Siguenos en:
Martes
 18 de Diciembre de 2018
Policial
Miradas
Facetas dispersas de Óscar Unzaga de la Vega
Lunes,  17 de Septiembre, 2012

Mi padre Roberto Prudencio en una oportunidad  escribía “Historia infausta la nuestra, pero llena de heroísmo, de coraje hasta la temeridad, de desprendimiento de la vida, y, en el fondo, de un patriotismo vehemente, inmolado y ciego”. Pareciera que al expresar estos conceptos, lo hizo pensando en Óscar Unzaga de la Vega, quien con un grupo de estudiantes bolivianos en 1937, a sus 21 o 22 años, fundó  en Santiago de Chile,  Falange Socialista Boliviana, partido inspirado en el movimiento español del mismo nombre.

Unzaga soñaba con una Bolivia “grande y renovada”, y su lema era “Dios y Patria”,  con amargura afirmaba “Nosotros los bolivianos apenas si somos un conglomerado de individuos que abandonados en una lucha partidista luchamos por conseguir ventajas presentes, individuales, clasistas o sectarias, pero de todos modos, fundamentalmente antinacionales, olvidando la eternidad histórica de Bolivia que es necesario salvar”.

Su nacionalismo a ultranza, amor a su patria y apego al militarismo proviene como dice uno de sus biógrafos, de su origen: “hijo del Coronel Camilo Unzaga, sobrino del Gral. Julio de la Vega y  hermano militar, Alberto que falleció en la guerra del Chaco”.

Unzaga, participó en el levantamiento que encumbró en 1943 a Gualberto Villarroel al poder. A pesar de ello, rehusó integrar el gobierno manteniendo la independencia de su partido. Asimismo, rechazó la candidatura a la Vicepresidencia ofrecida por Gabriel Gozalves, candidato a la Presidencia por el PURS, en las elecciones de 1951, argumentando que los postulados  que imprimió a su  partido siempre fue de crítica  a los partidos tradicionales, hecho demostrable cuando fue diputado opositor en 1946. Por último, unas horas antes de la revolución del 9 de abril retiró el  apoyo de su partido a esa revuelta, debido a su desacuerdo  por  la ingerencia de corrientes marxistas en ese levantamiento. Fueron el Gral. Antonio Seleme y  su amigo  Hernán Siles Zuazo, quienes invitaron a Unzaga a esa aventura revolucionaria.

Como diría el escritor Moisés Alcázar en su obra “Páginas de Sangre”, “ Unzaga prefirió formar en la barricada del sacrificio. No le interesaba el momentáneo usufructo de las ventajas del poder” - y agrega – “Convencido de la imposibilidad de un cambio de sistema Político por el libre juego democrático durante el gobierno movimientista, enarboló la bandera de la rebelión”.

Tristan Marof dice de Oscar Unzaga “emerge en la política boliviana como un personaje extraño, austero, tenaz en los ideales que persigue y valiente, como que concluye muerto en  una revolución. Unzaga no se rindió jamás y murió como los antiguos patriarcas en la tristeza y en la soledad, con los  ojos ilimitadamente abiertos hacia lo imposible”.

 Lo que no dice Marof es que Unzaga murió el día de su cumpleaños, junto con su lugarteniente el ex cadete René Gallardo. Ambos fueron encontrados sin vida  en el baño de una casa de la calle Larecaja de la ciudad de La Paz. Todo hace pensar que se trató de un doble suicidio (los falangistas afirman que fueron asesinados por los milicianos que ingresaron a la casa)  y que ésa dramática determinación de Unzaga,  se debió a la angustia que sintió al escuchar por radio,  al atardecer  de ese fatídico 19 de abril de 1959,  que la plana mayor de su partido,  había sido  acribillada  en el cuartel del regimiento “Waldo Ballivián”, ubicado en la calle Sucre.

La revolución falangista había fracasado y Oscar Unzaga de la Vega,- “que desde muy joven padeció úlceras que minaron su salud, mostrando características por su aparente debilidad y palidez”- ,  pagó con su vida su valor.

Acerca del autor:
Roberto-Prudencio--Lizon
Roberto Prudencio Lizón
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día