Siguenos en:
Martes
 12 de Noviembre de 2019
Portada
Importan desde EEUU
Joyas de acero se imponen en mercado cruceño
Oferta. Estos artículos se abren paso en la ciudad con la consolidación de tiendas exclusivas.
Miércoles,  15  de Febrero, 2017
Joyas-de-acero-se-imponen-en-mercado-cruceno
Ref. Fotografia: Joyerías. La empresa Carrasco Inox ha logrado consolidarse con cinco tiendas.

Las joyas elaboradas de acero inoxidable se han convertido en la nueva tendencia en el mercado cruceño, siendo de las más ofertadas no solo en el mercado libre, sino también en las joyerías. El elevado costo de metales tradicionales como el oro y la plata, ha sido uno de los principales factores que han originado que los últimos seis años, este material tenga mucha preferencia entre las personas.

Aperturan tiendas ante la demanda. "Entre 2010 y el 2011 el oro tuvo una subida de 2 mil dólares la onza troy,  y la plata se disparó casi a 50 dólares la onza.  Estos dos picos hicieron que haya un vacío en los precios de las joyerías y es ahí donde surgen las empresas que comenzaron a trabajar con el acero, inclusive varias joyerías incorporaron dentro de sus productos esta alternativa", dijo César Daza, miembro de la Asociación de Joyeros de Santa Cruz, al resaltar que la  introducción del acero en el mercado ha sido un éxito permitiendo la apertura de tiendas con variedad de precios y una gama amplia de diseños y objetos con incrustación de este material.

Fernando Daza,  uno de los pioneros en consolidar las joyas de acero y propietario de la marca registrada ''Inox'', comentó que tienen siete en años en el mercado importando joyas desde Estados Unidos, con muy buena calidad y  superando todas las expectativas.

Teniendo una cartera de clientela asegurada, donde del 70% son mujeres y 30% varones. La diversificación de productos que se ofrecen es amplia, superando la gama de joyería (manillas, anillos, cadenas, aretes) para ofrecer también navajas, gafas, relojes y  billeteras, además de manillas de cuero con  incrustaciones de acero y otras piedras. 

Competencia con el mercado libre. "La diversificación de tipos de acero es amplia y esto al final inside en el precio que se vende en una tienda a la que se vende en la calle. Porque muchas veces nos han dicho 'en el mercado cuesta más barato', pero es porque tiene una menor calidad y lo recomendable es comprar una joya de acero 316 L, que es adecuado para el uso humano", dijo Daza, al explicar que el acero 316 L se emplea para hacer materiales quirúrgicos, e hipoalergénico (no produce alergias), además que no se despinta, no se desgasta y es más resistente que las otras calidades. 

Aunque existe una competencia permanente con el mercado libre (comercios y ventas por internet), Daza asegura que han sabido surgir por la novedad. Aunque no supo precisar los volúmenes de importación que ingresa al país, Alemania, Italia y Hong Kong son los mayores proveedores de joyas en acero a Bolivia. 

Se expande el mercado.  En siete años de vida la empresa ha conseguido expandirse en la ciudad con cinco sucursales,  y dos proyectos a la espera de consolidarse en  las ciudades de La Paz y Cochabamba donde tienen bastante clientela.

Aunque en diferentes proporciones, el mercado chico también se abre paso ofreciendo este tipo de joyas tanto por internet como en los centros comerciales.

La industria de la joyería de acero empezó con mucha fuerza desde el 2011, abriéndose mercado con pocos diseños y precios más elevados. Sin embargo, a medida que se aumentaron los volúmenes de importación comenzaron también a bajar los costos y ampliar la gama de sus diseños siendo cada vez más exigentes para ser competentes en el mercado. 
 
El oro y la plata mantienen su prioridad. Para la asociación de joyeros de Santa Cruz, la tendencia del acero no representa un desplazamiento a los metales preciosos (oro y plata), ya que siguen manteniendo una preferencia por su calidad y su  valor que transcurre por los años.

Asimismo creen que el acero es más utilizado como un accesorio por la accesibilidad de sus precios y la variedad de sus diseños, pero que con el tiempo pierde su valor. 

Además que tampoco tienen reparación cuando  se rompen, porque no existen talleres dónde hacerlos reparar. Salvo aquellas que tengan una garantía. 

Noelia Gutiérrez eldia@edadsa.com.bo