Siguenos en:
Jueves
 14 de Noviembre de 2019
Portada
Caos vehicular
Cien líneas de micros colapsan 'La Ramada'
El 80%, de las 126 líneas circulan por las avenidas Grigotá, Irala, Isabel La Católica, Omar Chávez y Cañoto.
Lunes,  9 de Abril, 2012
Cien-lineas-de-micros-colapsan--La-Ramada-
Ref. Fotografia: Congestionamiento. Micros, vagonetas, camionetas y peatones se mezclan en media avenida Grigotá en horario pico. El hecho provoca un caos total sobre la concurrida avenida./Regis Montero.

Caminar por la zona del mercado La Ramada en horario pico, es decir, las 7:00, las 12:00 y las 19:00 horas, es una misión casi imposible para los peatones.

La calzada luce completamente abarrotada de vehículos y las aceras peatonales tomadas por los venteros de refrescos, carritos de frituras, puestos de comidas, contenedores de basura, 'lustrazapatos',  librecambistas, malvivientes y hasta grupos religiosos, que imposibilitan la circulación de los viandantes.  Cada peatón lucha por abrirse paso para entrar o salir entre la muchedumbre.

“Nos sentimos desprotegidos porque este es un lugar de nadie. En las narices de las autoridades hay robos, prostitución, venta de droga al raleo y la gente se asienta en cualquier lugar”,  sostiene don Miguel Almazán, un antiguo viviente de la calle Tundy, donde hay 10 alojamientos, 7 peluquerías, 8 puestos de venta,  4 lustrabotas asentados sobre la acera y una parada de trufis a Montero.

Los micros y la falta de paradas originan el congestionamiento.
Por la zona de influencia del mercado La Ramada,  según el exdirector de Tráfico y Transporte de la Alcaldía, Jorge Da Silva, de las 126 líneas de micros que hay en la ciudad, 100 vale decir el 80% circulan por las avenidas  Cañoto, Irala, Grigotá y Omar Chávez. En hora pico, cada línea tiene una frecuencia de 20 micros cada 3 minutos por hora, haciendo un total de 48 mil unidades de transporte público por día. A estas cifras, hay que sumarle los 400 vehículos privados que circulan cada 60 minutos, que durante las 24 horas llegan a 9.600 vehículos. Otros de los problemas son las paradas de truffis de servicio interprovincial.

En las calles La Riva, Itatines, Isoso y Lemoine, ubicadas entre las avenidas Irala e Isabel La Católica, operan los servicios a El Torno, La Guardia, Warnes, Abapó, BuenaVista, Camiri,  Cuatro Cañadas, Charagua,  La Bélgica, Minero, Montero, Mora, Okinawa, Pailón, Portachuelo, San Javier, San Julián y Yapacaní. Según datos oficiales de la Dirección de Tráfico y Transporte de la Alcaldía cruceña, en la zona de incidencia a La Ramada hay 50 paradas de trufis y vagonetas, desde donde circulan un promedio de 80 vehículos por día en cada cooperativa de transporte público.

La Dirección de Tráfico y Transporte coloca conos y seis personas para controlar el tráfico;  y la Policía de Tránsito, otros cuatro efectivos. Ninguna de estas dos reparticiones  ha logrado controlar el caos que se genera, especialmente después de la 7 de la noche.

Un problema de nunca acabar. Dentro de la 'trinchera' de La Ramada, según el secretario ejecutivo de la Federación Departamental de Comerciantes Minoristas, Roger Lavardenz,  hay 6.500 comerciantes dentro y fuera del mercado legalmente establecidos. Aseguró que hay otros 1.500 vendedores informales, sin embargo, ese número se duplica los fines de semana.

Al respecto, el Oficial Mayor de Defensa Ciudadana de la Alcaldía cruceña, José Canudas, con oficinas operativas en la exterminal, dijo que los gendarmes de la guardia municipal realizan control sobre los diferentes comercios de la zona , y que los comerciantes de las aceras tienen permiso para vender. Agregó que la Alcaldía está construyendo un nuevo mercado para trasladar a los comerciantes.
  
La basura, en la Alameda. Pese a que Emacruz instaló contenedores, la alameda de la avenida Grigotá entre primer y segundo anillo, es convertida en un enorme basural que provocan olores insoportables a los pasajeros y viandantes. Alrededor de los residuos se asientan vendedores ambulantes que ofrecen ropas, zapatos, verduras, comidas, refrescos y una infinidad de productos.

Delincuencia al 'rojo vivo'. En la avenida Omar Chávez, a lo diagonal de la Gobernación del departamento, un puñado de hombres, mujeres y niños se instalan por las noches a oler clefa, robar o prostituirse. En total son alrededor de 15 personas que siembran terror a los transeúntes que cruzan cerca a su 'territorio'. Muchos de ellos se internan en la muchedumbre de la caótica avenida La Ramada y roban objetos de valor, que después son vendidos en migajas para comprarse clefa o alcohol. "La verdad es que cuando salen en la televisión o los periódicos, las autoridades se interesan del tema el resto del tiempo viven a su suerte y generan mucho peligro en la zona", señala, María Inés Marca, una  vendedora de anticuchos en el micromercado de la Omar Chávez.

Sube la oferta y demanda de 'servicios sexuales'

Cuando los rayos del sol se esconden y empiezan a llegar, prostitutas, travestis y homosexuales a las afueras del perímetro de la  Oficialía Mayor de Defensa Ciudadana, ubicada entre Cañoto e Irala.

Cinco mujeres y cuatro hombres de labios pintados esperan, de pie, colectivos que nunca vendrán. Llevan cartera, fuman, mandan mensajes de texto desde su celular. Miran a los ojos a los transeúntes que les pasan por delante. Les hacen señas, les dicen cosas; algunos se creerán lindos, otros sacan la billetera y compran sus servicios.

Justo al frente de la ex terminal de buses las habitaciones de los alojamientos son compartidas por prostitutas y clientes. Basta con pasar por la puerta de ellos para convencerse que nunca vendría en una primera cita. Por eso los vecinos les dicen prostíbulos en lugar de hoteles.

A las pensiones y hoteles familiares y algunas casas tomadas, también. El fenómeno crece y aquí cualquier espacio de cuatro paredes puede servir para atender clientes.

Consultado sobre el particular, el Oficial Mayor de Defensa Ciudadana, José Canudas, dijo que los actos sexuales callejeros de travestis, homosexuales y prostitutas que se paran frente a la Intendencia,  han sido  sancionados en varias oportunidades. "Los he hecho retirar varias veces, pero desgraciadamente como respuesta me he ganado un juicio en mi contra porque dicen que soy incitador a la discriminación y racista", comentó.

Dijo que los alojamientos son burdeles  y varias veces los han clausurado; sin embargo, señaló que la Gobernación  cruceña los autoriza su funcionamiento cuando son regularizados.

En la calle Tundy conabilizamos 7 alojamientos, muchos de ellos cobran desde Bs 50 hasta Bs 80 la hora la pieza matrimonial. En otros hay hasta en Bs 20 la hora.

Expresiones

"La Ramada, un peligro latente para los niños, mujeres embarazadas y ancianos. La verdad es que ya no se puede caminar por las calles de esta zona.  Por las noches, en cada cuadra sino te roban, te amenazan o te miran  de mal gusto".

Ricardo Gutiérrez
Viandante de la Zona

"Hay una cuadrilla de gendarmes que realizan control en la zona, pero es insuficiente. Tengo el garaje de la exterminal lleno de carritos decomisados. Hemos hecho batidas por actos indebidos , pero soy incitador a la discriminador y racista".

José Canudas
Oficial Mayor de Defensa Ciudadana

"La Alcaldía ha licitado la señalización  y la colocación de paradas de buses, porque cada dos metros se estacionan los microbuses para alzar pasajeros. Sin embargo,  mientras no se cambie el sistema de chofer-cobrar, es imposible que funcionen las paradas".

Jorge Da Silva
Exdirector de Tráfico y Transporte

"No hay Gobierno de la ciudad. El Gobierno Municipal sigue pensando que es solo "Comite de obras públicas", como en el pasado, y cree que su tarea es solo construir obras... Tenemos pues un gran vacío, que si no se llena, esta sociedad va al seguro desastre".

Arq. Fernado Prado
Director del Cedure