Siguenos en:
Viernes
 21 de Septiembre de 2018
Deportes
Tribuna
Y ahora…en manos de Dios
Lunes,  23 de Octubre, 2017

La historia era previsible: Se interrumpieron los meses de protestas en Venezuela, con el horroroso promedio de un muerto por día, y se nos llamó a votar. Se nos dijo que se había ahora experiencia acumulada de los fraudes anteriores, y que si votábamos, sería muy difícil hacer fraude... Pero lo hubo, y muy doloroso. 

Esto plantea un nuevo marco de acción, el mismo líder opositor venezolano, Ramón Muchacho, se lo planteaba: “Si hubo fraude, ¿Por qué no se ha denunciado con fuerza? ¿Por qué tantos dirigentes tratan de bajarle el volumen? ¿En donde estan los candidatos víctimas de fraude denunciando y peleando por el respeto de la voluntad de los venezolanos? ¿Son sólo Andrés Velásquez y unos pocos más los que están peleando?”. Añade también: “Ahora que el gobierno convoque las elecciones municipales, ¿con qué argumentos vamos a motivar a la gente a participar? ¿Cómo convencerlos de que votando avanzamos hacia el Cambio en vez de ayudar al régimen? ¿Cómo convencerlos de que las trampas y abusos del régimen que vicien el proceso serán evitadas, impedidas, o al menos denunciadas?”.

Como cristianos, nuestro deber fue y es votar, es ser partícipes de la política para hacer de ella un instrumento de bien para los demás. El problema está en que el comunismo no es un oponente común: es una manifestación brutal de autoritarismo antidemocrático. Es como discutir con un asesino psicópatacaprichoso que maltrata a quien no le complace.

Si bien es cierto que ahora internacionalmente se sabe que hay fraude, no se trata de esperar a que desde afuera nos lo resuelvan, pero el combate al comunismo, siempre ha sido duro, sus noventa millones de muertos contabilizados a lo largo de la historia lo demuestran. El comunismo no teme matar para quedarse en el poder.

Nos queda un montón de presos políticos sufriendo lo indecible mientras se está a la espera de qué hará la oposición o de una cara visible que oriente. Como ya he dicho antes, esta realidad de los presos me ha tocado de cerca, con familiares que se han visto en problemas legales por ejercer el Derecho Humano a protestar. Venezuela se encuentra, literalmente, en manos de Dios. Es por ello que Bolivia no debe dejar que el comunismo se instaure dentro de sí. La pretensión internacional de los comunistas es construir un bloque internacional, Bolívia incluida, con Venezuela como eje por su posición geopolítica ventajosa, es como tener una hermana con negocios sucios a la que sus propios hermanos le sacan el dinero y no le preguntan nada acerca de cómo lo obtiene con tal de ser mantenidos, que Dios nos ampare. Amanecerá y veremos.

Acerca del autor:
Javier---Gomez-
Javier Gómez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día