Siguenos en:
Domingo
 23 de Septiembre de 2018
Deportes
Bajo el Penoco
Vidas paralelas
Martes,  26  de Enero, 2016

El nuevo gobierno argentino dijo que la lucha contra el narcotráfico sería su tarea fundamental y lo está cumpliendo sin levantar mucha polvareda. Hace unos días, la Policía detuvo a Milagro Sala, una dirigente de origen indígena originaria de la provincia de Jujuy, acusada de “instigación a la violencia y tumulto”, un delito menor pero que parece ser el pretexto para pisarle la cabeza a la serpiente que controla el tráfico de coca y cocaína en la frontera argentino-boliviana. Sala maneja las organizaciones sociales del norte argentino y es capaz de movilizar miles de personas con el chasquido de sus dedos. Así lo demostró cuando la arrestaron. Ha establecido formas muy parecidas a las usadas en Bolivia, como las policías sindicales y el denominado “control social”, que no es otra cosa que establecer redes de protección de actividades ilegales, procedimiento que ha permitido el florecimiento de narcocomunidades en nuestro país. A Sala la acusan de promover una zona de exclusión a imagen y semejanza del Chapare y, de acuerdo a recientes denuncias de la diputada Elisa Carrió, precisamente todo el soporte de la dirigente proviene del narcotráfico boliviano.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día