Siguenos en:
Sábado
 23 de Marzo de 2019
Portada
AGRO AFECTADO POR IMPORTACIONES
La importación de trigo, arroz y maíz, desincentivó la producción nacional de estos alimentos. El contrabando también realiza una competencia desleal a los productores de estos productos que prefieren cambiar de cosecha. Fenca, Promasor y Anapo solicitan semillas, asistencia técnica y créditos que les permitan incrementar el abastecimiento de los productos. Los sectores entrevistados consideran que un potenciamiento les permitiría incluso producir excedentes para llegar al exterior.
Domingo,  10 de Octubre, 2010
AGRO-AFECTADO-POR-IMPORTACIONES

El agro es un sector estratégico para la economía nacional; sin embargo, la importación de alimentos desde otros países, sumado a la falta de incentivo al sector, el contrabando y los factores climáticos afectaron la producción nacional; pero, pese a todo, los productores aseguran que Bolivia tiene la capacidad incluso para exportar, pero para ello es indispensable el apoyo estatal.
Los últimos meses, el desabastecimiento de arroz, maíz y trigo, entre otros, ha motivado al Gobierno la importación de productos desde países vecinos para regular sus precios; sin embargo, la medida antes de ayudar, más bien desincentivó la producción.
“Es una competencia desleal, porque la importación llega con subvención”, destacó David Pérez, vicepresidente de la Federación Nacional de Cooperativas de Arroz.
El sector del arroz ha sido uno de los más afectados. Según Fenca, el 2008 en Bolivia se sembraron 120 mil hectáreas de arroz, pero los bajos precios por las importaciones y el contrabando desincentivaron a los productores por lo que el 2009 se sembraron 100 mil hectáreas y consideran que para este año, la cifra continúe disminuyendo.
“Desde hace tres años estamos con precios bajos. Muchos productores quebraron y decidieron cambiar su siembra”, explicó Pérez.
Similar situación ocurrió con los productores de maíz, un elemento esencial para la producción de pollo y  otros alimentos. Durante el 2008 se sembraron 150 mil hectáreas, pero para el año pasado los sembradíos disminuyeron hasta los 120 mil hectáreas, cifra que se vio más disminuida por la sequía que ocurrió en el sur del país y que empeoró la situación.
“Hubo déficit, pero no por la falta de producción o de capacidad para producir, sino por las políticas de Gobierno que impuso restricciones y por los problemas de abastecimiento de diesel”, explicó Vicente Gutiérrez, vicepresidente de Productores de Maíz, Sorgo y Frejol (Promasor).
Pese a todo a las importaciones, la escasez del producto nacional ha significado un incremento en el costo del producto que de alguna manera puede significar un incentivo para los productores; sin embargo, el problema con el que ahora tropiezan es la falta de semillas para iniciar la siembra. “El trabajo de muchos años se ha desfasado y tampoco hemos recibido ningún apoyo por parte del gobierno”, señaló Gutiérrez.
El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo), Demetrio Pérez, explicó que si bien Bolivia tiene déficit en la producción de trigo, los últimos meses han tenido acercamientos con el Gobierno lo que les ha permitido incrementar el área de producción y el costo por tonelada cosechada.
“Si Emapa seguía comprando a Argentina, estaba beneficiando a productores de trigo de ese país, pero ahora ese apoyo es para los productores nacionales”, explicó Pérez.
De esta manera, los productores al recibir un mejor precio por tonelada se sienten incentivados por lo que se espera que de las 117 mil hectáreas sembradas el 2009, se incrementen a 130 mil para hasta terminar la presente gestión.
Para la Cainco, la solución para estos problemas pasa por incrementar el área de siembra y al mismo tiempo la producción. “La solución para abastecer el mercado nacional no sólo debe pasar por la importación, sino buscar soluciones a mediano y largo plazo”, destacó Eduardo Paz, presidente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco).

Venezuela importa miles de millones de dólares

Las importaciones agroalimentarias en Venezuela se incrementaron considerablemente los últimos años. Según medios de comunicación de ese país, el 2009 se importaron cerca de 11 mil millones de dólares en la compra de alimentos del exterior, el monto sería financiado por Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA).
Para muchos lo que pasa en Venezuela es el mejor ejemplo de lo que podría pasar sin una importación consensuada de alimentos.
Hace el 2003 Venezuela era autosuficiente en la producción de carne y leche, el año pasado importó 52% del consumo interno. En cuanto a la leche, desde otros países llega al país caribeño el 63.9% de lo que necesita para su consumo.
El año pasado se importó 300 mil toneladas de maíz blanco por primera vez en 20 años. Se importó  250 mil toneladas de arroz blanco, un producto que antes tenía excedentes que iban a Colombia.
La situación actual según cifras extraídas de Cámara de Importación de Divisas y el Banco Central de  Venezuela en 2007 se gastaron 3.600 millones de dólares en importaciones agroalimentarias. En 2008 la cifra aumentó a 7.500 millones de dólares y en 2009, según datos ofrecidos por Jorge Giordani, 11.000 millones de dólares. / eluniversal.com

punto de vista

GARY RODRÍGUEZ
IBCE

‘El agro es muy sensible’

Un país que quiera preciarse de soberano y digno tiene que construir una autosuficiencia alimentaria incentivando con políticas a su sector productivo y para ello es indispensable la señal del Estado.
A lo largo de las últimas décadas hemos tenidos valiosas experiencias en azúcar, alcohol, aceites y grasas y también maíz.
Hoy podemos decir con mucho orgullo que Bolivia no sólo se autoabastece, sino que genera saldos de exportación para que el mundo se alimente en base al esfuerzo de productores bolivianos.
Fijar costos máximos en la venta de algunos productos, prohibir las exportaciones se ha traducido en la disminución del área de siembra de muchos productos y en el caso del maíz es un insumo básico para la producción de pollos.
Bolivia era totalmente autosuficiente con sus alimentos pero la elevación de precios derivó en la importación que realizó el Gobierno y a esto se sumó la competencia desleal del contrabando.
El sector agrícola es muy sensible, no tiene ningún seguro que garantice su producción. Siembran mirando al cielo, para que la naturaleza les permita sembrar su semilla, luego les permita desarrollar su producto y con el acompañamiento de la luz y el agua, que luego les permita recoger su producción, eso es un esfuerzo de meses.
Estos agricultores que dependen tanto del clima, son golpeados por los aspectos climatológicos y si ha ello se añade las condiciones de venta en el mercado interno y no se les deja exportar, se desincentivan.
Bolivia cuenta varios pisos ecológicos con climas, microclimas, tecnología y gente capacitada para ser autosuficiente pero faltan buenas políticas para incentivar la producción y exportar.

ARROCEROS PIDEN FRENAR EL CONTRABANDO

Contrabando • Controlar el contrabando especialmente desde Argentina es el principal pedido que tiene la Federación Nacional de  Cooperativas de Arroz y que les permitirá mejorar el precio del producto en el mercado interno pero a su vez incrementar su producción.

Apoyo técnico • El aspecto técnico es otro factor clave que consideran los productores arroceros esencial para incrementar su producción. Si bien los métodos que ellos utilizan han mejorado con el tiempo un mayor apoyo les permitirá optimizar costos y un mejor rendimiento por hectárea cultivada.

Exportación • En Fenca se animan a garantizar no sólo la producción para abastecer el mercado nacional, sino también aseguran que pueden producir para exportar pero requieren el apoyo del estado.

PROMASOR PIDE ACERCAMIENTO Y SEMILLAS

Análisis técnico • La Asociación de Productores de Sorgo, Maíz y Frejol, sugieren al gobierno un primer acercamiento para que puedan conocer la realidad del sector y a partir de ahí coadyuvar para mejorar la producción y de esa manera garantizar el abastecimiento del maíz para el país.

Maíz • Una solución inmediata pasa por el abastecimiento de la semilla. En Promasor señalan que actualmente el precio de una bolsa que sirve para el cultivo de una hectárea tiene un costo de 100 dólares, lo que desanima a muchos productores por el costo que significaría una producción a gran escala y los problemas climáticos que podrían sufrir.

Créditos • Un crédito blando para la etapa de presiembra es otra solicitud del sector.

ANAPO PIDE POTENCIAR EMAPA

Potenciar Emapa • El pedido de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas (Anapo), es potenciar a  Emapa que actualmente les compra gran parte de su producción a 320 dólares la tonelada. Son precios subvencionados por el Estado pero que al tener mejor precio les permite a los productores mejorar su producción. Anteriormente ese dinero llegaba a productores argentinos que se beneficiaban de la subvención.

Créditos de fomento • Otro aspecto fundamental pasa por el acceso a créditos de fomento para de esa manera poder ampliar el área de producción. 

Impuestos • Otra propuesta de Anapo tiene que ver con la liberación de aranceles para la importación de insumos como los fertilizantes, entre otros.

Acerca del autor:
Gustavo-Fernando-Jimenez-Gonzalez
Gustavo Fernando Jimenez Gonzalez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día