Siguenos en:
Miércoles
 13 de Noviembre de 2019
Policial
Estuvo ligado a un cargamento de 944 kilos de droga hallado en un jet en España
Narco que se paseó Bolivia, era emisario colombiano del 'Cártel del Valle'
Antecedentes. El extranjero escapó de Bolivia después que se abriera una investigación en su contra por drogas.
Miércoles,  26 de Junio, 2019
Narco-que-se-paseo-Bolivia,-era-emisario-colombiano-del--Cartel-del-Valle-

Año 2010: el exgeneral de Policía René Sanabria Oropeza, hacía noticia en Bolivia por haber sido detenido por la DEA intentando concretar un envío de 144 kilos de cocaína a Estados Unidos. 

El remezón policial generó duras críticas al Gobierno boliviano porque se trataba del hombre a quien el presidente Evo Morales Ayma confió su lucha contra el Narcotráfico. Ese mismo año, otro caso ligado al tráfico de sustancias controladas era noticia en España, alertando que un narcojet que salió supuestamente desde el aeropuerto Viru Viru en Bolivia fue descubierto con 944 kilos de cocaína. Medios españoles  y argentinos identificaron como los dueños del jet a los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá. 

Se inicia la investigación. En la agenda de uno de los teléfonos de Gustavo Juliá, secuestrado por la policía española, aparecieron dos contactos: uno, a nombre de "Henry", y otro, a nombre de "Mem". Fuentes policiales aseguran que detrás de esas crípticas iniciales se escondía el nombre del verdadero dueño del cargamento de droga secuestrado en España que nunca fue revelado. La investigación puso en el escenario de sospechosos  el nombre del colombiano John Wilson Díaz Vélez, quien fue detectado que radicaba en Santa Cruz. Lo único que lo involucraba hasta ese momento con el escándalo del narcojet era el viaje que hizo en el avión de los Juliá en abril de 2010. En la capital oriental, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico concretó una serie de allanamientos sin resultados. 

Escapó de su país. Informes de autoridades colombianas señalaron que a raíz de de los intensos allanamientos y persecuciones contra narcos, Díaz Velez trasladó su ilícita actividad a Bolivia y desde allí sindicaron al colombiano de ser miembro activo del temido Cártel del Norte del Valle.

Para los investigadores de aquel entonces, los narcotraficantes colombianos contrataron mano de obra local para sacar la droga de esta ciudad en camiones y para su objetivo se contactaron con los hermanos Juliá, quienes cruzaron la droga por la frontera Yacuiba-Salvador Mazza y de allí fueron al galpón que los hermanos Juliá alquilaron a 30 cuadras de la Base Aérea de Morón.

Los negocios. La primera reunión entre los hermanos Juliá y uno de los gerentes del cartel colombiano para planear el envío del cargamento a España se habría concretado en un lujoso hotel de Santa Cruz, entre el 16 y el 18 de abril de ese mismo año (2010). Si bien nadie recuerda a los Juliá en el hotel cinco estrellas Los Tajibos y afirman que no se alojaron, allegados al colombiano John Wilson Díaz Vélez, uno de los investigados, y uno de los colaboradores de los empresarios detenidos en Barcelona, España, aseguraron que la reunión se concretó en este complejo cinco estrellas, de amplios jardines poblados de palmeras, estilo colonial y lujo asiático, que cuenta con todos los servicios y el confort de un hotel de esta categoría, reveló el medio argentino La Nación. Al escándalo se sumó la detención de Jesus María Osorio Tórrez, un exdefensor del deportivo Independiente de Medellín, de 51 años, que cayó aprehendido en Viru Viru intentando sacar 174 kilos de cocaína relacionado al presunto cartel Norte del Valle En la investigación desarrollada en Bolivia, salieron a luz otros dos sospechosos de integrar el grupo que habría contratado a los Juliá.

Se trató de Guillermo Giraldo y John Jairo. El caso de Giraldo es el más llamativo. En la agenda del teléfono de Gustavo Juliá que la policía española le secuestró en Barcelona, aparecían dos números, uno con característica de La Paz, a nombre de Henry, y otro con característica de Santa Cruz de la Sierra, a nombre de MEM. Con todos los indicios de la participación de Díaz Velez a las actividades del narcotráfico se coordinaron en Bolivia operaciones simultáneas para su captura. Fuentes indicaron que el emisario extranjero fue alertado para que salga del país. Su desaparición le costó la aprehensión de una reconocida modelo cruceña y exreina de iniciales M. M. quien su sindicada de ser la testaferro del cartel de narcotraficantes de John Díaz, con quien supuestamente entablo una relación amorosa. durante las indagaciones, salpicó el nombre de otra modelo de iniciales E. C. y un exteniente de la policia dado de baja J.C.N.T. a quien sindicaron de dar protección a la estructura criminal de Velez Díaz.En la misma investigación, un alcalde del Movimiento al Socialismo estuvo preso por su supuesta vinculación pero luego recobró su libertad y su caso se cerró.

457 Kilos
de droga secuestrados están ligados al colombiano.

8 Personas
cayeron detenidas en Paraguay implicados en operación pescador.

El colombiano John Wilson era buscado por Interpol

El diputado opositor Tomás Monasterio denunció que el colombiano John Wilson Díaz Vélez, detenido en Paraguay con 457 kilos de cocaína boliviana tenía una orden de captura internacional desde 2012, con fines de extradición a Perú para responder por delitos de narcotráfico en ese país. Según documentos a los que accedió el parlamentario, en un edicto de prensa del 19 de agosto de 2015, publicado en La Estrella del Oriente, se señala que “a información obtenida a través de requerimiento fiscal se hace conocer oficialmente que John Wilson Díaz Vélez, de nacionalidad colombiana, según FAX No.1229/12-TC de fecha 24 de abril de 2012, presenta un mensaje de nuestro similar de Interpol – Lima -Perú, cuenta con notificación roja de captura, con número de control A- 612819-2010, por el delito de narcotráfico”. Autoridades bolivianas a la fecha no se han pronunciado si el colombiano tiene causa abierta em Bolivia./E.D.

Emigró al Paraguay donde se hacía llamar Marcelo Raymon

El 12 de junio pasado, agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) y del Ministerio Público, tras cuatro meses de operativos encubiertos desmantelaron una estructura criminal que se encargaba de darle soporte logístico a un colombiano narcotraficante de cocaína. Se trata de la Operación Pescador, con la que se logró la incautación de un cargamento de 13 bolsas que contenían paquetes de cocaína, totalizando 457 kilogramos. Además, fueron detenidas ocho personas por este caso. La aeronave que venía desde Bolivia estaba piloteada por el boliviano Rodrigo Cabezas y tuvo que bajar en un inmueble rural conocido como Vaka Reta, ubicado en la colonia Cadete Pastor Pando, de Presidente Hayes, Chaco paraguayo. En los operativos se detuvo a Atilano Arteta Aponte (57), y sus hijos Cristhian Arteta Marín (29), Rolando Arteta Marín (26), Derlis Michel Arteta Marín (33), y el piloto Rodrigo Cabezas y el el colombiano Marcelo Raymon Díaz Vélez cuyo verdadero nombre es John Díaz Velez./Ultima Hora.

El Día / Diario La Nación eldia@eldia.com.bo