Siguenos en:
Viernes
 20 de Septiembre de 2019
Política
A pocos días de su llegada a Bolivia
Claves para leer a Mario Vargas Llosa
Puntos de vista. El escritor peruano llega este miércoles a Bolivia. ¿Cómo y por qué leer sus obras? Édgar Lora, Edson Hurtado, Róger Otero, 'Puky' Gutiérrez, Sarita Mansilla y Homero Carvalho nos dan la pauta para ello.
Domingo,  19  de Enero, 2014
Claves-para-leer-a-Mario-Vargas-Llosa

E l hombre de "La ciudad y los perros" llega este miércoles a la ciudad de los anillos y planea embarcarse en una aventura por la Chiquitania. A pocos días de su arribo, seis escritores nos dan las claves para abordar a Mario Vargas Llosa y todos dejan sobreentendido que el que viene al país es un maestro de la literatura latinoamericana.

Homero Carvalho, Róger Otero, Edson Hurtado, Sarita Mansilla, Édgar Lora Gumiel y "Puky" Gutiérrez escribieron para El día y no se guardaron nada.

Cada uno con lo suyo.
El beniano Homero Carvalho hace énfasis en que Vargas Llosa es uno de los grandes escritores del mundo. "Su literatura nos reconforta con la vida y nos lleva por realidades que de tan cercanas no la vemos y las descubre de manera deslumbrante", explica el escritor de "Los reinos dorados". En tanto que la escritora cruceña María Sarah Mansilla insiste en que hay que leer al peruano porque "nos abre un maravilloso mundo de la novela hispanoamericana fundiendo tiempos y lugares que dejan en vilo al lector".

La también creadora de la saga de ficción "Benjamín" subraya de que el arte narrativo de Vargas Llosa es extraordinario y para entenderlo hay que recorrer el tiempo. "Debemos volver medio siglo y empaparnos en su famosa primera novela "La ciudad y los perros" en la que muestra los prejuicios y refleja la situación de Perú, que es la de muchos otros países de Latinoamérica", dice Mansilla.

Valiosos aportes. Desde su lecho, en el pueblo comarapeño, el ilustre profesor de literatura, Édgar Lora Gumiel, se sumó al debate e identificó algunas claves para leer a Vargas Llosa. Pero, dejó bien en claro que no está acostumbrado a dar recetas. "La principal clave para leer a Vargas es abordarlo con una mente muy amplia y abierta sin prejuicios, porque como tiene una visión crítica de la vida y de la sociedad puede causar ciertas susceptibilidades en una mente prejuiciosa", indicó el autor de "Literatura y Comunicación".

Las otras claves las detalla en el recuadro superior derecho, mientras que Róger Otero contó todos los pormenores por los que tuvo que pasar para llegar a conocer al autor de "La guerra del fin del mundo". En esa travesía se topó con un autor difícil de pasar de largo, más aún con la obtención del premio Nobel. "Sus opiniones políticas no deberían afectar la opinión que un buen lector tenga sobre su literatura, pues son municiones para diferentes blancos", afirma el joven escritor cruceño. Y continúa: "La prolijidad de su prosa y su habilidad para desarrollar historias reales con la técnica adecuada son sus mejores armas para silenciar a cualquiera que ose despotricar contra uno de los mejores escritores".

Ellos también opinan. El reconocido poeta Óscar "Puky" Gutiérrez considera que "La ciudad y los perros" incorpora recursos estilísticos, como el de los múltiples narradores que se superponen a lo largo de toda la trama, que potenciaron y consolidaron una nueva manera de escribir novelas. Y el autor de "Ser gay en tiempos de Evo", Edson Hurtado, cierra: "Hay que leer a Vargas Llosa desde la perspectiva de su aporte al "Boom" latinoamericano, tanto en la estética da su literatura, como en su narrativa que ya ha quedado registrada en la historia".

Conozca sobre él
Narrador destacado de la literatura

Jorge Mario Pedro Vargas Llosa (Arequipa, 28 de marzo de 1936), conocido como Mario Vargas Llosa, es un escritor peruano, que desde 1993 cuenta también con la nacionalidad española. Uno de los más importantes novelistas y ensayistas contemporáneos, su obra ha cosechado numerosos premios, entre los que destacan el Príncipe de Asturias de las Letras 1986 y el Nobel de Literatura 2010, este último otorgado por su cartografía de las estructuras del poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, su rebelión y su derrota, el Cervantes (1994), el Planeta (1993), el Biblioteca Breve (1963), el Rómulo Gallegos (1967), entre otros. Desde 2011 recibe el tratamiento protocolar de Ilustrísimo Señor por ser marqués.

Al igual que otros autores latinoamericanos, participó en política, siendo defensor de las ideas liberales. Fue candidato a la presidencia del Perú en las elecciones de 1990 por la coalición política de centroderecha Frente Democrático (Fredemo).

Vargas Llosa alcanzó la fama en la década de 1960 con novelas, tales como: "La ciudad y los perros" (1962), "La casa verde" (1965) y "Conversación en La Catedral" (1969). Continúa escribiendo prolíficamente en una serie de géneros literarios, incluyendo la crítica literaria y el periodismo. Entre sus novelas se cuentan comedias, novelas policíacas, históricas y políticas. Varias de ellas, como "Pantaleón y las visitadoras" (1973) y "La fiesta del chivo" (2000), fueron adaptadas y llevadas al cine. Ha residido en Europa (entre España, Gran Bretaña, Suiza y Francia).

Ellos dan las pautas

Edson Hurtado.  Hay que leer a Vargas Llosa desde la perspectiva de su aporte al "Boom" latinoamericano, tanto en la estética da su literatura, como en su narrativa que ya ha quedado para siempre en la historia de nuestras letras. Sin duda alguna, el autor peruano marcó tendencia y por su obra literaria ganó respeto y espacios junto a otros grandes como Onetti, García Márquez, o José Donoso. Al margen de la popularidad de algunas de sus novelas como "La casa verde" o "Pantaleón" y las visitadoras, personalmente me quedo con "La guerra del fin del mundo", novela que leí recién el año pasado y que me dejó francamente conmovido.

Édgar Lora Gumiel. La principal clave para leer a Vargas Llosa es abordarlo con una mente muy amplia y abierta sin prejuicios, porque como tiene una visión crítica de la vida y de la sociedad puede causar ciertas susceptibilidades en una mente prejuiciosa.

La segunda clave es estar dispuestos a degustar con un concierto o sinfonía de palabras. Carpentier y Vargas Llosa son los maestros del arte de construir con la palabra, son verdaderos malabaristas, joyeros y artífices de la palabra. Se entra con el deseo o la necesidad que uno tiene cuando va a la ópera, porque con seguridad se va a dar un baño con el excelente manejo del idioma.

Otra clave, la tercera, es tener una amplia cultura general. Todas sus obras nos ponen frente a mitos y leyendas universales, y son el resultado de sus grandes lecturas, de su tremendo universo literario que él tiene. Y para comprenderlo también hay que conocer desde mitos latinos hasta europeos, desde la historia universal hasta la historia de Bolivia. Por ejemplo para abordar "La ciudad y los perros" hay que leer mucho sobre las dictaduras de América Latina. Ahora, al pobre Evo (Morales) lo tundeamos de que es dictador pero no es ni la milésima parte de García Meza, Ovando a Arce Gómez.

También hay otras novelas que se ubican dentro de la sicología de la mujer, como "Odiseo y Penélope", "Ulises" y "Ana Karenina", que nos ayudan a comprender lo que se plantea a partir de los personajes femeninos. Por último, hay que disponer de mucha paz, un sillón, iluminación, cerveza y bastante aire para disfrutar de la preciosidad de la trama y los personajes. No me gustan dar recetas, pero les diría eso a mis alumnos.

Óscar 'Puky' Gutiérrez. La obra narrativa de Mario Vargas Llosa solo puede calificarse con adjetivos superlativos. Las novelas que el Nobel ha ido pergeñando a lo largo y ancho de varias décadas, resultan ser imprescindibles para cualquier lector medianamente interesado en sumergirse en la gran literatura.

Vargas Llosa fue el más joven integrante de ese "dream team" literario que llamamos "boom latinoamericano". Su temprana novela "La ciudad y los perros" incorpora recursos estilísticos (como el de los múltiples narradores que se superponen a lo largo de toda la trama), que potenciaron y consolidaron una nueva manera de escribir novelas.

Como lector le agradezco especialmente aquellas que transitan por el siempre seductor territorio del erotismo. "Los cuadernos de don Rigoberto" y "Pantaleón y las visitadoras", por ejemplo, son libros que provocan, a la vez, envidia y placer.
 

Sara Mansilla. Como el arte narrativo de Mario Vargas Llosa es extraordinario, debemos leer a este magnífico escritor con una pasión que no se pueda medir. Al entregarnos a las aventuras que nos ofrece cada libro, deja que nuestra imaginación discurra entre sus páginas y que quede atrapada entre sus líneas y sus metáforas. Morir y resucitar entre una lectura y otra nos transporta a mundos cercanos o distantes llenos de personajes que se quedan en nuestra memoria para siempre.

Para leer y entender a Vargas Llosa es necesario recorrer el tiempo. Volver atrás medio siglo y empaparnos en su famosa primera novela “La ciudad y los perros” en la que muestra los prejuicios y refleja la situación de Perú, que es la de muchos otros países de Latinoamérica. Al comprender esta forma de escritura, diferente, en la que ya no se muestra el costumbrismo, Vargas nos abre el maravilloso mundo de la novela hispanoamericana fundiendo tiempos y lugares que dejan en vilo al lector.

A partir de esta novela, los lectores tenemos ante nosotros un universo pleno y para hacerlo nuestro debemos leer al insigne escritor desde los diferentes ángulos que nos ofrece. La lectura, por este motivo, no puede hacerse de forma lineal. Él nos lleva por mundos insospechados y hace uso de un lenguaje impecable: preciso y honesto.

Al ser Vargas Llosa un escritor lleno de humanidad, humor y lucidez, pienso que para leerlo basta saciar nuestro natural deseo de escuchar la voz del narrador, que escribe con pasión para llegar a todos sus lectores con sus historias de amor y desamor, que construye para darnos a conocer el mundo en que habitamos.

Homero Carvalho. Todo texto literario posee un sentido semántico y una propuesta estética. La narrativa de Mario Vargas Llosa se ha caracterizado por develar el entramado discursivo, la ideología  y lo cotidiano en las dictaduras y el militarismo latinoamericano, esto es evidente en novelas como "La ciudad y los perros", "Pantaleón y las visitadoras", "La fiesta del chivo" y otras. En su narrativa Vargas Llosa es un crítico feroz de las injusticias sociales y eso lo hace evidente en obras como "La guerra del fin del mundo" y "El sueño del celta". Su estética literaria expresada en su estilo se hace evidente en el manejo de la primera y tercera persona narrativa, así como del narrador omnisciente y, a veces, usa el narrador plural, haciendo de la obra una eufonía total. Debemos leer a Vargas Llosa porque es uno de los grandes escritores del mundo y porque su literatura nos reconforta con la vida y nos lleva por realidades que de tan cercanas no la vemos y las descubre de manera deslumbrante. Además, Vargas Llosa es un escritor profesional, leído e intelectual, uno puede no estar de acuerdo con sus posiciones político-ideológicas, pero no se puede dejar de leer sus obras, es magistral.

"Yo seré tus sueños/ y habitaré tus palabras/ para que juntos contemos/ la historia de los Reinos Dorados". Fragmento del poemario "Los reinos dorados", de Homero Carvalho.

Róger Otero. Descubrí a Vargas Llosa en el texto de Literatura de segundo intermedio, en mil novecientos noventa y algo. La profesora me pidió que pasara al frente a leer un cuento sobre dos amigos que se disputaban el amor de una muchacha.

Un fragmento de “Los Cachorros”. El ejercicio me agotó y el peruano no me impresionó.Pasaron pocos años para que, libre de las presiones del colegio sobre lo que debía o no leer, empezara a formar mi propio canon literario e inevitablemente le diera una nueva y merecida oportunidad a Varguitas. El libro se llamaba “La ciudad y los perros”. Y no me defraudó en absoluto, sino todo lo contrario. Tendría 19 años y ya estaba viejito para leer a un autor que se le debía apreciar desde que se goza de un mínimo de interés por los libros. Intenté ponerme al día rápidamente y el resultado fue la relectura, esta vez completa, de “Los Cachorros” y la admiración por “La casa verde”. Con el tiempo llegaron a mis manos, de una u otra forma, “La fiesta del chivo”, “Lituma en los Andes”, “Travesuras de la niña mala”, “Elogio de la madrastra”, “Los jefes”, “Carta a un joven novelista”, “El paraíso en la otra esquina”, “Conversación en la catedral” y otros más que, a decir verdad, no cito porque leí motivado por fines poco convencionales.

Vargas Llosa es un autor difícil de pasar de largo, más aún con la obtención del premio Nobel. Sus opiniones políticas no deberían afectar la opinión que un buen lector tenga sobre su literatura, pues son municiones para diferentes blancos. La prolijidad de su prosa y su habilidad para desarrollar historias reales con la técnica adecuada son sus mejores armas para silenciar a cualquiera que ose despotricar contra uno de los mejores escritores de nuestra época.

Acerca del autor:
Cristian-Massud--Lozada
Cristian Massud Lozada
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día