Siguenos en:
Lunes
 26 de Junio de 2017
OPINION
Miradas
Iberoam?rica y ?La Diablada?
Sábado,  22 de Agosto, 2009

Juan Ramón Fernández Arribas • Madrid-España  Bolivia y Perú tienen gobiernos ahora enfrentados. La acusación del régimen de Morales a la administración de Alan García de apropiarse de símbolos de su país, es un aliciente –tremendamente populista, su especialidad– para continuar la pugna. Además del distanciamiento ideológico entre los dos gobiernos, podría haber una tremenda frustración del régimen indigenista de Evo Morales, en el tema económico. Su principal fuente de ingresos debería ser el negocio del gas.
Tiene grandes reservas y potenciales clientes, muy próximos  (Brasil, Argentina y Chile). También podría haberlos captado en Asia, si hubieran hecho los deberes. Perú, con menos reservas gasíferas, ya tiene en marcha un proyecto de GNL (gas natural licuado) que le permitirá acceder a cualquier mercado, exportándolo en buques metaneros.
Lo imperdonable para el actual gobierno boliviano es que, en 2001, su entonces presidente Sánchez de Lozada (y después Carlos Mesa, vicepresidente, que ocupó su puesto), vio la importancia que un proyecto de GNL podría tener para la economía y desarrollo de su país. Ya exportaban gas por tubería a Brasil, entonces muy necesitado del hidrocarburo. Pero el potencial gasífero boliviano era muy importante, siendo limitado el mercado brasileño.
Utilizando las importantes reservas del llamado campo Margarita, más la evidencia de otras potenciales, y transportándolo mediante gasoducto hasta la costa chilena (Bolivia no tiene acceso directo al mar), previó instalar allí una planta de licuefacción del gas. Así, podrían comercializarlo, transportándolo por barco a cualquier destino. Era el proyecto bautizado como Pacific LNG. Movimientos ultranacionalistas, dopados con sentimientos indigenistas, lo abortaron.
Detrás, estaba el apoyo del régimen chavista venezolano y la ideología castrista. El resultado, protestas públicas, decenas de muertos en los disturbios de 2003, y la llegada al poder del hasta entonces líder sindicalista y cocalero Evo Morales. Consecuencias finales, aborto del prometedor proyecto y nacionalización de la industria boliviana de hidrocarburos. Ahora, Bolivia sólo puede exportar su gas, por tubería, a Brasil y Argentina. Depende totalmente de su demanda y sus propias y evidentes limitaciones de producción, derivadas de su nacionalización.
Inicialmente tenía el cordón umbilical que alimentaba de gas a Brasil (fundamentalmente). Ahora, un complemento –cada vez menor– del consumo brasileño. Éste, progresivamente, se cubrirá con producción propia, creciente, complementada por otros suministradores alternativos y fiables.
Perú, en 2006, decidió desarrollar sus mucho menores reservas de gas del campo Camisea mediante un proyecto similar al abortado en Bolivia. Resultado, el proyecto Perú LNG, ya en construcción avanzada. Exportará el gas licuado en 2010, mientras Bolivia espera que no llueva en Brasil para que su producción hidroeléctrica sea insuficiente y necesiten puntualmente su gas. Hasta que los brasileños sean autosuficientes o completen su demanda con suministros procedentes de otros países productores. Protestar por el traje de “La Diablada” tiene algo de pataleo subconsciente. Quizás.
Obviando las connotaciones humorísticas del absurdo dislate sobre “La Diablada” y la utilización de sus símbolos, por unos u otros, preocupa su trasfondo. Esta anécdota es una ola que refleja un intenso mar de fondo. Su razón final es la durísima rivalidad actual entre muchos gobiernos iberoamericanos. Admitiendo matices, pues Brasil es políticamente camaleónico (coqueteando con Obama y Ahmadineyad, simultáneamente) y la Argentina kirchnerista, dubitativa, (sin terminar de definirse entre Washington, Caracas o, incluso, Beijing), hay dos bandos enfrentados. Son el socialismo-marxismo de origen cubano (Fidel Castro), reciclado ahora en el populismo bolivariano de Hugo Chávez, contra el liberalismo ideológico y económico. Sus adalides respectivos serían Venezuela y Colombia. De proclamar ambos su cooperación económica, hace tan sólo dos años, son ahora enemigos, prácticamente.
El régimen chavista venezolano es intransigente. Si no estás con él, eres su adversario. Y cuando le pillan,  flagrantemente,  con  el  carrito de los helados (armamento venezolano en manos de las FARC, la guerrilla narcoterrorista, principal enemigo del gobierno democrático colombiano), se pone nervioso. Chávez ofrece a Rusia utilizar puertos y aeródromos militares para potenciales juegos de guerra. Pero cuando Colombia acuerda con Estados Unidos –meses después– que puedan acceder a algunas instalaciones  militares,  pone  el  grito  en  el cielo.

autor : Juan-Ram?n-Fern?ndez-Arribas-?-Madrid-Espa?a
Notas Relacionadas
2016Diario El Da Santa Cruz - Bolivia, Direccin: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona El Remanso - Telfonopiloto: 3-434040Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redaccin 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo | Acerca de El Da