Siguenos en:
Jueves
 19 de Septiembre de 2019
Portada
La víctima fue envenenada, quemada y desmembrada por su supuesta pareja
El 'diablo' se me entró y lo maté se enojó porque le entregó Bs 30 de su renta
Horror. La Policía estableció que los móviles del horrendo asesinato fueron el robo de dinero y artefactos de la víctima.
Miércoles,  11 de Septiembre, 2019
El--diablo--se-me-entro-y-lo-mate-se-enojo-porque-le-entrego-Bs-30-de-su-renta
Ref. Fotografia: Implicación. El padre de la mujer asesina fue dejado en libertad por la justicia.

Era una relación “sentimental” a escondidas que solo buscaba un interés común, sacarle dinero y apropiarse de su renta Dignidad que mes a mes cobraba y le entregaba sagradamente a Elizabeth Peña y Lillo Hernández. La mujer de 46 años, hasta ese momento era una incógnita en la familia de don Freddy Baldivieso Hoyos conocido como 'Don Chiripa'. 

Sin embargo, casi a diario, una mujer se comunicaba a su celular, lo que llamó la curiosidad de sus hijos quienes le preguntaban con quien platicaba demasiado, pero Freddy prefería guardar silencio o hacerse el desentendido. Su hija, que vivía con él, por curiosidad decidió vulnerar la privacidad de su padre y agendar el número desconocido de la persona que lo llamaba.

Este detalle a la postre significó de gran ayuda para esclarecer el macabro asesinato de don Chiripa, que el 2 de septiembre fue envenenado, quemado y desmembrado por la mujer con quien sostuvo esta supuesta relación amorosa por un tiempo. 

Desconocen su relación. Sus hijos declararon que jamás conocieron a Elizabeth y desconocían que sea pareja de él, porque gran parte de su tiempo pasaba en su domicilio de la calle Quijarro del barrio El Dorado. Lo que supuestamente comenzó como una historia de amor entre una mujer de 46 años acabó como un macabro plan de muerte que segó la vida de Don Chiripa de 76.

Las últimas semanas, la mujer se encontraba molesta porque Freddy comenzó a recortarle dinero de su renta Dignidad. 

Los investigadores afirmaron que el día de su muerte, el hombre de la tercera edad, salió y se dirigió hasta la vivienda de Elizabeth ubicada a poco más de 7 cuadras de la vivienda de él. Al llegar, la mujer lo invitó a pasar a su sala. Allí le volvió a insistir que necesitaba dinero para sus gastos y Baldivieso sacó 30 bolivianos de su bolsillo y se los entregó en sus manos. Ella lo tomó como una ofensa y después de discutir planeó suministrarle un somnífero para dejarlo dormido. Luego decidió sacarle la llave de su casa e ir a sustraer sus cosas de valor. Hasta ese momento, el macabro plan parecía salir a pedir de boca pues llevó carne con veneno para matar a los perros.

Dejó bastante evidencias. Una vez consiguió el objetivo de ingresar al domicilio de Freddy, aprovechando que su hija mayor se encontraba en su trabajo, contrató a un camión de mudanzas para lo cual se apersonó personalmente al 6to anillo de la Virgen de Lujan donde tomó contacto con el chofer Adrian Cruz a quien le contrató para cargar unas cosas y llevarlo hasta una cancha. En la vivienda cargaron una heladera, dos televisores, una camas de dos plazas, una computadora portátil entre otros enseres de valor. La mujer a fin de tratar de evitar que el camión llegara hasta su vivienda y descubrieran su plan, le indicó que descargaran las cosas en una cancha deportiva del barrio El Dorado a la intemperie. Allí contrató los servicios de otro vehículo y llevó los artefactos hasta su domicilio. Mientras que en su vivienda, mientras Freddy seguía adormecido descansando por el somnífero suministrado. Ya en casa y con los objetos robados, Elizabeth al no saber que hacer con el hombre y temerosa que la denuncie decide darle raticida en jugo de frutas.

Cuando se percató que ya no respiraba decide llevarlo hasta su patio trasero para luego comprar diesel y prenderle fuego. Al ver que no pudo deshacerse del cuerpo, sacó un machete y al estilo de los cárteles mexicanos lo cercena arrancándoles los brazos, piernas y la cabeza. “No se que paso ese momento, el diablo se entró y lo maté”, fueron sus argumentos de la mujer asesina.

Desaparición y robo. El caso en principio fue direccionado por la familia como robo pero preocupó que el dueño de casa desaparezca casualmente el mismo dìa. 

La única pista que la Felcc tenía, era la grabación del camión utilizado en la mudanza. El conductor al verse involucrado y que su vehículo fue utilizado en un robo decidió presentarse voluntariamente a la Felcc para aclarar su participación y que nada tenía que ver en la desaparición del hombre. Ese momento, el número de celular que agendado por la hija de la víctima en su libreta permitieron identificar a Elizabeth como la persona que llamaba con frecuencia a Freddy. Con esa pista, la Policía llegó hasta su domicilio donde casualmente encontraron afuera del inmueble las cosas robadas a la víctima. La mujer ingresó en contradicciones y mostró su nerviosismo dando lugar a la Felcc a considerarla como la principal sospechosa. Horas después, al verse acorraladas por las evidencia encontradas en su vivienda decidió aceptar una salida alternativa de un procedimiento abreviado y aceptar una pena de 30 años por el delito de asesinato.

120 Bolivianos 
canceló la mujer al camión de mudanza por el trabajo.

250 Bolivianos
cobraba cada mes la víctima y le daba plata a su agresora.

Acerca del autor:
Redaccion--El-Dia-
Redacción El Día
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día