Siguenos en:
Martes
 22 de Octubre de 2019
Nacional
Historias de gente que vive en la calle
M?s de 700 personas viven en las calles, seg?n el ?ltimo informe del ?Programa Integral para ni?os, ni?as y adolescentes en situaci?n de calle? de la Prefectura. Gracias a este programa en los ?ltimos tres a?os cerca de 800 indigentes actualmente viven en los albergues por lo que fueron reinsertados nuevamente a la sociedad. En Santa Cruz se estima que hay 11 mil ?drogodependientes?.
Domingo,  7 de Junio, 2009
Historias-de-gente-que-vive-en-la-calle

A Leonardo B. (39) la vida  lo golpeó duro. En 1989 se le murió su único hijo y desde aquel entonces buscó refugio en el alcohol para curar sus penas. Cuenta que casi se volvió loco, bebía todos los días, su familia al final le dio la espalda y se vino a Santa Cruz para buscar mejores días, sin embargo, acá conoció a otra gente que le hizo probar la droga, que junto al alcohol ahora son sus perdición.
Así como Leonardo, cientos de personas indigentes viven en las calles y avenidas de Santa Cruz robando para mantener su vicio.
Ante el incremento de niños, adolescentes y jóvenes que por diversas circunstancias terminan viviendo bajo los canales drenaje, plazas, mercados, y otros, un equipo de profesionales entre médicos, psicólogos, trabajadores sociales y abogados trabajan junto a la Prefectura para brindar apoyo a más de 700 indigentes, con el “Programa Integral para niños, niñas y adolescentes en situación de calle”.
En la mayoría de los casos esas personas deciden abandonar sus hogares por abuso sexual, físico, psicológico o son expulsados porque consumen algún tipo de droga.
Por ello, la iniciativa contempla métodos para convencerlos de que dejen ese estilo de vida con el fin de proveerles la alimentación, mayores oportunidades en educación y salud, según informó Fabiola Cortez, asesora legal del Departamento de Gestión Social de la Prefectura. 
Sin embargo, la especialista dijo que uno de los principales factores para que esas personas prefieran vivir en las calles es el engaño de sentirse libres y sin reglas a pesar de los abusos que reciben de sus compañeros.
A ello se suma, la solvencia económica con la que cuentan para fomentar sus vicios ya que la mayoría de ellos recibe limosnas o finalmente termina robando.
“La mejor forma de ayudar a esas personas es evitar darles dinero. Es mejor tener siempre a mano alimentos o lácteos, si es que la verdadera intención es ayudarlos”, aconsejó Cortez.
Esto porque considera que si los chicos no tuvieran dinero en los bolsillos acudirían a los albergues donde les brindan no sólo alimentación sino que también apoyo moral y afecto familiar.
Dijo que gracias a este programa cerca de 800 niños, adolescentes y jóvenes que eran indigentes actualmente viven en los albergues por lo que fueron reinsertados nuevamente a la sociedad.

705 indigentes Viven en las calles, en su mayoría por maltrato físico o sicológico.

800 personas  Fueron rescatadas de las calles ahora viven en albergues u hogares.

420.000 bolivianos Destina la Prefectura para crear programas de apoyo para los indigentes.

más datos

Estadísticas • De acuerdo con los datos de centro de acogida municipal Ebenezer, situado en inmediaciones de la radial 26 y quinto anillo, se estima que en la urbe cruceña hay más de 11.000 drogodependientes en las calles. Las cifras son una proyección basada en el censo realizado en un 35% de las denominadas zonas rojas.

Actividades • El Programa Integral para niños, niñas y adolescentes en situación de calle realiza diferentes actividades con las personas de la calle como la actividad deportiva, educativa, psicológica, médica y social para ayudaros a superar sus problemas. Tiene como objetivo identificar causas  y consecuencias de la vivencia de los niños de la calle. 

historias de tres indigentes

‘Hace 11 años que me salí de la casa y no regresé’

PABLO MONTERO (21)
Indigente de la Villa Primero de Mayo

“Me salí de mi casa hace 11 años porque mis padres se peleaban mucho y se la agarraban conmigo, desde aquel entonces hasta ahora no volví y vivo en la calle. Al principio es duro dormir donde te pilla la noche, pero uno se acostumbra, aunque a veces extraño a mi familia y mis tres hermanos que viven en la calle 17 de la Villa Primero de Mayo.
Mis vicios son el alcohol y las drogas. Estuve en varios hogares de rehabilitación, pero caí de nuevo y volví a la calle. Hace dos años que vengo a dormir al albergue porque acá me dan comida, un colchón y colcha para abrigarme. Estoy dispuesto a cambiar de vida si es que me ayudan en algún centro”.

‘Nadie me ofreció todavía ayuda para rehabilitarme’

ARTURO MORENO (30)
Indigente de la avenida Cañoto

“Hace 17 años que vivo en la calle, hoy tengo 30 pero mi cara parece como si tuviera 50 años. Cuando vivía en el canal Cotoca a la altura del cuarto anillo me junté con amigos mayores que me enseñaron a beber, yo era el menor de ese grupo. Mis padres al ver que yo paraba con ellos se anojaron y me botaron de la casa pensando que iba a volver, pero no fue así, cuando quise mi familia me dio la espalda porque me volví alcohólico. Para mantener mi vicio a veces robo y cuido autos en la avenida Cañoto, por esos lados me conocen todos. Hasta ahora nadie me ha ofrecido ayuda para rehabilitarme del alcoholismo, pero si alguien lo hace podría ser ”.

‘Robo por todingos lados para mantener mi vicio ’

JONATHAN ANACHURI (14)
Indigente de la Terminal Bimodal

“Soy de Yacuiba, hace cinco años que no voy a mi casa porque desde que me mandaron mis padres  a un centro para rehabilitarme de las drogas decidí no regresar. En la comunidad Encuentro estuve bien un par de meses, pero no aguanté y volví a la calle a robar, robo por todingos lados para mantener mi vicio, fumo marihuana, pitillo y toda esa mierd.... . No tengo familiares en Santa Cruz, mis seis hermanos viven en Yacuiba y acá sólo tengo amigos, especialmente en la Terminal Bimodal donde paro todos los días, soy el menor de todos los viciosos, pero uno de los más decididos para robar y escapar cuando la Policía o la gente nos pilla”.

Denuncian abusos contra los indigentes

Según directores de Hogares, la Policía aprovecha los operativos para extorsionar a los indigentes.

Extorsión, abuso psicológico y  torturas es lo que sufren los indigentes cada vez que la Unidad Técnica de Operaciones Policiales (UTOP) realiza operativos en diferentes puntos de la ciudad, según denuncian los directores de algunos Albergues.
“No es desconocido para la sociedad que la Policía extorsiona a los indigentes para que roben y les entreguen parte de la ganancia, pues de lo contrario los golpean y hasta les ponen bolsas negras en la cabeza”, criticó la directora del albergue Plataforma Unidos, Jimena Rojas .
Cansados de los maltratos los  niños y adolescentes que viven en situación de calle acudieron ante los representantes de los albergues para solicitar su apoyo, concientes de su situación y de que son pocas las posibilidades para que les den cabida a su denuncia.
Sin embargo, Rojas dijo que es preocupante el incremento de indigentes durante los últimos años y atribuyó que una de las causas es la falta de campañas de prevención para niños en situación de riesgo de calle.
Estos son aquellos que trabajan en las calles pidiendo limosna, vendiendo pastillas, haciendo malabarismo, y aunque retornan a sus casas con el tiempo la mayoría  termina viviendo en las calles.
Aún así considera que la solución no está en crear más centros de rehabilitación, hogares o albergues sino que más bien se trabaje en la concienciación de los padres de familia sobre la importancia de su rol  dentro de los vínculos afectivos y el tiempo que le dedican a sus hijos. “Este problema no es sólo de las autoridades sino que también de la sociedad en su conjunto, que va desde la educación intrafamiliar”, concluyó.

otros datos

Albergue • La Alcaldía inició un programa para brindar atención médica, alimentación, charlas de motivación, actividades deportivas a niños, adolescentes y jóvenes en situación de calle durante la época de invierno (dos meses).

Inversión • Para este proyecto se destinaron 132, 510 bolivianos para la compra de colchones, cubrir los gastos de alimentación, y otros. Los beneficiados son más de 100 indigentes.

Equipo • Cerca de 70 profesionales entre médicos, psicólogos y trabajadores sociales, realizarán informes psicosociales, orientación legal y social. Centros de salud, universidades y el Sistema de Ambulancias Municipales, también brindarán su apoyo.

Prefectura • Dentro de su programa “Integral para Niños, Niñas, adolescentes y Jóvenes en Situación de Calle”, tiene previsto solicitar apoyo a diferentes casas de estudios para ofrecer becas de estudios a las personas que hayan decidido superarse luego de haber demostrado un cambio en el estilo de vida.