Siguenos en:
Sábado
 6 de Marzo de 2021
Portada
Entrevista: Branko Marinkovic
'Ahora sólo pienso en reactivar la economía y en generar empleo para los bolivianos'
Gestión. El nuevo ministro de Planificación, habla de los desafíos que tiene este momento. Menciona sus objetivos personales y profesionales al haber aceptado ser miembro del Gabinete Ministerial. Asegura que no tiene tiempo para la “politiquería”.
Martes,  18 de Agosto, 2020
-Ahora-solo-pienso-en-reactivar-la-economia-y-en-generar-empleo-para-los-bolivianos-

El pasado cinco de agosto, mientras el país se aprestaba a recibir el 195 aniversario de su fundación y la tensión se apoderaba de las carreteras del país, que empezaban a ser bloqueadas por distintas fuerzas ligadas al MAS, la presidenta Jeanine Áñez tomó juramento al empresario y líder cívico de Santa Cruz, Branko Marinkovic, como ministro de Planificación del Desarrollo.

“Traiga su prestigio de empresario correcto a la administración pública y trabaje con transparencia y de cara al pueblo”, le dijo la mandataria en el acto de su posesión.

Marinkovic fue impulsor de la Autonomía y de las luchas cruceñas. Él reivindica la autonomía por la que votaron los departamentos de todo el país, en particular la de Santa Cruz, que en el 2006 convocó a más de un millón de personas al pie del Cristo Redentor en esa ciudad y fue aprobada en un cabildo que no tiene antecedentes en la historia reciente del país. 

En su momento, él planteó que aquella era una autonomía que fortalecía a la unidad de Bolivia. Según Marinkovic, “la verdadera autonomía fortalece la economía de los departamentos y la solidaridad entre los departamentos”. 

En su discurso del Cabildo del Millón, él insistió en que ve a Bolivia como una gran familia, con nueve hijos: “cuando sus departamentos se fortalezcan, Bolivia se fortalecerá, porque en una gran familia, cuando a los hijos le va bien, a la familia entera le va mejor”.

Ahora, 13 años más tarde, en una larga conversación que sostuvo con este medio, el exlíder cívico aclaró que “la verdadera autonomía se puede desarrollar únicamente en una sociedad con libertad y democracia; y, por eso, la lucha por la autonomía fue y seguirá siendo una lucha por la democracia, lo mismo que la lucha por la democracia fue y seguirá siendo una lucha por la autonomía”. 

Branko, como lo conocen en Santa Cruz, conversó con este medio a 12 días de haber asumido el cargo.

P. 10 años fuera del país. ¿Cómo fue el exilio?.
B. M.: Diez años de exilio es una experiencia dura. Pero no tengo rencor alguno contra nadie. Me atacaron por mis principios que son la democracia y la autonomía. Y son principios que bien valen diez años de exilio. 

Hoy me siento contento de volver a mi patria y volver a ver a mi madre y a mi familia. Y por supuesto me siento también muy agradecido con la gente que me ha abierto los brazos con tanto cariño. 

Por delante queda la esperanza y el desafío de seguir empujando entre todos para el mismo lado: el lado de la democracia, el lado de mejorar la salud y el lado de crear empleo.  

Quiero aportar con fuerza para que nunca más un boliviano sufra por falta de democracia. Quiero aportar para que el odio y la división queden atrás. Aportar para que, como bolivianos y como cruceños, nos concentremos en la meta común de sacar nuestra sociedad y nuestra economía adelante. Hay que mirar el futuro.

P.  ¿Qué aprendió en el exilio?.
B. M.: Dos cosas básicas. La primera, que los pueblos dignos prefieren las democracias a las dictaduras. Es decir, los pueblos prefieren la causa justa. 

Como usted sabe en Bolivia y en el mundo, todo el siglo XX hubo un debate muy duro, que ha costado vidas, entre dictaduras de derechas o de izquierdas y democracias republicanas. 

Mi padre fue un perseguido de la dictadura comunista. Y mire, a esta altura del siglo XXI, está claro en Latinoamérica que ese debate lo han ganado las democracias republicanas. 

La razón es sencilla. Nuestros pueblos no quieren dictaduras populistas. Probaron y ya saben que no es el camino que quieren. No funciona para la gente el camino que impulsó Castro, Chávez, Maduro y en su estilo, Morales. Los pueblos quieren democracia y quieren libertad. 

Yo entendí mi exilio como producto de esa lucha. Y una cosa es saberlo en la teoría y otra vivirlo. La experiencia del exilio me enseñó el valor de la democracia y de la causa democrática para Bolivia y para el continente. 

Pero además, el exilio me enseñó la enorme importancia de la tolerancia como valor de la democracia. 

Hay rivales a los que debemos derrotar en política, por ejemplo al MAS, pero no hay un solo boliviano que en la Bolivia democrática salga sobrando. Eso jamás. En la Bolivia democrática que queremos construir entre todos y en la Santa Cruz generosa que estamos construyendo entre todos, hay sitio para todos, cada uno de los bolivianos que estén listos para trabajar, progresar, respetar las leyes y los derechos del prójimo. Bolivia es un país hermoso donde cabemos todos.

P. Ahora es un ministro de Estado, en una de las carteras más técnicas del Gabinete Ministerial. ¿Cómo y qué momento es que decide aceptar el Ministerio de Planificación?.
B. M.: Siempre hay dos formas de encarar los desafíos, con decisión o con tibieza. Y yo asumí este desafío con decisión y con compromiso por el país. 

Mis padres llegaron a Bolivia muy jóvenes y trabajaron sin descanso durante toda la vida. Ellos me enseñaron algo básico: los desafíos se enfrentan con decisión, con respeto y con humildad. Y eso es lo que hago ahora, desde el Ministerio de Planificación del Desarrollo. ¿Cuáles son los desafíos? Crear empleo, reactivar la economía y ayudar en la lucha con el coronavirus. ¿Cuál es la actitud? Hacerlo con decisión. 

Mire. Este es un momento muy difícil para los bolivianos. El actual Gobierno encontró un sistema de salud descuidado y muy deteriorado. Y por eso la tarea de enfrentar la pandemia es doblemente dura. Pero además la herencia del despilfarro de Evo y luego la misma pandemia, trajeron una situación económica muy difícil para los hogares bolivianos. Falta de ingresos, falta de buenos trabajos y en muchos casos, hambre. Son retos enormes y la misión que tengo desde el Ministerio es contribuir con firmeza para superar esos retos.  

Ya me conoce. Yo sé trabajar. Tengo una larga y sólida experiencia empresarial. Y quiero contribuir con esa experiencia para ayudar a las familias bolivianas a enfrentar las consecuencias de la pandemia. 

Es la hora de impulsar oportunidades, de ser creativos y de unirnos para impulsar oportunidades económicas. Pero también quiero contribuir al proyecto de la presidenta para mejorar la salud. Desde el Ministerio tenemos el trabajo de buscar financiamiento para la salud y para la lucha contra el coronavirus. 

En suma, quiero poner toda mi experiencia y mi energía para que la salud y la economía del país vayan saliendo adelante. 

Por eso, el momento en que la presidenta me invitó a su Gabinete, acepté sin dudarlo. 

Ella es una persona que veo trabajar con mucha dedicación y con un gran sentido de la solidaridad para ayudar a la gente. Fíjese que hasta ahora la presidenta ha creado tres bonos para ayudar a los hogares bolivianos y ahora está peleando por el cuarto, el Bono Salud, buscando que los asambleístas del MAS liberen el dinero para pagarlo.

P. Muchos lo critican y dicen que usted aceptó ser ministro sólo para tener poder, porque dinero ya tiene. Otros dicen que fue para proteger sus intereses y casi todos dicen que éste no era el momento para asumir un Ministerio, en un Gobierno transitorio que enfrenta problemas y más problemas ¿Qué opina sobre eso?. 
B. M.: Estoy aquí para trabajar por Bolivia. ¿Cuándo es el mejor momento para ayudar a la gente? ¿Habrá un momento mejor que éste para ayudar a reactivar la economía de Bolivia? ¿O para crear fuentes de trabajo para los bolivianos? Si no es ahora, ¿cuándo? 

Mire, yo creo que la mejor forma de hacer cosas por el país y por la gente es dejar de lado la politiquería y trabajar unidos: con decisión, con respeto y con humildad.

P. Este Gobierno acaba en diciembre. ¿Qué va a hacer después?.
B. M.: Desde donde me toque, siempre voy a hacer lo que sé hacer: trabajar, crear oportunidades impulsar la democracia e impulsar la autonomía.

P. Dicen que usted se postulará a la Gobernación o a la Alcaldía de Santa Cruz. ¿Ha pensado en eso?.
B. M.: Por ahora prefiero concentrarme en cumplir con mi trabajo de la mejor forma posible. Estoy entregado a elaborar planes de corto y medio plazo para salir de este quiebre en la economía, que es el resultado de la pandemia. 

Ya veremos lo que viene a futuro. Lo que haga será bajo los mismos principios. Crear oportunidades e impulsar la democracia y la autonomía. Son los caminos correctos para unificar a los bolivianos, son los caminos correctos para crear empleo, son los caminos correctos para atender necesidades como la salud y en suma son los caminos correctos para sacar nuestras sociedades adelante.

P. ¿Descarta postularse en las Subnacionales?.
B. M.: No descarto ninguna misión desde donde pueda ayudar a la gente. Sin embargo, por ahora soy ministro de Planificación y mi cabeza está puesta en cumplir esas funciones lo mejor que se pueda.

El Día eldia@eldia.com.bo
Acerca del autor:
Redaccion--El-Dia-
Redacción El Día
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día