Siguenos en:
Lunes
 14 de Octubre de 2019
Nacional
El agresor guarda detención en la cárcel
Celos que matan
Feminicidio. El agresor sorprendió a su expareja con otra persona y la apuñaló.
Sábado,  20 de Octubre, 2018
Celos-que-matan

La relación no estaba del todo acabada debido a que Yamil (26) nunca se resignó a ver a su pareja, Leidy Laura, con otra persona e insistió hasta lo último por recobrar el amor de su vida.  Ambos llevaban una relación amorosa de casi cinco años, cuando se conocieron muy jóvenes y decidieron vivir juntos con la bendición de una niña de tres años. Con el transcurrir del tiempo, la relación se resquebrajó por problemas económicos y sentimentales. Hace cuatro meses atrás, la pareja decidió poner un alto a su relación conyugal y cada quien emprendió su camino. La mujer fue recibida nuevamente en casa de su madre, con quien empezó a trabajar para poder subsistir y alimentar a su pequeña hija. 

Amor y sangre. Pese a que ambos mantenían comunicación por su niña, Leidy sintió ese vacío y fue conquistada por Brayan, un joven mototaxista de 19 años a quien conoció de casualidad en su barrio y entabló una relación amorosa. Yamil desde el alejamiento de su pareja empezó a engendrar celos enfermizos y comenzó a sospechar que Leydi la engañaba porque cortó sus mensajes de whatsapp. Brayan comenzó a visitarla con frecuencia y ganarse el amor de su enamorada con proyección de formar un hogar, sin dejar de lado a su pequeña. El pasado fin de semana, Brayan y Leidy decidieron salir a compartir juntos y consumieron bebidas alcohólicas, según el informe de la Policía. Su ausencia en el trabajo fue alertada por su madre, quien sin sospechar lo que depara el destino, llamó a Yamil para consultarle si sabía de su paradero y este se ofreció para ir a su habitación y transmitir la preocupación de su exsuegra. 

Grande fue su sorpresa cuando abrió la habitación de su expareja a quien, según declaración de Yamil, encontró a ambos semidesnudos descansando. "La maté por rabia de encontrarla echada en la cama con otro hombre", fueron sus palabras textuales de Yamil cuando se le consultó sobre los móviles del hecho.

Apuñalados en la cama. El agresor relató que inicialmente atacó a puñaladas a su expareja, quien a decir de él se encontraba en supuesto estado de ebriedad, luego Brayan trató de intervenir y fue de igual manera atacado con el cuchillo de cocina. El agresor, que guarda detención en el penal de Palmasola por el delito de feminicidio, dijo no recordar cuántas veces hundió el cuchillo en el cuerpo de la madre de su hija. Una vez consumado el hecho, Yamil afirmó que preocupado abandonó el domicilio y se dirigió donde su madre. Él admitió ese momento ser consciente de lo que había hecho y dijo que esperó a la Policía a que vengan a detenerlo y que jamás tuvo la intención de escapar.

Sobreviviente. Brayan admitió ante los medios de comunicación que sostenía una relación de dos meses con la víctima y que tenían pensando formalizar su relación entre sus familias. Recordó que el día de la agresión, cuando Yamil apuñaló a Leidy, él se agarró a puñetes y logró quitarle el cuchillo. "Me ocasionó tres heridas, la más grave fue en la espalda, que afectó mi pulmón", dijo el sobreviviente quien tuvo que escapar para salvar su vida. Los familiares de la joven madre descalificaron que la mujer haya estado con su amante. "El joven era su novio y ella hace cuatros meses había puesto fin a su relación, pero este siempre la venía acosando.

2 Meses
llevaba de enamorados la víctima con su nueva pareja.

30 Años 
de prisión castiga el delito de feminicidio en Bolivia.