Siguenos en:
Martes
 18 de Diciembre de 2018
Portada
Residió en Bolivia
Criminal legendario cae finalmente en Brasil
Famoso. Huyó de España en 1991 y de Palmasola en 2001. Cayó en Sao Paulo.
Sábado,  8  de Diciembre, 2018
Criminal-legendario-cae-finalmente-en-Brasil
Ref. Fotografia: Repudio. La matanza de Atocha movilizó a España en 1977. Arriba, la imagen de García Juliá al momento del crimen. Abajo, una foto de su paso por el penal de Palmasola en los '90.

El español Carlos García Juliá, detenido en Sao Paulo por su participación en el atentado de 1977 contra un despacho de abogados en Madrid, vivía en Brasil desde hacía casi dos décadas, era conductor de Uber y se escondía bajo una identidad falsa venezolana, informaron fuentes policiales.
 
Escape en 1977. El antiguo militante del partido español de ultraderecha Fuerza Nueva cumplió 14 de los 193 años de prisión a los que fue condenado en 1980 por cinco asesinatos y cuatro intentos de homicidio en el despacho laboralista de Comisiones Obreras, en el número 55 de la calle Atocha. Fueron asesinados los abogados Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz y Francisco Javier Sauquillo, así como el estudiante de Derecho Serafín Holgado y un administrativo, Ángel Rodríguez Leal.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que formaba parte del despacho de abogados atacado en 1977 pero no estaba allí en el momento de la matanza, señaló hoy sobre la detención que "lo mejor que puede pasar es que el círculo de la justicia se cierra".

Rumbo a Bolivia.  En 1994, tras cumplir 14 años de pena, García Juliá recibió un permiso para viajar a Paraguay por una oferta de trabajo, pero la decisión fue revocada poco después y España solicitó su regreso inmediato para terminar de cumplir la pena.

El condenado, de 63 años y que tenía 24 cuando cometió la matanza, desapareció e inició entonces un periplo de fugas por Latinoamérica.

Desde su desaparición en Bolivia, donde vivió un tiempo y había sido encarcelado por un delito relacionado con el narcotráfico, se detectó su presencia en Chile, Argentina, Venezuela y Brasil, por donde se movía al disponer de documentación a nombre de otras personas, indicó la Policía española. 

Estuvo preso en Palmasola desde 1994. Según un informe del canal La Sexta de España, en 2001 su país solicitó la extradición, pero en un permiso logró huir y no se supo de él oficialmente hasta su detención esta semana.

Vida normal.  En el número 156 de la calle Vitorino Carmilo, a pocos kilómetros del centro de Sao Paulo, vivía hasta su arresto el miércoles Carlos García Juliá, conocido por sus vecinos como Genaro Antonio Materan, un señor "amable", "discreto" y "educado".

Desde hace un año, García Juliá, condenado a 193 años de cárcel en España y prófugo de la justicia internacional desde 1994, vivía junto a su pareja, Ray, de nacionalidad brasileña, en una zona de la capital paulista marcada por la inseguridad.

"Esa situación es irreal, estoy muy confundida aún. He descubierto todo por el informativo, por internet. Todo ha cambiado de un día para el otro", dice a Efe Ray, quien mantenía una relación sentimental con García Juliá desde hace año y medio y cuya hermana alquila el inmueble que compartía con él.

"Toda mi vida se ha visto afectada y, de repente, él se ha vuelto una persona totalmente extraña", asegura esta mujer brasileña, de unos 40 años y que trabaja como empleada doméstica en la capital paulista.

Tras ser detenido el miércoles por tres agentes de la Policía Federal brasileña, García Juliá hizo una rápida llamada telefónica a Ray para tranquilizarle y advertirle de que no había "cometido crímenes en Brasil, solo en España".

"No tenía idea de qué estaba pasando, el abogado tampoco quiso darme más detalles. Yo tenía tan solo 10 años cuando todo pasó", recalca Ray.

 

EFE eldia@eldia.com.bo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día