Siguenos en:
Martes
 13 de Noviembre de 2018
Deportes
De tenerlo todo acaban en la ruina
Es la realidad de multitud de deportistas que en su carrera hacen millones y terminan sin nada.
Lunes,  22 de Marzo, 2010
De-tenerlo-todo-acaban-en-la-ruina
Ref. Fotografia: en la ruina • Mike Tyson, es el claro ejemplo de la bancarrota. De ganar millones en el boxeo hoy no tiene casi nada.

Acaba de saltar la noticia de que Jason Caffey, ex jugador de los Bulls de Michael Jordan, es el objeto de una orden de busca y captura porque le debe 200.000 dólares a una ex novia por la manutención de su hijo, un caso por el que ya fue detenido en 2007. Es uno de sus 10 hijos con ocho mujeres distintas. Una vida desordenada que dilapida el dinero. Su caso, desgraciadamente, no es nada inhabitual: muchos deportistas llegan a ser multimillonarios y sepultan sus fortunas en una cadena de malas decisiones.
La NBA, el caso más escandaloso de jugador en bancarrota es Scottie Pippen. El alero, uno de los 50 mejores jugadores de la historia lo perdió casi todo. Y es que la Liga profesional de baloncesto es una mina de ruinas: según un artículo publicado por el “Toronto Star” el año pasado, cerca del 60% de los jugadores habrá perdido la mayoría de su dinero cinco años después de haberse retirado.
El boxeo, es uno de los deportes mejor pagados, pero los púgiles no son los mejores administrando sus ganancias. Dos de los grandes iconos de los ‘80 y los ‘90, Mike Tyson y Evander Holyfield, acabaron arruinados.
El “Terror del Garden” coleccionó 300 millones de dólares en ganancias a lo largo de su carrera, pero los fue perdiendo en muchos episodios. Acusó al promotor Don King de haberle estafado 100 millones (el juicio se resolvió en un acuerdo extrajudicial por 14 millones para “Iron Mike”) y gastó otros nueve entre 1995 y 1997 en los abogados que llevaron su divorcio. Sin embargo, es evidente que desperdiciar tanto dinero es imposible si no se cometen locuras como las de Tyson: se gastó 400.000 en una fiesta de cumpleaños y 8.000 al año en alimentar a sus mascotas, dos tigres de bengala. En 2003, Tyson debía 27 millones de dólares.
Su rival en la famosa pelea del mordisco, Evander Holyfield, también acabó arruinado. Su regreso contra Nikolai Valuev frenó la sangría económica que sufría.
Riddick Bowe, campeón mundial de los pesados en 1992 (ganó a Holyfield), también lo perdió todo, hasta la cabeza. En 1998 secuestró a su ex mujer y a sus hijos y pasó 17 meses en la cárcel. Su situación financiera también cayó en picado: tenía denuncias contra él pidiéndole más de cinco millones de dólares.
Otro caso es el de Paul Gascoigne quien ganó unos 14 millones de libras a lo largo de su carrera, y el alcohol, las juergas y muchas malas decisiones los tiraron por el sumidero. Debe 215.000 libras al fisco inglés, y no está claro que pueda pagarlas. Su leyenda incluye una historia en la que le pagó 320 libras (unos 340 euros) por una barra de chocolate y le dijo al dueño de la tienda: “Con el resto, regálale caramelos a los niños”.
Otras celebridades arruinadas en el deporte anglosajón es el jugador de fútbol americano Michael Vick, actualmente en la cárcel. En 2005 era el número 33 en la lista de celebridades ricas de “Forbes”. Un año antes se había convertido en el jugador mejor pagado de la NFL con un contrato de 130 millones de dólares. Gastaba 30.000 dólares al mes en mantener a sus amigos, y ahora le pagan doce centavos por hora como fregaplatos en la cárcel /Internet

otras historias curiosas

1hay mujeres               En otros casos los fracasos deportivos está el de la patinadora Nancy Kerrigan o la corredora Marion Jones (tras ser declarada culpable y pasar por la cárcel hubo de venderlo todo) son dos casos paradigmáticos.

2en el billar                El jugador de snooker (una variedad del billar) Jimmy White gastó cinco millones de libras por sus problemas con las drogas y su adicción a apostar. En 1994, entregó a su corredor de apuestas más de 100 mil libras y lo perdió.

3en el golf                               Se estima que John Daly ha perdido 60 millones de dólares en apuestas. En 2005, agarró el cheque de 750.000 que había cobrado en el World Gold Championship y se fue a Las Vegas. Perdió el doble en cinco horas.

8 mil dólares era lo que Mike Tyson gastaba por año para alimentar a sus mascotas: dos tigres

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día