Siguenos en:
Jueves
 13 de Diciembre de 2018
Portada
Mirando de abajo
Carnaval: el agua de la violencia y la nostalgia
Jueves,  2 de Marzo, 2017

Aunque no se crea hubo agua en Cochabamba, mucha. Cala Cala, en donde manaban vertientes que corrían abajo y se canalizaban en acequias por donde los niños dejaban correr ramas como armadas invisibles, era exuberante. Cala Cala, mala fama tenía el barrio, de violadores y puñeteadores. Sería porque la ciudad apenas descubría el velo de su pasado provincial, de pequeñas vendettas y largas siestas.

Verde de musgo, roja de sangre. Cala Cala, palabra aymara que me dijeron qué significaba y lo he olvidado.

Y Carnaval, la letanía de esperar los carros cargados de gente para aporrearla con globos infernales. La delicia de meter uno por un vidrio roto del colectivo de la línea 3, y escuchar los gritos aterrorizados de los pasajeros. Casi un coche bomba de Bagdad. Locura no era sino placer, el mismo de corretear estudiantes de delantales blancos y mochilas hechas por los talabarteros de la calle Esteban Arce y arruinarles el día, los cuadernos, el cuero, el cabello: humillación total.

Nosotros éramos modestos, un grupo de muchachos “bien” de la hoyada, del pujru que todavía podía considerarse parte de la zona. Subíamos con bolsas de plástico llenas de coloridos globos, feos, grandes y de formas espantosas los de producción nacional, y los Bombucha, argentinos, que brillaban y eran redondos, uniformes, precisos para entrar en la palma de la mano y arrojarlos lejos, lejos, al rostro de una señora vieja que tuvo la desdicha de asomarse por la ventanilla. ¡Cuidado, que están mojando!

Las dosis de violencia, y de placer (habrá que aceptarlo), variaban. Nunca llegamos los de la Obispo Anaya abajo a la malévola sofisticación de poner los globos en el refrigerador para casi congelarlos. Pero lo vi. Piedras ya, como de diamante, que abollaban los costados de las camionetas huyendo. Si te daban en la cabeza, pues, podía ser tu pasaje carnavalero hacia la muerte.

De las barriadas salían los jóvenes, casi privadamente hombres, y se alineaban en ambos costados de la avenida Libertador Bolívar, desde la plaza de Cala Cala, que era palabra mayor, de peligroso acceso, hasta el puente sobre el Rocha, la placita del general Córdova, colombiano de la independencia, con baldes, globos, chisguetes, y lanzachorros hechizos que los artesanos de la pobreza fabricaban para quien no podía comprar uno chino en el mercado. Así, por horas, de la mañana a la tarde, atormentando a quienes querían vivir normalmente y disfrutando de las comparsas que adrede pasaban en carros para ser atacadas y hacer de la fiesta un jolgorio.

Volvemos al agua, especie ya extinta en Cochabamba. Cuando se acababa la provisión de globos los vecinos con gusto abrían sus patios y dejaban inflar otros en inolvidables pilas de bronce en medio del pasto. Eso sería imposible hoy; se restringe la ducha y un miembro de la familia orina encima del desecho del otro para ahorrar.

La ciudad es famosa por la “guerra del agua”, cuando el líquido comenzó a convertirse en trágico. Estas, las de antes, eran también guerras del agua, con agua, y han quedado como pinceladas de Jorge Manrique que antes fue mejor, verde al menos, húmedo, cuando había musgo creciendo en las paredes de concreto del canal calacaleño. Heredamos polvo.

He pasado en posteriores carnavales por allí, por cada una de las cuadras y nada, silencio. La plaza de Cala Cala no es ya la del (falta un apodo que por más que intento no recuerdo), cuya hazaña de meterle un plátano en el trasero a su novia lo convirtió en mito; ahora (y entonces) venden jugosas salteñas sin par.

Los peleadores callejeros pueblan asilos y tumbas. Hay una iglesia por encima de donde debieron estar las vertientes. Automóviles coreanos y taiwaneses pelean por espacios ridículos. Sé que ayer no es hoy, pero cuesta digerirlo, y peor delinear los límites entre el gozo y la maldad con tantas horas entremedio.

Acerca del autor:
Claudio-Ferrufino-
Claudio Ferrufino
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día