Siguenos en:
Jueves
 12 de Diciembre de 2019
Portada
Enfrentamiento dejó dos heridos
Pailón vive un día de furia y piden renuncia del alcalde
Pobladores se enojaron con el burgomaestre masista, Armando Mamani, quien demandó a siete madres y a los siete concejales por no aprobar su informe económico.
Martes,  6 de Marzo, 2012
Pailon-vive-un-dia-de-furia-y-piden-renuncia-del-alcalde
Ref. Fotografia: Vigilia. Pobladores de Pailón mantienen cercada la Alcaldía hasta que el burgomaestre Mamani renuncie a su cargo

El municipio de Pailón, ubicado a 51 kilómetros al oeste de Santa Cruz, vivió ayer un día de furia y enfrentamientos que dejaron dos heridos como saldo y que culminaron anoche con la convocatoria a un paro y bloqueo indefinido hasta que renuncie del cargo el alcalde masista Armando Mamani.

"Hoy (ayer) reventó el puchichi”, explicó el concejal Luis Fernando López al señalar que los ánimos de la gente estaban caldeados porque el burgomaestre oficialista era muy prepotente y les planteó una demanda judicial a siete mujeres de un club de madres que le exigieron elaborar el desayuno escolar.

"Las trató de ociosas y flojas" y encima las enjuició porque hicieron algunas observaciones sobre cómo se preparaban los alimentos, dijo López.

Pelea con los concejales.
El pasado viernes Mamani también tuvo una discusión subida de tono con los siete concejales, incluyendo los dos de su mismo partido porque al presentar su informe económico afirmó haber ejecutado el 85 por ciento del presupuesto de 37 millones de bolivianos, pero no presentó los descargos.

Cuando le exigieron que explique en qué gastó los alrededor de 37 millones el edil también se enojó  y amenazó con procesarlos con el argumento de estar en el poder.

Y así fue porque ayer en la mañana los siete concejales fueron notificados con un proceso por incumplimiento de deberes y daños económicos al Estado.

Continuó amenazando. Pero la gota que rebalsó el vaso fue una declaración pública formulada en la radio municipal de Pailón, en un programa matinal. Allí Armando Mamani anunció que “tiene otras 20 querellas criminales” contra quienes se opongan a su gestión.

Eso enojó principalmente a los clubes de madres que empezaron a reunirse en la plaza principal y a un sector de los mototaxistas en ese pueblo de unos 50 mil habitantes.

Un churrasco y bebida. La tensión fue subiendo en los alrededores del inmueble y el alcalde tuvo que convocar a unos cincuenta ayoreos de la zona de Poza Verde. Los funcionarios municipales empezaron a prepararles un churrasco al mediodía para que lo defiendan ante una posible agresión de la gente, explicó el presidente del Comité Cívico, Fausto Gonzalo Vaca.

Los enfrentamientos. Vaca informó que alrededor de las 15.30 los ayoreos en estado de ebriedad empezaron a agredir a las personas que estaban afuera provocando inclusive heridas a Pura Chuvé, una mujer embarazada.

Por esa causa atacaron a los autóctonos dejando a uno de ellos maleherido e internado en el hospital municipal.

"Lo dejaron ahí abandonado y no le dan ni para un mejoral", dijo el concejal López.

Al final el alcalde Mamani abandonó el inmueble municipal a las 17.45. Luego que los pobladores ingresaron y abrieron las puertas a patadas

Las medidas. Anoche el cívico Gonzalo Vaca informó que se quedaron en posesión del municipio pailoneño y que han declarado un paro cívico y bloqueo indefinido hasta que el alcalde Mamani renuncie al cargo.

El burgomaestre no pudo ser ubicado por El Día y uno de sus voceros anunció que hoy dará una conferencia.

Antecedentes
Su victoria en el municipio fue 'en mesa'

Armando Mamani.  Fue el candidato masista que, según el informe de la Corte Departamental Electoral, salió segundo en las elecciones municipales del 4 de abril del 2010

Carlos Ruiz. De la agrupación Todos por Santa Cruz fue posesionado como ganador oficial.

Demanda.  Mamani presentó una demanda y el Tribunal Supremo Electoral ratificó y validó los 11 votos del MAS consignados en un acta con el código Nº 723241300627 que según Carlos Ruiz fue adulterada porque a un voto le colocaron un 1 para aparentar que se trataba de once votos para ganar los comicios.