Siguenos en:
Martes
 1 de Diciembre de 2020
Portada
Editorial
Hay que recuperar la credibilidad
Jueves,  7 de Mayo, 2020
Hay-que-recuperar-la-credibilidad

En algunos países europeos han comenzado a abrir los centros comerciales, pero los clientes no quieren ir. Tiene miedo de contagiarse. También se han abierto las escuelas y se reanudan las clases, pero los padres evitan mandar a sus hijos. El temor es muy grande y seguramente tomará tiempo hasta recuperar la confianza, la tranquilidad de sentirse a salvo como ocurría antes de esta pandemia. Volver a la normalidad será un proceso más o menos prolongado y se necesita ir adaptándose de a poco. La gente llegará a la conclusión de que “sólo se trata de vivir”, como decía una vieja canción.

Pero todos tenemos que seguir comiendo, vistiendo y aprendiendo, así que los colegios, los restaurantes y las tiendas tienen la vida asegurada y su continuidad dependerá de cómo se acomoden a los nuevos hábitos de consumo, a los retos que plantea la educación digital y las formas que irá adquiriendo el relacionamiento entre las personas, que hoy está caracterizado por el distanciamiento y el confinamiento.

Los que sí deben preocuparse por esta crisis de confianza, esta debacle de la credibilidad son los políticos, el estado y las instituciones públicas. De pronto el ciudadano ha descubierto que toda esta organización que mantenemos con nuestros impuestos, que detenta los mayores privilegios, que maneja cuantiosos recursos, que dispone de la justicia, la seguridad, las armas, de la vida y el destino de las naciones, no está diseñada para cuidarnos, para proteger lo más elemental que es nuestra salud y que luce inerme frente a una amenaza que no pudo anticipar y menos prevenir.

La población ha descubierto que la política tenía sus propias prioridades, muy alejadas de las necesidades de quienes confían en un modelo de organización social supuestamente destinado a garantizar el bienestar de todos, el bien común o como se decía en Bolivia, “el buen vivir”. Los bolivianos sabemos hoy mejor que nadie que esa fue apenas una garantía para pequeños grupos que usaron y abusaron de los bienes públicos y que protagonizaron una verdadera orgía de derroche, ostentación, lujos y veleidades.

La reacción que se observa en Dinamarca, Italia o en Inglaterra, muestra claramente que la gente pone a la vida y a la salud como principales prioridades, pero hay líderes que siguen empeñándose en salvar otras cosas primero, están preocupados en cuidar sus espacios de poder, en mantener sus vicios en plena emergencia y en seguir intentando adaptar sus ideologías a un evento que no figuraba en ningún manual ni ninguna profecía.

En Bolivia hemos salido de un periodo en el que se dilapidó descaradamente esa credibilidad política, esa confianza en el estado y ese crédito que merecen las instituciones públicas. La misión de los actuales gobernantes es recuperarla y mucho más todavía en las actuales circunstancias que muestran cómo la opinión pública está especialmente sensible cuando se trata del uso de los bienes públicos.

En Bolivia hemos salido de un periodo en el que se dilapidó descaradamente esa credibilidad política, esa confianza en el estado y ese crédito que merecen las instituciones públicas. La misión de los actuales gobernantes es recuperarla y mucho más todavía en las actuales circunstancias que muestran cómo la opinión pública está especialmente sensible cuando se trata del uso de los bienes públicos.

Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día