Siguenos en:
Domingo
 22 de Septiembre de 2019
Deportes
Editorial
Bosques: la dura realidad
Lunes,  9 de Junio, 2014

S egún el Mapa Interactivo “Cambio Global Forestal”, Bolivia perdió casi treinta mil kilómetros cuadrados de bosque y reforestó tan sólo menos de dos mil en el bienio 2010-2012. De esta manera su presencia en el puesto número doce, de una lista de cincuenta países que han perdido grandes extensiones de bosque en los últimos años resulta no solo preocupante sino también ilustrativa sobre la escasa protección de este recurso natural. Por ello, ha llamado la atención de la opinión pública y los sectores involucrados en este tema, sobre el anuncio de una importante reducción de la deforestación en el país lograda mediante las acciones de la Autoridad Bosques y Tierra.

Esta institución fiscalizadora ha comunicado que la deforestación se ha reducido en un 75 por ciento en los últimos cuatro años, a un ritmo paulatino, merced a las sanciones aplicadas a los infractores de las normas medio ambientales vigentes. La deforestación, según el portavoz de esta institución, se ha reducido de trescientas mil hectáreas a setenta y seis mil, gran parte de esta extensión en la zona oriental del país. En tal perspectiva, parece sensato admitir que las fuertes sanciones económicas por deforestar de manera ilegal están surtiendo efecto. Sin embargo, la impresión general es que la  riqueza forestal sigue desprotegida y que la merma en deforestación deviene en ficción.
 
Existen razones para cuestionar el anuncio de la Autoridad de Bosques y Tierra (ABT). La gestión de esta instancia gubernamental ha estado signada en los últimos cinco años por irregularidades en el desempeño de sus importantes funciones de control, regulación y fiscalización, las más de las veces ejercidas en zonas específicas y no en todo el territorio nacional como corresponde. Además, ello ha derivado en una pérdida del principio de autoridad para someterse a influencias y presiones de organizaciones sindicales, autoridades locales y otras de tipo político partidista. Recuperar la fuerza de autoridad plena deviene en una imperiosa necesidad para encarar un cambio de timón.
 
Ello significa que debe limpiarse la institución de elementos negativos y proclives a romper las normas éticas, que han vinculado la gestión de ABT a la corrupción. Se hace preciso sentar de inmediato precedentes y sanciones ejemplares para creer que la lucha contra la deforestación será una realidad plena de optimismo. Por otra parte, conviene se realicen auditorías públicas para saber el estado de los desmontes, las autorizaciones emitidas y el estado de las concesiones forestales, de manera que se rindan cuentas al pueblo y Estado por los bosques que se gestiona. Conviene asimismo, se asuma una visión integral y planes estratégicos dirigidos a preservar la riqueza forestal y su gestión
 
El Ejecutivo debe definir políticas integrales en este terreno y dejar de lado la visión fragmentada de la preservación de los bosques, para que Autoridad de Bosques y Tierra cumpla como debe ser. Para ello, será preciso contar con personal competente y renovado, revestido de valores éticos y elevada conciencia ecológica para ejercer el necesario control, regulación y fiscalización de los bosques del país. Sin este requisito, resulta difícil abrigar esperanzas. Con otra imagen y responsabilidad de gestión en ABT, quizás entonces se imponga una visión optimista de la anunciada reducción de la deforestación en el país, de modo que impresione como realidad y no simple ficción.

Con otra imagen y responsabilidad de gestión en Autoridad de Bosques y Tierra, quizás entonces se imponga una visión optimista de la anunciada reducción de la deforestación en el país, de modo que impresione como realidad y no simple ficción.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día