Siguenos en:
Martes
 22 de Octubre de 2019
Portada
Hay 1.485 causas nuevas que se canalizan por una central de notificaciones que abastece a todos los juzgados
Pedir asistencia familiar vía judicial es un calvario
Hay madres que deben esperar hasta 8 meses para lograr una audiencia debido a la burocracia en los trámites y la falta de recursos humanos.
Domingo,  20 de Julio, 2014
Pedir-asistencia-familiar-via-judicial-es-un-calvario-
Ref. Fotografia: Peregrinan durante meses por pensiones de hasta Bs 300. Hay burocracia y poco personal para atender las miles de demandas.

Deisy tiene 21 años y carga en sus brazos a su bebé de seis meses mientras espera el ascensor para descender desde el piso 12 del Palacio de Justicia donde está ubicado uno de los 7 juzgados de Instrucción en la Familia. Al mirar su rostro y por sus palabras se percibe la frustración y el cansancio que la agobian, que no son precisamente por haber esperado decenas de minutos para subir hasta allá con su bebé.

Su desazón se debe a que por quinta vez hizo el mismo recorrido hasta el Palacio desde su casa en Los Lotes y aún no pudo ingresar  la demanda para que su hijo reciba la pensión que tiene  que otorgarle su expareja. "Me han dicho que no ha ingresado que vuelva mañana y así me tienen desde hace una semana", dice la muchacha  a punto de soltar las lágrimas de tanta impotencia.

Peregrinando meses para recibir rentas mínimas. El caso de Deisy no es el único y tampoco es el último drama que se observa no solo en el "gigante de cristal"; centenares de mujeres se sienten humilladas al realizar los trámites para las demandas de asistencia familiar, debido a la burocracia y la falta de personal operativo que presenta el aparato judicial para atender no solo las demandas de este juzgado.

"Realmente, pedir una pensión por la vía judicial es lo peor", dice Liliana, quien ya se libró de aquel calvario como ella misma lo calificó. "Yo esperé siete meses para lograr que el padre de mi hijo me dé Bs 600 y lo que viví fue realmente humillante. Lidiar con la mala atención de los funcionarios de la justicia, esperar  que te acepten la denuncia, aguantar meses para que lo notifiquen (al padre del hijo), y lograr un acuerdo con mi expareja fue realmente una pesadilla", dice la mujer a tiempo de lamentar los obstáculos que tienen que asumir la gran mayoría de las madres que están en sus mismas condiciones. María Inés Cegarra, por ejemplo, aun no  sabe cómo afrontará el pago de  los honorarios de su abogado y encima pagar al funcionario para que haga la notificación  de su expareja porque en la Central de Notificaciones le dijeron que no habían los medios para llegar al sitio donde vive el demandado.

La mujer además deberá esperar hasta agosto para que el juzgado que recepcionó su demanda le fije su primera audiencia, pues tiene toda la agenda copada de demandas también de pensiones.

Miles de demandas ingresan cada año.  Según datos que maneja el órgano judicial, solo en este año, en los tres juzgados de Instrucción en lo Familiar que operan en el Palacio de Justicia, se han recepcionado 1.485 causas nuevas en su gran mayoría de demandas por asistencia familiar.

Cabe destacar que a esta cifra se suma el remanente de demandas que quedaron sin resolver en la gestión 2013 cuando ingresaron 50.687 causas.

Sin embargo, hay que tomar en cuenta los cuatro juzgados que operan en otros puntos cardinales de la ciudad que concentran otra cantidad importante de denuncias.

Falta el personal y los medios para las notificaciones. Un ejemplo, es la Casa de Justicia del Distrito 10, en el barrio El Bajío del Oriente. Según la juez 6to de Instrucción en lo Penal, Dayana Vaca, solo desde febrero que ella asumió como autoridad en esta repartición se han recepcionado 511 causas, de las cuales el 90% eran denuncias de madres de familia que demandan a los padres de sus hijos la pensión de los mismos, "esto sin contar que muchas abandonan el proceso debido a los obstáculos que enfrentan en el camino", señala.

La autoridad judicial también admitió las debilidades que enfrenta   no solo su instancia sino el aparato judicial en general en cuanto a  recursos humanos y medios logísticos.

"Hay días que las madres deben correr con los gastos de la funcionaria que tengo a mi disposición porque realmente no abastece con la cantidad de notificaciones que le demandan y además porque están lejos de las posibilidades que tenemos para hacer este trabajo", apuntó.

Sin embargo, esto es menos de lo que sufren las mujeres que acuden al Palacio de Justicia, pues allí la Central de Notificaciones, opera con menos de 20 funcionarios.

Derechos
Algunos detalles y normas sobre este derecho

La asistencia es un derecho La asistencia familiar comprende todo lo indispensable para el sustento, la habitación, el vestido y la atención médica.
Si el beneficiario es menor de edad, esta asistencia también comprende los gastos de educación y los necesarios para que adquiera una profesión u oficio.

¿Quiénes pueden exigirla? La asistencia solo puede ser pedida por quien se halla en situación de necesidad y no está en posibilidades de procurarse los medios propios de subsistencia.

Dónde recurrir.  Para lograr la asistencia familiar de un menor de edad, existen dos caminos,  la vía de la mediación  que se hace en la defensoría de la niñez y la vía judicial que se hace en los juzgados de familia. 

Requisitos: Los indispensables presentar el certificado de nacimiento original y actualizado del menor.
Fotocopia de carnet  de la madre, fotocopia de tres personas que son testigos  que deben ser mayores de edad y no familiares, presentar un crokis de domicilio de ambos.

Excepciones. Sin embargo las pensiones pueden cederse o subrogarse con autorización del juez de familia y en la medida que sea necesaria en favor de los establecimientos públicos o privados que suministren asistencia al beneficiario.

Las personas que provean a la subsistencia del beneficiario pueden también reclamar sus créditos y embargar la pensión hasta la quinta parte de esta.

Punto de vista

La descentralización no está siendo efectiva y no quita lo burocrático al trámite"

Teresa Torrico
Abogada familiar en Casa de la Mujer


Sabemos que estamos en una era que queremos simplificar las cosas y hacer accesible, pero realmente accesible la justicia a las mujeres y a todas las personas en general, es por eso que se ha desconcentrado los juzgados. Sin embargo, de alguna manera esto no está siendo efectivo, pues las demandas de asistencia familiar siguen siendo burocráticas tanto en la central de justicia como en los juzgados de distritos.

Como instancia que lucha en favor de los derechos de la mujer también lamentamos que los cambios que nos han presentado, al nuevo Código de la Familia no presenten algún cambio que estén relacionados a procedimientos que son un verdadero martirio para las mujeres que demandan una pensión para sus hijos, por el contrario hay ciertos cambios que más bien tienden a complicar a la demandante como por ejemplo el tema de las notificaciones, donde en caso de no conocer la mujer la vivienda del demandado solo podría testificarlo. Ahora con la nueva ley, este proceso debe tener antes un certificado que emite el Segip y el Sereci, lo que demora más el trámite. No nos oponemos a que se realicen sino observamos el tiempo que tarda. Se deben buscar los mecanismos más accesible para que la mujer acceda a sus derechos y pida justicia.