Siguenos en:
Jueves
 6 de Mayo de 2021
Santa Cruz de La Sierra www.booked.net
+23°C
Parcialmente soleado
Nacional
Editorial
El mensaje de la Navidad
Lunes,  24  de Diciembre, 2012

Esta noche es víspera de Navidad. En Bolivia se acostumbra celebrar el nacimiento de Jesús con una cena familiar donde se olvidan los malos momentos para dar paso a un encuentro de paz y regocijo. La masiva celebración cristiana de la Nochebuena radica en la fuerza de la cultura cristiana de gran parte de la población boliviana, celebración que se matiza con intercambio de regalos junto a un árbol navideño cargado de luces multicolores, o en torno a los pesebres que arman las familias católicas mostrando a Jesús niño, rodeado de figuras de yeso que representan animales de todo tipo, efigies de los Reyes Magos y de ángeles. Deviene en la representación del amor a la humanidad.

Sin duda, el mensaje navideño está dirigido a los hombres y mujeres de buena voluntad para cumplir la máxima del “amaos los unos a los otros”, en concordancia con el ejemplo vivo de Jesús de Nazareth. De hecho, la natividad del Hijo de Dios hecho Hombre se celebra agasajando a los niños con regalos alrededor del amor de los miembros de la familia cristiana. Si se considera la diversidad de las culturas de Bolivia, conviene admitir que cada una de éstas, desde su propia idiosincrasia y a partir del enfoque del sincretismo cultural, asumen la Nochebuena, víspera de la Navidad, como la noche del tradicional encuentro de la familia recordando el nacimiento del niño dios.
 
La celebración de la Navidad en Nochebuena significa el ejercicio de la humildad y la solidaridad. Significa también la hora del perdón y del inicio del tiempo de la esperanza. En el buen sentido, significa el ejercicio pleno de los valores cristianos que buscan hacer de los hombres mejores personas. Sin embargo, desde hace un buen tiempo que la Navidad se ha convertido en un acontecimiento de tipo comercial que desvirtúa la tradición cristiana del advenimiento de Jesús como figura divina de la salvación. De alguna manera la cosificación de la Navidad, a partir de la Nochebuena, privilegia un consumismo mercantilista que aleja a las personas de la práctica de auténticos valores.
 
Desde hace un buen tiempo que se han introducido costumbres y prácticas extrañas a la cultura del país. Un ejemplo de ello es la omnipresencia de la figura de Santa Claus,  Papá Noel o San Nicolás anunciando la cena de la Nochebuena y la propia Navidad, relegando hasta el extremo la propia celebración del nacimiento de Jesús. Tan comercial es el asunto, que se celebran fiestas con atuendos del viejo pascuero, al ritmo de música de moda sensual, chillona y desprolija. La tradición se va quedando para el olvido, al influjo de la fuerza del comercio antes que el espíritu religioso que debería prevalecer. Así, los niños sólo esperan regalos y no el ejercicio temprano de los valores cristianos.
 
Resulta plausible el esfuerzo de quienes promueven –pese a todas las influencias externas del consumismo y del febril comercio- una Nochebuena y una Navidad caracterizadas por un ambiente de recogidos sentimientos hacia la celebración del advenimiento de Jesús para cambiar la humanidad. El mensaje de Navidad sugiere que a través del amor y la paz entre todas las personas de buena voluntad, es posible un mundo mejor. También es posible un mejor país, con mayor justicia social y equidad, con tolerancia, flexibilidad y perdón en el terreno político partidista. La Navidad debería ser propicia para comenzar a ofrecer al país un amplio y ansiado clima de paz y amor.

La Navidad debería ser el momento propicio para acercar al país a un amplio y ansiado clima de paz y amor, de solidaridad y humildad para progresar juntos.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día