Santo Padre a nuestra Patria, como si de la labor de agentes provocadores se tratara, varias altas autoridades se han trenzado en una controversia con el sacerdote Mateo Bautista, otrora secretario de Jorge Mario Bergoglio cuando éste era obispo de Buenos Aires, por una simple e imbécil disconformidad de cifras y/o porcentajes sobre el presupuesto que el  TGN debe destinar a la salud. Dicho altercado, como muchos otros, fue condimentado con improperios y epítetos de grueso calibre que lo encauzaron hacia una muy justificada reacción del prelado, que han motivado su airada protesta y su decisión de enviar todo ese material de prensa al Vaticano, para que el propio Pontífice se entere, antes de su misión pastoral a nuestro país, de lo que viene sucediendo entre la Iglesia y el Estado Plurinacional.

S.E. ha acusado al sacerdote de ser parte de la derecha, lo que nos deja entrever que en lugar de una diplomacia con sentido común estamos aplicando una diplomacia comunitaria.

Acerca del autor:
Alvaro--Riveros-Tejada
Alvaro Riveros Tejada
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día