Siguenos en:
Viernes
 16 de Noviembre de 2018
Política
Editorial
Acoso inadmisible al Defensor del Pueblo
Martes,  15 de Marzo, 2016

El Defensor del Pueblo se ha declarado víctima de acoso político y hostigamiento del Gobierno, que no ha cesado de insultar y de acusar a Rolando Villena por sus insistentes pedidos de respeto a los derechos humanos, por reclamar transparencia y también por exigir diálogo con sectores en conflicto, mejor atención a la salud y demandar el cese de algunas actitudes violentas.

Hace mucho tiempo que el Defensor es blanco de críticas de autoridades que le exigen genuflexión y silencio en numerosos hechos que ponen en tela de juicio los valores democráticos del Gobierno, que irrespetan las leyes y que constituyen notorios abusos de poder contra ciudadanos comunes y especialmente contra grupos de opositores que ejercen su derecho a disentir y supervisar las acciones públicas.

La gota que colmó el vaso fue el reciente exabrupto contra Villena, tildado de “defensor de delincuentes por exigir respuestas coherentes sobre la balacera en la que murieron cuatro ciudadanos extranjeros. El funcionario no hizo más que sumarse a la ola de críticas hacia la Policía por un supuesto abuso de fuerza, uso indebido de la violencia y una serie de contradicciones que colmaron de interrogantes a aquel operativo realizado en plena vía pública, frente a testigos que contradicen las versiones oficiales, tanto de la Policía como del Ministerio de Gobierno.

Lo más lamentable, además de estos ataques, ha sido el misterioso incidente ocurrido en la vivienda de Rolando Villena en la ciudad de La Paz, donde se produjo un incendio que afectó la fachada del inmueble mientras el Defensor se encontraba ejerciendo su trabajo en Santa Cruz. Si bien no se lamentaron daños personales, no deja de despertar dudas este caso que debe ser investigado de acuerdo al pedido que ha hecho la propia Defensoría, cuyo titular ha dicho textualmente: “Yo no quisiera hacer una relación de lo que sucedió con los hechos de Santa Cruz. Son cosas que ameritan ser investigadas, eso sí, voy a pedir transparencia en la investigación”.

El Defensor es hoy en día la única autoridad del estamento estatal que cumple su función constitucional de supervisar al poder hegemónico que tiene cooptada la justicia, el Ministerio Público, la Contraloría y otras instancias que deberían estar haciendo un trabajo de control al Órgano Ejecutivo que actúa libre de la vigilancia pública. La actuación de Villena resulta incómoda puesto que pone en el tapete aspectos sumamente delicados y sobre todo el incumplimiento de las leyes, hecho que explica el desborde de la corrupción y de los hechos irregulares que han sumido al régimen en la desconfianza popular.

El ombudsman representa una figura importante de la democracia moderna que establece canales de expresión del ciudadano para demandar atención de los poderes establecidos y una mayor eficiencia en el cumplimiento de los deberes gubernamentales, especialmente en lo que respecta a los derechos humanos. El Defensor ha advertido con recurrir a instancias internacionales para denunciar este comportamiento agresivo, algo que corresponde y que debería servir para un urgente cambio de actitud.

El Defensor es hoy en día la única autoridad del estamento estatal que cumple su función constitucional de supervisar al poder hegemónico que tiene cooptada la justicia, el Ministerio Público, la Contraloría y otras instancias que deberían estar haciendo un trabajo de control al Órgano Ejecutivo que actúa libre de la vigilancia pública.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día