Siguenos en:
Domingo
 19 de Agosto de 2018
Portada
Nació un año después de la revolución rusa
Serapia, una vida de 100 años
Postura. Nació en la comunidad de Pilata, municipio de Pocona de Cochabamba. Radica en Montero y aún reta a la vida por más de un siglo.
Domingo,  12 de Agosto, 2018
Serapia,-una-vida-de-100-anos
Ref. Fotografia: Mirada. De rostro febril y con un trajín marcado por los años, Serapia recibió todos los afectos posibles de sus hijos, nietos, bisnietos y tataranietos.

Aún bien aplomada, con la mirada serena forjada por el trajín de su propia historia y todavía caminando, Serapia Mariscal Morató cumplió el pasado lunes, 6 de agosto, 100 años de vida. Tan sencillo como suena: "Un siglo radiante como lo estamos viendo", dice Juvenal Morató uno de sus dos hijos que aún viven de los cinco que tuvo. 

La celebración tuvo lugar en la ciudad de Montero, lugar donde asistieron sus dos hijos vivos, al menos parte de los 11 nietos, 19 bisnietos y más de una veintena de tataranietos. "Estoy feliz de esta fiesta que me hacen, pensaba festejar con mis amigos que no los veo, pero aquí llegaron muchos de mi familia", expresó en pocas palabra, en su lengua quechua a El Día. 

Una vida de un siglo. “Doña Serapia”, como se la conoce desde siempre, nació en 1918, cuando la república independiente y soberana de Bolivia, transitaba camino hacia el centenario y un año después de la revolución rusa.

Su natalicio fue, además de cuna humilde, en la recóndita comunidad de Pilapata, del cantón Wayapacha del Municipio de Pocona, provincia Carrasco de Cochabamba. Gran parte de su vida pasó en el campo, en su comunidad de donde emergió a mitad del siglo pasado como comerciante de alimentos. 

"Mi madre toda la vida se dedicó a traer papa, oca, maíz, trigo hacia Santa Cruz y de aquí llevar arroz y azúcar. Mientras casi todos sus hijos, atraídos por la zafra de los años '50 nos hemos venido tras mi tío Efraín Mariscal, quien fue fundador  de la Colonia Aroma (comunidad ubicada en el municipio de Saavedra)", relata Juvenal, su hijo de 74 años. 

Serapia, fue la segunda hija de los esposos: Fermín Mariscal Morató y Casimira Morató. Sus hermanos fueron Francisco, Arturo, Efraín y Teodocia Mariscal.

Ella se dedicó gran parte de su vida a la agricultura y al comercio de sus productos junto a su esposo, Teófilo Morató. De dicho hogar nacieron cuatro hijos Morató Mariscal: Hortencia, Quiteria, Juvenal y Prudencia. En cambio, Saúl Mariscal Mariscal, es el último y el único hijo de su segundo matrimonio.

"Hoy mamá vive con nosotros, pero todos están pendientes de ella y gracias a Dios se mantiene sana y todavía camina, eso es lo que más nos sorprende y emociona", señaló Saúl Mariscal. 

En tanto para Nicanor Arispe Morató, sobrino de doña Serapia,   es una alegría nada menos verla cumpliendo 100 años a su tía. "Será la gracia de Dios, pero a ella lo que le ayuda es que está sana, no tiene enfermedades. Considero que desde su infancia en el campo tuvo una alimentación saludable a base de papa, maíz, trigo y todas las frutas y hortalizas", manifiesta.

Y su hijo, Juvenal, argumenta que ahora ya no se cocina, solo es atendida por una de sus nietas. "Ella nunca se queja de dolencia, a veces cuando está mal del estómago, una de sus nietas es doctora que vive en Santa Cruz, la atiende una vez a la semana", precisó

La celebración de un siglo. A la celebración del pasado lunes asistieron los familiares Morató- Mariscal procedentes incluso desde San Pablo, Brasil, de Cochabamba y de la propia ciudad de Santa Cruz. 

100 Años
Es un récord de vida para la  familia Morató-Mariscal el cumpleaños de Serapia.

Acerca del autor:
Ismael--Luna-Acevedo
Ismael Luna Acevedo
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día