Siguenos en:
Lunes
 2 de Agosto de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Nacional
Tribuna
El populismo como restricción de la libertad
Martes,  22 de Marzo, 2016

Este pequeño artículo tratará de demostrar que el escritor H. C. F. Mansilla es un crítico de la democracia de masas. Considerando a ésta como la expresión de la irresponsabilidad ética. El autor trata de demostrar que en el transcurso de la historia ha sido el populismo quien actúa en detrimento de la libertad. La libertad entendida como la construcción y el fundamento del sentido de la existencia del Estado. Las reflexiones de Mansilla nos permiten vislumbrar un futuro escéptico sin transformaciones importantes en el contexto de América Latina.

Mansilla nos propone lo siguiente: En primer lugar, para evaluar el presente de cualquier situación que nos interese indagar debemos recurrir primero a los grandes clásicos. Es en el estudio de los clásicos que encontraremos los cimientos de lo que hoy construimos. Asimismo nos remite a la historia, para comprender que lo que vivimos actualmente y especialmente los errores del presente ya fueron cometidos por anteriores seres humanos en la historia universal.

Es en este sentido que el autor nos explica que en la Grecia clásica se desplazó el culto religioso para que la política se concentrara en dos elementos fundamentales: la libertad individual y el respeto a la ley. En diálogo con Aristóteles volvemos a pensar en la finalidad del Estado como el fundamento ético de la realización humana es decir de la libertad y de la felicidad. Mansilla dice que “es útil recordar el principio aristotélico según el cual la felicidad de cada uno y el éxito del Estado son dos aspectos del mismo proceso”. Es decir que es un fin en sí mismo. Pero hoy vemos las insuficiencias de esta teoría. Por ejemplo, en un principio cuando se estableció la igualdad jurídica no se habló en términos de igualdad económica y es justamente la demagogia populista que empieza a ofrecer lo irrealizable como la igualdad económica. Pero yo me pregunto lo siguiente:¿Es justa la reivindicación humana de la igualdad económica? ¿La igualdad económica tiene una calidad ontológica que permite la dignidad humana? ¿Es justo que los miserables y desposeídos aspiren a comer no solo panes sino también pasteles? ¿Es justo que los excluidos aspiren a la seguridad de un techo? ¿Es justa la reivindicación por la dignidad humana, el acceso a la cultura, educación, arte, salud, seguridad y todo lo imaginable que nos hace humanos y no perros o cualquier otro animal?

Más adelante Mansilla nos dice: “El igualitarismo democrático, como principio llevado a ultranza, origina la mediocridad, la injusticia y la insensatez colectiva, como ya lo señaló tempranamente Cicerón”.

Mansilla prosigue que los atenienses fueron realistas al establecer dentro del marco de los hombres libres “la igualdad jurídica de los ciudadanos y su igual oportunidad de acceso a las dignidades públicas, sin tratar de modificar, por otra parte, las diferencias en la esfera de los ingresos y la propiedad”. Son las mismas masas en uso legítimo de la democracia que elige líderes que prometen metas irrealizables y que se repite a través de la historia y la política en diferentes espacios geográficos y temporales. 

Apoyo la crítica del autor a los gobiernos demagógicos, populistas acompañado de la ingenuidad de las masas. Sin embargo, considero que también es bueno indagar como problema filosófico no solo en la dignidad jurídica formal sino también en la dignidad material humana. Si el ser humano no tuviera aspiraciones aún nos encontraríamos en las cavernas ni habríamos superado el sistema esclavista. 

Tal vez deberíamos preguntarnos: ¿Es imposible realizar la igualdad económica? ¿Cómo superar la demagogia? ¿Cómo superar los socialismos fallidos? ¿Cómo superar la utopía liberal que no logra la igualdad económica, por el contrario la acrecienta? ¿Cómo atravesar de la simple formalidad al bienestar material? ¿Cómo atravesar del bienestar material al bienestar cultural? Considero que el autor nos incita a realizar muchísimas preguntas más porque su trabajo es una interpelación a nuestra actitud ética en uso de nuestra libertad. 

Acerca del autor:
Erika-J.-Rivera-
Erika J. Rivera
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día