Siguenos en:
Viernes
 15 de Febrero de 2019
OPINION
De Santos y Demonios
Viernes,  13  de Febrero, 2009
Por lo visto no son los periodistas los que hablan mal del gobierno y son  enemigos de don Evo Morales; resulta, que los más altos miembros del entorno presidencial, incluyendo los parientes de éstos, son los que en verdad hacen que se hable mal del gobierno y resultan ser los más grandes enemigos del “proceso de cambio” que impulsa el gobierno.
Y no son inventos o una malsana intención de los periodistas, a los que el presidente los identifica, injustamente, como neoliberales, oligarcas y “portavoces del imperio”. Es una realidad que el pueblo calla para que no se le enrostre la equivocada decisión de votar por el MAS; voto dirigido, más que a favor de don Evo, a la natural ilusión de tener mejores días, lo que era imposible con la corrupción instalada irreverente en nuestra patria por los políticos y los partidos tradicionales, que no sólo robaban impunemente en todas las instituciones del Estado, sino que hacían ostentación de nuevos ricos, frente al hambre que sufría, como hoy, el pueblo boliviano.
Por lo visto, la corrupción es un mal endémico de todos los que acceden al gobierno. Una clara muestra la venimos soportando casi desde el inicio del gobierno masista cuando, desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, convertido en el mayor botín del gobierno, “políticos” del MAS hicieron grandes  negociados con la venta irregular de carburantes, elaboración sospechosa de recontratos; y ahora, el cobro de millonarios sobornos con crímenes incluidos.
Resultó ser que don Santos Ramírez, no había sido tan santo como lo pintaban, ni tan inteligente como para ser ideólogo masista. Porque utilizar a sus parientes como intermediarios de sus actos de corrupción, no fue la mejor idea; y menos, querer lograr rápidas y millonarias ganancias, haciendo ostentación de ellas como con su “pequeña vivienda” de sólo un millón y medio de dólares, en un barrio exclusivo de La Paz.
Al Presidente no le quedó otra que destituir a Santos Ramírez que, es una forma de reconocer, que la corrupción es practicada por los más altos dirigentes del MAS. El delito de contrabando de los 33 camiones en Pando, en el que está implicado uno de los más cercanos colaboradores de Evo Morales, fue tapado por el manto sagrado del gobierno; al igual que los 147 kilos de cocaína encontrados en poder de las hermanitas Terán, también altas dirigentes del partido de gobierno.
Se ha dicho que el Poder corrompe, pero nunca tan rápido y menos con esos ribetes de escándalo mafioso. Quizá sea necesario que el  Presidente dé un golpe de timón y seleccione mejor a sus colaboradores, y tome en cuenta que el pueblo boliviano, aunque no le parezca, va grabando en su memoria esos hechos que lo lastiman; y utilizará, en la primera ocasión que se le presente, la única opción que tiene en las urnas: el voto castigo. El ejemplo de las elecciones donde ganó don Evo Morales, debiera servir de lección. Una gran mayoría votó contra la corrupción y, como dijimos, no precisamente a favor de don Evo.
Que el Presidente dijo que quiere cambiar la fe de los bolivianos como pretende cambiar los santos por demonios. A propósito, circula un cuento con eso de que el Presidente quiere cambiar la fe de los bolivianos y crear una nueva Iglesia. Se dice, que “esa Iglesia se llamaría “Los Últimos días de Santos, en lugar de la “Iglesia de los Santos de los últimos Días”. Lamentablemente ese humor de los bolivianos es una especie de coraza contra la desesperanza. Por su parte, el Vicepresidente declaró que en el caso de YPFB, se llegará “hasta las últimas consecuencias”; al parecer Ramírez, no es precisamente un santo de su devoción, porque no dijo nada de los demonios que andan sueltos, subidos en 33 camiones, portando 147 kilos de cocaína, u otros demonios con visas, avales o sembrando la muerte disfrazados de terroristas.
autor : Rodolfo-Mier-Luzio
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día