Siguenos en:
Viernes
 22 de Noviembre de 2019
Portada
La contaminación por el mal uso de sus aguas está como problema principal
La cuenca del río Parapetí está en riesgo
Proyecto busca fortalecer las buenas practicas en dos poblaciones que forman parte de la cuenca: San José y Charagua.
Domingo,  8  de Enero, 2017
La-cuenca-del-rio-Parapeti-esta-en-riesgo

La calidad de las aguas superficiales, los impactos que causan las actividades de extracción de áridos, la insuficiencia de agua para consumo y la producción agrícola y ganadera y el uso inadecuado de los suelos productivos que generan resultados negativos sobre su capacidad y calidad, son algunas de las problemáticas ambientales que se tienen en la actualidad. "Lo que está afectando a la cuenca del río Parapetí es un mal uso que se le está dando a las aguas del mismo, en el sentido de que casi todo lo que cae ahí tiene que ver con cloacas y agua de alcantarilla. También tenemos la explotación que se hace a los áridos y sus agregados, lo cual conlleva a su mala utilización", destacó Hernán Cabrera, ex Defensor del Pueblo, quien hace un par de años denunció los problemas de contaminación que estarían aquejando a esta importante cuenca. 

Proyecto de preservación. Ante esta situación, Fundación Aprendizaje en Acción, dentro del  marco del apoyo financiero del PPD/PNUD Bolivia, decidió llevar adelante el "Proyecto de Fortalecimiento de la gobernanza local, educación ambiental, recopilación y difusión de conocimientos tradicionales para la conservación de la biodiversidad de la Cuenca Parapetí-Quimome". 

"Actualmente existe el peligro de que este recurso hídrico se contamine, entonces es importante que la población maneje información respecto al tema, ya sea relacionado con la agricultura o ganadería", explicó Patricia Chávez, responsable de este proyecto.

El mismo busca fortalecer las buenas prácticas, para que los pobladores de Charagua y San José de Chiquitos, dos municipios que forman parte de la cuenca, manejen bien el recurso del agua y se haga un control social sobre la utilización del mismo, para así evitar inconvenientes.

Zona con problemas. Por su parte Huáscar Bustillos, biólogo especialista en conflictos ecosociales y áreas protegidas, coincidió con Cabrera en que hay una parte en el Parapetí que está siendo afectada por los cultivos, la contaminación de la cuenca y la extracción de áridos. "También se tiene la amenaza de grandes construcciones que se encuentran en busca de minerales, sobre todo en la parte de Argentina, y utilizan un disolvente del mercurio para poder extraerlo, lo que altera los ciclos de los peces perjudicando a los nativos de la zona, que se alimentan de estos animales", comentó el especialista ambiental.

También agregó que estas campañas que se realizan son "correctas" porque con ellas se buscan evitar que cuerpos de agua tan grandes se comiencen a degradar. "Además se va a empezar a ver que en Bolivia se tendrá más aceptación en lo que se refiere a sus ríos, como por ejemplo: Grande, Piraí, Pilcomayo, Parapetí y otros, porque ellos son importantes por su contexto ecológico y cultural".

Varias actividades. El proyecto, realizado por la Fundación Aprendizaje en Acción, comenzó a inicios del 2016 y contempló una serie de actividades. Entre ellas se encuentran los ciclos de talleres, foros, la conformación de brigadas ambientales y la producción de audiovisuales sobre la recuperación y revalorización de conocimientos tradicionales.

"Estamos trabajando con diferentes públicos, para que entre todos podamos generar un cambio que aporte de manera sustancial a la preservación de la cuenca del Parapetí", agrega Chávez.

Los talleres están dirigidos a los diferentes habitantes de la región. Ganaderos, agricultores, colonos menonitas e indígenas participaron de un ciclo compuesto por 10 talleres en el que se abordaron diferentes temas en torno a la temática de preservación y manejo integral del Parapetí.

"El río es una fuente de vida y de sobrevivencia. Lo respetamos mucho, para nosotros es algo más que un caudal de agua. Es una fuente de vida", aseguró Rolando Vaca, de 45 años, quien habita en la comunidad Aguaraigua y ha participado en el proyecto.

Además, agregó que las diferentes actividades de este emprendimiento han entusiasmado a los habitantes de las diferentes poblaciones, Charagua y San José de Chiquitos. "A través de las capacitaciones, muchos jóvenes han redescubierto lo que es el río y han fortalecido el compromiso que tienen con él y con la naturaleza en general", destacó.

Los guardianes de la cuenca. En tanto Chávez dijo que las brigadas, por ejemplo, están conformadas por jóvenes estudiantes de colegio, quienes asumen su rol como promotores y multiplicadores comunitarios de la sensibilización, revalorización y educación sobre la conservación de la biodiversidad de la cuenca. "Las mismas están divididas en 12 brigadas, seis en Charagua y otras seis en San José de Chiquitos, y tienen la función de cuidar el río y generar buenas prácticas en diferentes escenarios, convirtiéndose en guardianes de la cuenca", agregó Chávez.

Finalmente están los foros, denominados "Tras la Huella del Parapetí", donde se apostó a que la temática llegue a los diferentes actores de la región, de tal manera que todos se involucren y entienda la relevancia del río y su cuenca. Y es que los tres foros, han reunido a las autoridades municipales, académicos, activistas, técnicos y representantes indígenas para hablar un solo idioma: el de la preservación de la cuenca del río Parapetí-Quimome.

"Ha sido muy importante participar en estos foros. A través de ellos, por ejemplo, nos hemos dado cuenta de que todo lo que pasa en el río Parapetí también influye en el Quimome y en la laguna Concepción. Esto nos demuestra que debemos trabajar de manera conjunta en la preservación de la cuenca”, afirmó Babil Chávez Montes, director de Desarrollo Económico, Productivo y Medio Ambiente de Camiri.

Finalmente entre los objetivos esta el fortalecer al Comité de Gestión de la Cuenca del Parapetí, una entidad  conformado por diferentes instituciones representativas de la región.

Zona
Área protegida dan un importante servicio de conservación

El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya del Gran Chaco, son importantes para la conservación porque están vinculados de forma directa con la cuenca del río Parapetí.

Las categorías de 'parque nacional' y 'área natural de manejo integrado' implican diferentes estrategias para la conservación. "Por ejemplo, como 'parque nacional' se protege estrictamente los recursos genéticos y especies endémicas de flora y fauna de la región. 

Y además como un 'área natural de manejo integrado', garantiza el aprovechamiento y uso de los recursos naturales renovables a través de planes de manejo respaldados por la investigación científica", destaca un texto que se refiere a estos espacios ambientales.

El parque tiene una extensión de 3.4 millones hectáreas y está ubicado en el sur del departamento de Santa Cruz en las provincias Cordillera y Chiquitos; los municipios involucrados son alrededor de cuatro.

Novedoso
Diseñan purificador de agua solar

El científico mexicano Manuel Balderas de la Garza diseñó y desarrolló un sistema de purificación de agua a base de energía solar que elimina arsénico, flúor y plomo, y de igual manera sanea agua de mar a través de la empresa de base tecnológica Aqua Solar WSP. Esto se fabricó con el propósito de buscar una salida a la gestión inadecuada de aguas residuales urbanas, industriales y agrícolas, que implica que millones de personas beban agua contaminada químicamente

"El purificador doméstico funciona de la misma forma como la naturaleza purifica el agua con radiación solar. Con este sistema se toma agua de la calle, por medio de un flotador que regula la cantidad debida, se pasa al purificador; entonces el líquido contaminado separa de molécula a molécula cada impureza, y al evaporarse deja abajo todos los sólidos disueltos contaminantes", explicó el especialista.

Además dijo que esta agua evaporada se enfría en un vidrio en la parte superior del purificador formando de nuevo gotas de agua, mismas que resbalan hasta una canaleta que recolecta el agua de alta pureza y conduce a una manguera especial para llevarla hasta donde el consumidor la requiera, describió el investigador.

Contaminación
Ríos del mundo están en riesgo

La contaminación de la mayoría de los ríos en África, Asia y América Latina tiene en riesgo a cerca de 323 millones de personas en el mundo, advirtió hace unos días la Organización de las Naciones Unidas. Según el informe 'Snapshot of the World’s Water Quality', realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), el aumento de la contaminación en los ríos de estos continentes tienen que ver con el crecimiento de la población, el aumento de actividades económicas y agrícolas y el vertimiento de aguas residuales sin tratamiento. "El acceso al agua de calidad es esencial para la salud y el desarrollo humano. Ambos enfrentan riesgos si no logramos detener la contaminación", dijo Jacqueline McGlade, directora científica de ONU Ambiente.

El informe, que asegura ser el más completo de su tipo, distinguió los tipos de contaminación, entre ellos: por patógenos, orgánica, salina y eutrofización, que es el aumento de nutrientes inorgánicos, principalmente por fertilizantes o excrementos.

De todas ellas, la contaminación por patógenos es la más peligrosa para la salud humana, por ejemplo, indicó la ONU, está el aumento de este tipo de contaminación que se debe principalmente a la descarga de aguas negras, con desechos humanos, a los ríos, situación que es cada vez más frecuente y afecta cerca de una cuarta parte de los tramos fluviales de América Latina. En el mundo, cerca de 3,4 millones de personas mueren al año por enfermedades asociadas a patógenos.
Otro aumento considerable fue el de la contaminación orgánica, que reduce los niveles de oxígeno en las aguas de los ríos.

"La mala utilización de las aguas del Parapetí, ha ocasionado que estas no sean aptas para el consumo, si es que no se la hierve antes".

Hernán Cabrera
Ex Defensor del Pueblo en Santa Cruz

"El objetivo del proyecto del Parapetí fue el de  fortalecer las buenas practicas, para que los pobladores manejen bien el recurso del agua".

Patricia Chávez
Fundación eprendizaje en Acción