Siguenos en:
Viernes
 22 de Noviembre de 2019
Deportes
Del deporte tuerca boliviano
El poker del futuro
Automovilismo. Ninguno llega a los 20 años y ya tienen en sus vitrinas títulos nacionales y departamentales. Hijos del karting son la nueva generación de pilotos. del país.
Domingo,  11 de Septiembre, 2016
El-poker-del-futuro-

Una nueva y joven camada de pilotos va abriéndose espacio en el deporte tuerca boliviano y, sin llegar a los 20 años, han podio alcanzar podios a nivel nacional y departamental, es más, dos de ellos se midieron con los gigantes del automovilismo sudamericano y quedaron en buenas posiciones, separados solo por minutos. Marco Bulacia Wilkinson (15 años), Sebastián Franco (19), Alejandro Castro (16) y Tomás Baracatt (17) ya son tema de conversación entre pilotos y periodistas. La edad no ha sido ningún obstáculo para ellos, ya que tienen el objetivo de competir en las fechas del campeonato sudamericano, además, comparten su afición por la velocidad con sus responsabilidades en el colegio y en la universidad. Son los hijos del karting que a un futuro no muy lejano reemplazarán a los Bulacia, a los “Happy”, a los Careaga...

'Marquito' y un histórico título. Si bien lleva en la sangre lo de ser piloto ya que es hijo de Marco Bulacia, “Marquito” hizo algo que ningún piloto boliviano en la historia pudo: convertirse en campeón nacional en la R4N, la máxima categoría del automovilismo, a los 15 años. Bulacia fue capaz de bajar el récord que impuso en 2003 Luis Burgos, cuando se consagró campeón nacional a los 17 años. Sacó del trono al reconocido piloto Eduardo “Happy” Peredo, quien parecía inamovible en la R4N, ya que por siete años consecutivos obtuvo el título.  

La escuela fue el karting. Allí aprendió "las cosas más simples, como ser la línea en la que uno tiene que ir y esas cosas", mencionó “Marquito”, quien estuvo compitiendo por siete años. Y eso se lo pudo ver a nivel sudamericano. En la cuarta fecha del rally Codasur ocupó el segundo lugar en la general a bordo de su Toyota Corolla, dejando atrás al paraguayo Diego Domínguez y pisándole los talones a Gustavo Saba, ganador de la competencia. "Se siente muy bien haber peleado palmo a palmo con los mejores de Sudamérica". 

Le llegó el turno a 'Seba'. Sus inicios los tuvo también en el karting y allí estuvo ganando carreras departamentales y nacionales durante dos años. "Desde los 15 a los 17 corrí en el karting. Recuerdo que mi primera competencia en el automovilismo fue en Porongo en 2014", señaló Franco.  El joven de 19 años compitió en la clase RC2N en el Codasur y acabó en el cuarto lugar de la clasificación genera, atrás de Domínguez y delante del campeón uruguayo Rodrigo Zeballos. A nivel nacional compite en la R4N y está en el quinto puesto en la temporada. A bordo de su Mitsubishi Evo 10 se dio modos para consagrarse campeón en 2015 en la RC2N Nacional. No solo corre. Cursa el segundo año de Ingeniería Industrial y eso no le impide en querer estar en todas las fechas del campeonato sudamericano en 2017. "Mi objetivo es correr de principio a fin el calendario sudamericano", finalizó Franco.   

Tomás, heredero de la velocidad. "Me imagino corriendo sudamericanos", fue la contundente respuesta sobre su futuro en el deporte tuerca. A sus 17 años, también viene de la cuna del karting, y ahí estuvo 6 años dando sus primeros pasos y formándose como piloto. En 2015 tuvo su primera experiencia en una carrera automovilística, cuando se desarrollaba una de las fechas del campeonato departamental de Super Prime y Autódromo. "Ese día ocupé mi primer podio", mencionó Baracatt, quien está en la prepromo del colegio Saint George. A nivel nacional se posiciona en el octavo lugar de la R2B Libre con solo dos pruebas disputadas de las seis que se han llevado a cabo. "Quiero seguir creciendo como piloto. Comenzar ganando a nivel departamental, subir a la nacional y así sucesivamente", afirmó Tomás. 

Alejandro directo al automovilismo. De los cuatro jóvenes pilotos, Castro es el único que saltó a las pistas a los 13 años sin pasar por el karting. "Me siento motivado, corro en mi Toyota Corolla FX en la R2B Libre y estoy en el segundo lugar a nivel departamental en esta temporada", comentó Alejandro. Su primer título departamental lo tuvo en la clase UTV +1.000 en el autódromo cruceño, hecho que lo impulsó para abrirse paso en el deporte tuerca. "Este año solo he podido competir en dos carreras, pero quiero seguir ganando experiencia y mejorar como piloto", concluyó Castro, quien está en colegio cursando el cuarto de secundaria. ""

José Carlos Acosta jacosta@eldia.com.bo