Siguenos en:
Martes
 18 de Junio de 2019
Portada
El inquietante desempleo
ENFOQUE INTERNACIONAL
Domingo,  31 de Mayo, 2009

El Mercurio de Chile En el trimestre móvil febrero-abril, la tasa de desocupación alcanzó al 9,8 por ciento nacional. Es la segunda cifra más alta para tal trimestre desde 1990, y muestra la contundencia con que está afectando al país: 716 mil personas se encuentran sin posibilidades de acceder a un trabajo. Esta cifra es particularmente alarmante porque está subiendo a un ritmo más acelerado que durante la crisis asiática. En el período octubre-diciembre de 1998 y 2008, las tasas de desocupación eran muy similares, pero en el aquí comentado esa tasa es 0,9 puntos porcentuales más elevada que en igual período de 1999. Además, en los últimos cuatro meses la fuerza de trabajo ha estado creciendo a un ritmo de 1,5 por ciento anualizado, aunque en la última medición llegó a 1,9 por ciento. En el cuatrimestre equivalente hace una década, la fuerza de trabajo se expandió a 3,2 por ciento. Durante todo el año 1999, la tasa de incremento de ésta fue de 2,7 por ciento. El crecimiento observado en la fuerza de trabajo actual es, pues, muy magro.
Esto hace particularmente extemporáneas las declaraciones iniciales de la ministra del Trabajo tras conocerse las cifras de desempleo, que sugirieron detener la búsqueda de un trabajo si no fuere "estrictamente necesario". Aunque rectificó posteriormente sus palabras, ellas evidencian que la autoridad ha recibido con sorpresa los vertiginosos avances en el desempleo.
La crisis económica actual es mucho más profunda que la asiática. Entonces, los países desarrollados fueron muy modestamente afectados por los acontecimientos en el este de Asia. Esta vez, ellos -en particular EEUU- originaron la crisis. Así, el crecimiento y el comercio mundiales han tenido un fuerte retroceso; hace una década, eso ocurrió con casi nula intensidad.
Es cierto que Chile aprendió de sus crisis pasadas y estaba mejor preparado para enfrentar la tormenta. De hecho, si hubiese mantenido el conjunto de políticas macroeconómicas de 1998-1999, probablemente el desempleo habría crecido todavía más rápido. Con todo, en el contexto actual y si se mantiene una actividad deprimida y se acrecienta la brecha entre el producto potencial y el efectivo, la desocupación seguirá subiendo. Si, por ejemplo, el desempleo llega a 12,5 por ciento y la fuerza de trabajo se mantiene creciendo al 1,9 por ciento anualizado, podría haber 916 mil desempleados.
El alto desempleo que se observará en los próximos meses exige una reflexión profunda. Si bien su evolución está siendo provocada por la crisis en proporción importante, también tiene otros orígenes. En EEUU, a pesar de la crisis, la tasa de desempleo aún no supera el 9 por ciento. La experiencia sugiere, además, que esta tasa bajará rápidamente después de la crisis a tasas que fluctuarán en torno al 5%.
Chile, en cambio, tuvo durante el período 2000-2008 una tasa promedio de desempleo de 9%. Por eso, en momentos de desaceleración rápidamente se superan los dos dígitos. Si a esto se agrega que la tasa de participación laboral es comparativamente baja y no acoge a una serie de personas, especialmente jóvenes y mujeres, es evidente que estamos ante un problema estructural mayor. Sin embargo, no se ha querido abordar una renovación de las reglas del mercado del trabajo. Sin tal esfuerzo, la tasa de desocupación seguirá subiendo fuertemente en crisis venideras, y luego tardará mucho en volver a niveles razonables.

autor : El-Mercurio-de-Chile
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día