Siguenos en:
Jueves
 21 de Febrero de 2019
Portada
El Satélite de la luna
El artículo VI del Pacto de Bogotá
Miércoles,  30 de Marzo, 2011

Que la demanda boliviana de un acceso soberano y útil al Océano Pacífico esté por encima de cualquier diferencia política no está en discusión. Así  lo requiere la mejor suerte del país y así lo exigen la conciencia ciudadana y el mandato constitucional.

Pero, dentro de esa gran estrategia nacional, las tácticas que se utilizan, y se han utilizado, tienen que estar sujetas a la crítica franca y constructiva, con el fin de evitar mayores frustraciones en ese campo.

El presidente Evo Morales acaba de anunciar el recurso a tribunales de justicia internacionales, debido al estancamiento de la negociación bilateral con Chile en lo que respecta a una salida soberana al mar. Para ese fin, en un tiempo récord y por unanimidad, la Asamblea Plurinacional ha ratificado el llamado Pacto de Bogotá, aprobado el 30 de abril de 1948 por los 21 estados miembros de la Organización de  Estados Americanos.

El Pacto de Bogotá es, en síntesis, un mecanismo mediante el cual los Estados miembros de la OEA se obligan a resolver pacíficamente las controversias mutuas, desde la negociación bilateral hasta el proceso de arbitraje internacional confiado a instancias de las Naciones Unidas. Consta de 60 artículos, ordenados en ocho capítulos (http://www.oas.org/juridico/spanish/firmas/a-42.html).

¿Por qué  Bolivia no ratificó el Pacto de Bogotá durante los 63 años de vigencia de ese mecanismo?
No se trató, como algunas autoridades han sugerido,  de un simple descuido, sino de un acto deliberado, fundamentado en una “reserva” presentada por nuestro país en el momento de la aprobación del Pacto. No fuimos los únicos: otros siete países han expresado reservas a algunos artículos y uno (El Salvador) inclusive lo ha denunciado. La reserva de Bolivia se refería al artículo VI el cual, a propósito de los procedimientos de arbitraje internacional,  a la letra dice:
“Tampoco podrán aplicarse dichos procedimientos a los asuntos ya resueltos por arreglo de las partes, o por laudo arbitral, o por sentencia de un tribunal internacional, o que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de la celebración del presente Pacto”.


Aparentemente, los gobiernos y legisladores anteriores entendieron que ese artículo no podía aplicarse retroactivamente, perjudicando así eventuales reclamaciones en torno al problema marítimo. Pero hoy que Bolivia ha suscrito oficialmente el Pacto y ha aceptado el Art. VI, la Cancillería debería explicar al país el alcance de esa decisión.

Además, el art. IV de ese mismo Pacto pone en entredicho la intención del Gobierno de continuar negociando con Chile acerca del mismo tema por el cual se presentará la demanda ante la Corte Internacional de Justicia, que es la instancia prevista por el Pacto para dirimir las controversias, siempre y cuando esa Corte se declare competente. En efecto, el art. IV dice:
“Iniciado uno de los procedimientos pacíficos, sea por acuerdo de las partes, o en cumplimiento del presente Tratado, o de un pacto anterior, no podrá incoarse otro procedimiento antes de terminar aquél”.

Por tanto, para el bien de la estrategia de retorno soberano a las costas del Pacífico, es preciso aclarar el alcance y factibilidad de las tácticas propuestas. Entonces, ¿la convocatoria a expertos internacionalistas y ex cancilleres para asesorar al gobierno no debió haberse hecho antes del anuncio presidencial del 23 de marzo y no después, como se pretende hacer ahora?

*Francesco Zaratti es también lector aficionado de tratados

autor : -Francesco-Zaratti----Físico-------------------------
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día