Siguenos en:
Martes
 29 de Septiembre de 2020
Portada
Miradas
Ciudadanía robótica y degradación humana
Sábado,  11  de Noviembre, 2017

El pasado mes algunos importantes medios de comunicación reseñaron que Arabia Saudita concedió la ciudadanía a un robot: “Sophia”, hecho en Hong Kong. Tal hecho me llevó a preguntarme qué sucederá a partir de ahora con el concepto de “ciudadanía” y la “dignidad humana” en el mundo.

Conceder ciudadanía a un robot sin alma, programable, en especial para hacer lo que quiera su creador, de aprendizaje autonómico, plantea muchas preguntas que pueden llegar a ser escalofriantes: En un país donde los derechos del hombre son diferentes a la mujer ¿dónde queda Sophia? ¿Cuáles valores y derechos tendrá? ¿Se puede enviar a un “robot ciudadano” a la guerra a pelear, en especial una “Guerra Santa” y este robot quizá programable para actuar según principios fundamentalistas tendrá la decisión de matar a otros y se le aplicarán convenciones internacionales de guerra?

¿Dónde queda lo humano? ¿Cuál será entonces el criterio para darle valor a la vida humana si tenemos a un “ciudadano” que hará muchas tareas mejor que nosotros, sin tantos errores y que será evaluado muchas veces, como suele suceder en el mercado laboral, desde el punto de vista de la productividad? ¿Qué evitará que un humano sea puesto en segundo plano respecto a un robot que no envejece, no discute, hace lo que se le pide? Hay analistas que dicen que la próxima revolución sexual será “sexo con robots”, de hecho, la última película de Blade Runner 2049 nos plantea a un protagonista enamorado de un robot en un entorno en el cual eso es visto como algo normal.

Si en el pasado se ha planteado la inocencia de un ciudadano que ha matado a otros por “demencia temporal”, “estar hipnotizado”, “estar bajo los efectos de las drogas”, “haber recibido un lavado de cerebro”, ¿qué evita que se plantee la inocencia de un “ciudadano robot” por haber matado a un humano estando bajo los efectos de una “mala programación” o un “fallo temporal”?

¿Dónde queda la dignidad humana? ¿Dónde queda lo que hace al humano ser humano, con todo y sus imperfecciones? ¿Replantea el concepto de esclavitud el usar a un robot y no pagarle? Si hay gente del gremio LGBTI pidiendo que la Iglesia y el Estado reconozcan las uniones homosexuales, no faltará quien quiera luchar para que reconozca las uniones con robots. Ha habido quienes planteaban reconocer con estatus de persona a los delfines, porque han demostrado tener alto grado de inteligencia y conductas de mutua protección y cuidado entre ellos para evitar con eso que sean víctimas de explotación y cacería, ¿qué plantea la ciudadanía para un robot? Todo redunda entonces en ¿dónde queda lo humano ahora? El futuro luce duro. Amanecerá y veremos.

Acerca del autor:
Javier---Gomez-
Javier Gómez
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día