Siguenos en:
Domingo
 8 de Diciembre de 2019
Portada
Bajo el Penoco
La gloria del deporte
Miércoles,  10 de Agosto, 2016
La-gloria-del-deporte

Una de las imágenes que más ha impactado hasta ahora de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro ha sido la de dos jugadoras de voley de playa de Egipto, que se presentaron en la cancha totalmente cubiertas, desde la cabeza a los pies, mientras que sus adversarias, dos esbeltas alemanas, lucían sus cuerpos bronceados, tapados con diminutos y sensuales trajes. Dos culturas diametralmente distintas, dos visiones antagónicas, dos mundos que parecen en conflicto permanente son capaces de unirse alrededor de una pelota, pararse frente a una red y jugar, divertirse, emocionar a la gente. La otra imagen pertenece a Oscar Figueroa, el pesista colombiano que ganó una medalla de oro, la segunda que obtiene su país en esta disciplina. La primera fue la de Isabel Urrutia, que obtuvo la presea dorada en los juegos de Sidney 2000. Ambos no sólo tienen en común el color de su piel, sino que comparten un origen humilde. Figueroa, además de la pobreza, tuvo que sufrir el horror de la guerra, el azote del narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares, que lo obligaron a huir a otras tierras para protegerse de la violencia. Se refugió en el deporte y hoy está en la gloria.