Siguenos en:
Viernes
 20 de Septiembre de 2019
Portada
Cochabamba
"Yo no maté a mi hermana, fue Satanás que entró en mí"
Evangélicos la bautizaban y murió ahogada, la hermana confiesa que un 'demonio' actuó a través de ella.
Martes,  20  de Diciembre, 2011
-Yo-no-mate-a-mi-hermana,-fue-Satanas-que-entro-en-mi-
Ref. Fotografia: Adelayda Marca en el momento que fue poseida en la Felcc en Cochabamba. f. balderrama/Opinión.

El hecho sucedió en una especie de depósito de una funeraria en Villa Pagador, al Sur de la ciudad de Cochabamba.

Los propietarios de la casa donde ocurrió el crimen contaron que el cadáver de Olga Marca, de 18 años de edad, estaba casi desnudo sobre una cama y había una bañera y agua en el suelo.

Aproximadamente a las 3:30 de la mañana, cuando los dueños de casa, Alejandro Camacho y Wilma Soliz, escucharon que se abría la cortina de la tienda que alquilaron a un supuesto Pastor, de apellido Uriona, que es propietario de la funeraria. También oyeron música cristiana y supusieron que había ido a vender un féretro. En la mañana, alertados por los vecinos, vieron el cuerpo inerte en la tienda, que es una especie de depósito de la funeraria que está casi al frente, en la misma avenida.

Los propietarios de la vivienda dijeron que el Pastor vivía en la zona desde hace unos 10 años y que es su inquilino hace dos. La autopsia practicada en la morgue del Hospital Viedma confirmó que la muchacha murió ahogada. Tanto el Pastor como la hermana de la difunta están ahora en calidad de aprehendidos.

El sospechoso del homicidio es el Pastor, quien se encontraba ayer junto a la hermana de la víctima. Sentados en la oficina de homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), se mostraban tranquilos. Ella estaba con su bebé y él con una Biblia. Ambos decían que “el demonio ahogó a Olga”, mientras el Pastor le bautizaba y que ellos habían sido testigos.

“Voy a confesar sólo la verdad, la pura verdad, porque el único que me puede juzgar es Dios. En mí entró un espíritu malo que es Satanás. El falso profeta en mí, mató a mi hermana, no yo”. Con estas palabras Adelayda Marca Ríos, de 26 años, confesó haber matado a su hermana Olga, “poseída” por un demonio.

El pastor de una congregación cristiana, Carlos Uriona, de 52 años, presenció el ritual pero no hizo nada para ayudar a Olga porque era parte de esa creencia.

Ambas personas están detenidas en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen. Desde allí relataron lo que sucedió ese día.

La primera en hablar fue Adelayda: “En este momento confieso ante todos que Carlos Uriona (el pastor) es inocente. Él no tuvo nada que ver. En mi entró un espíritu malo que es el falso profeta.

Cuando estábamos en la casa de Carlos Uriona entró en mí un falso profeta, luego ella decidió bautizarse, ella dijo: quiero bautizarme porque el demonio está en mí. Y su rostro se puso bien feo, como satánico, y el hermano es testigo de eso (Uriona)”, narró.

“Carlos Uriona estaba adelante y yo atrás- prosiguió la mujer-, luego mi hermanita se desnudó, nadie la obligó, yo le dije: no hagas eso. Luego entró al agua con su ropa interior y se echó en un bañera roja.

En ese momento entró en mí un espíritu malo que es el mismo Satanás, el falso profeta, y tomó posesión de todo mi cuerpo. Ese espíritu dominó mi mano y empezó a sumergir a mi hermanita. Pero Satanás también estaba en ella, a las dos nos tomó.

La mujer estaba consciente que podría entrar a la cárcel, pero aseguró que Dios la quería en ese lugar, “para que predique y gane almas para Cristo”.

Una audiencia cautelar definirá hoy la situación de ambas personas.
 

l Fuente. Opinión l
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día