Siguenos en:
Jueves
 22 de Agosto de 2019
Portada
Su relación de amistad y nexos con el narcotráfico tumbaron al exjefe de la FELCC en Santa Cruz
Pedro, el poderoso narco que se infiltró en la Policía y gozó de protección
Investigado. El 2015, un juez de Brasil ordenó su captura internacional tras ligarlo a una red de narcotraficantes.
Miércoles,  8 de Mayo, 2019
Pedro,-el-poderoso-narco-que-se-infiltro-en-la-Policia-y-gozo-de-proteccion
Ref. Fotografia: Escándalo. Esta es la fotografía madre de quienes viajaron con Pedro Montenegro, se la tomaron en Cartagena, Colombia, en el mes de marzo pasado.

Nadie explica cómo edificó su imperio y se incrustó en el seno de la Policía Boliviana, donde tejiendo amistades hasta en el Poder Judicial con el propósito que le brinden protección y extender sus negocios ilícitos. Pedro Montenegro Paz, de 38 años, o también conocido como Pedro Hoffmann Sainz, nació el 26 de marzo de 1981 en Santa Cruz. Ingresó a estudiar a una universidad privada administración de empresas pero abandonó la carrera. El 2009, retomó sus estudios y se graduó el 2014 en la carrera de Ciencias Jurídicas (derecho). Años después, el 2018 recibió su título de abogado en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM) con una calificación final de 80 sobre 100 puntos, confirmada por el vicerrector de la universidad, Oswaldo Ulloa. 

Amistades y nexos. Era conocido en el medio como un próspero empresario que tenía una tienda de ropas y estaba vinculado a otras actividades comerciales que supuestamente le generaban ingresos. Incluso llegó a ser presidente de su comparsa Niquelados, cuyas bebidas, carnes y música corrieron por cuenta de él en señal de agradecimiento, afirmó una fuente a este medio. Siempre se mostró como una persona desprendida que le gustaba hacer amigos y más aún si eran policías o jueces con cargos importantes.

El 2013, medios brasileños dieron a conocer acerca de la desarticulación de una red de narcotraficantes en San Pablo, Brasil, durante la operación Monte Pollino en el aeropuerto de Guarulhos, que se ejecutó después de descubrirse en Europa un cargamento 1,3 toneladas de cocaína que fue valuada en más de 60 millones de dólares.

Los operaciones fueron simultáneas al igual que en Italia donde se detuvieron a 12 personas.

Desde ese momento, el nombre de Pedro Montenegro Paz retumbó como miembro activo de la red de narcotraficantes internacional. 

Según la estructura criminal, Pedro era el encargado -junto con otras personas- de acopiar la droga en Santa Cruz para su posterior traslado a Brasil. Sin embargo, para extender sus redes, Pedro comenzó a hacer amistades con efectivos policiales de cargos importantes. Hay versiones no oficiales, que indican que Montenegro se asoció con el excapitán de policía Fernando Moreira para concretar sus negocios.

Orden de captura. Ya en ese entonces, Montenegro sabía que contra su persona pesaba un sello rojo y orden de captura internacional emitida por un juez brasileño que lo vinculó a una peligrosa organización criminal de narcotraficantes. El circular con sello rojo llegó hasta Interpol -Bolivia, el 21 de julio del año 2015, en el cual alertaba a las autoridades policiales que Montenegro formaba parte de un cártel brasileño que abastecía de cocaína a la mafia italiana Ndrangheta, por el cual le abrieron un proceso por el delito de tráfico internacional de drogas y requerían su inmediata captura.

El grupo delictivo operaba transportando por tierra toneladas de cocaína peruana y boliviana a la región de Campinas, en el interior del estado de Sao Paulo. Desde allí, la droga era enviada en buques a puertos europeos donde la recibía la mafia calabresa, señalan los informes. 

Relaciones peligrosas. Mientras todo esto sucedía, Pedro amasaba riqueza y multiplicaba a diario sus amistades, particularmente con jefes policiales, jueces y hasta fiscales. Una fuente reveló que su estrecha amistad con Moreira unió lazos con el excoronel Gonzalo Medina. Sus constantes invitaciones a su lujoso inmueble en el residencial barrio Las Palmas le sirvieron para solventar una estrecha amistad, lo que significó la caída del poderoso investigador de la Felcc. El extraditable llegó incluso a ser condecorado en dos gestiones por Medina en agradecimiento a las ampliaciones que se encaró en la Felcc con una sala de conferencias y el mejoramiento de varios ambientes, aunque la exautoridad dijo que lo condecoró por haber donado un juego de living. 

Cae Medina. En marzo pasado, un reporte de Inteligencia de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico alertaba del viaje de Medina hacia Panamá supuestamente a concretar un envío de 40 kilos de cocaína. Un medio impreso cochabambino publicó la nota seguido de un audio que se filtró de una conversación entre el exgeneral de la Policía Rómulo Delgado, cesado sorpresivamente de sus funciones, y el director nacional de la Felcn, Maximiliano Dávila, en el cual el general intentaba comprender por qué el Ministro lo cesó de funciones, Delgado dejó entrever que la investigación contra Medina le costó el cargo, pero este extremo fue negado por el ministro de Gobierno, Carlos Romero, quien justificó que había cierto descontrol policial.

Al día siguiente, la denuncia se complicó aún más cuando una fotografía madre circuló en las redes sociales donde se mostró a Montenegro, su esposa, el capitán Moreira, su esposa, el mayor Kurt Brun Ríos su esposa y el abogado e hijastro de Medina, Robin Justiniano Merubia y su pareja. A partir de la publicación, el escándalo policial no cesó, pues se filtraron varias fotografías de Montenegro con jefes policiales de alto y bajo rango. Dircabi ha detectado que Montenegro tiene a nombre de otras personas al menos 25 inmuebles.

19 Mil dólares
Pagó Montenegro a 18 personas para viajar a Colombia.

5 Personas
Dentro de la investigación de narcovínculos se hallan detenidas.

Montenegro y su relación con la temida mafia calabresa

Según publicación del diario El Sol de Pando, la Policía Federal del Brasil asegura que las incautaciones en ambos continentes causaron una gigante pérdida económica al Cártel de Calabria. “De hecho, la cocaína se pagó en Sudamérica a un precio base de alrededor de 4 mil euros por kilogramo, por lo que las compras que fallaron tuvieron un costo de más de 6 millones de euros. Al mismo tiempo, si aquella droga incautada hubiera sido procesada y puesta en el mercado, habría producido unos 200 millones de euros al por mayor y 400 millones de euros al por menor”, indica un informe policial al cual este diario tuvo acceso exclusivo. El narcotraficante Pedro Montenegro Paz, pese a que Interpol lo buscaba desde 2014, forma parte de un nuevo cártel del narcotráfico internacional vinculado a la temible mafia italiana Ndrangheta. El boliviano, hoy prófugo, junto con el montenegrino Mario Vucinic era encargado de proveer la droga a una red montada en Brasil para su envío a Europa por ultramar, mediante gigantescos containers, en coordinación con el chileno Rayko Milan Tomasín Rivera; todos ellos bajo la protección policial de dos jefes de la Felcc en Santa Cruz: el coronel Gonzalo Medina Sánchez y el capitán Fernando Moreira Morón, refiere la nota periodística. La información obtenida por Sol de Pando en fuentes reservadas de la Policía Federal del Brasil, indica que la participación boliviana en este nuevo cártel estaría compuesta al menos por otros tres individuos, además de Montenegro Paz, identificados con los alías de “Chavo”, “Caballero” y “Black”. Uno de ellos, “Black”, sería el policía boliviano Fernando Moreira, y el otro, “Chavo” o “Caballero”, sería uno de los nicks utilizados por Robin Justiniano, el hijastro de Medina que también fue “condecorado” por la Felcc de Santa Cruz junto a Pedro Montenegro.

Acerca del autor:
Redaccion--El-Dia-
Redacción El Día
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día