Siguenos en:
Jueves
 21 de Noviembre de 2019
Portada
Exigían 45 mil dólares
Celular permite ubicar a ecuatoriano plagiado
Prisión. Tres de los cinco imputados fueron enviados a la cárcel por secuestro y extorsión.
Sábado,  1 de Octubre, 2016
Celular-permite-ubicar-a-ecuatoriano-plagiado-
Ref. Fotografia: Audiencia. Los involucrados fueron enviados a Palmasola.

El juez 7mo de Instrucción en lo Penal, Pablo Vargas, dispuso ayer la detención preventiva en el penal de Palmasola de Waldo Paz, Jorge Laura y Yery Salas por el supuesto delito de secuestro y extorsión. Según el fiscal Marcelo Delgadillo, los involucrados en aparente complicidad con dos mujeres que quedaron en libertad, plagiaron al ciudadano ecuatoriano Abel David Meza Díaz, de 26 años, por quien pedían para su liberación la suma de 45 mil dólares, caso contrario lo iban a ejecutar. Durante la operación que se desarrolló en un inmueble por la zona de Cotoca los efectivos del grupo Gioe de la Felcn secuestraron armas de fuego de grueso calibre.

Escondió un celular. La viveza del extranjero permitió que sus familiares alertaran a una unidad antisecuestro de la Policía ecuatoriana, que se encontraba cautivo en Bolivia. En su intervención ante el fiscal, Meza contó que sus secuestradores solo le quitaron un celular para mantenerlo incomunicado. Sin embargo, él guardó otro entre sus partes íntimas, el cual utilizó en sus noches de encierro para avisar a su madre que se encontraba secuestrado y que no cancelara ningún dinero para su liberación pese a la presión que si no lo hacía lo debían asesinar. El ecuatoriano contó que conoció a uno de sus secuestradores, quien se encuentra prófugo, afuera de un cajero y este luego de entablar conversación, lo invitó a su domicilio el pasado domingo donde luego no lo dejaron salir. El cónsul de Ecuador, Wilson Andrade, dijo sentirse satisfecho con la determinación judicial de los involucrados en el secuestro y ahora buscará la forma que la víctima retorne a su país tras su amarga experiencia vivida en el país. Meza señaló que lo mantuvieron encerrado en una habitación y que era vigilado por un hombre armado.