Siguenos en:
Domingo
 21 de Abril de 2019
Portada
Pecuaria
El invierno no es excusa para tener ganado flaco
En la alimentación del ganado el valor biológico y nutricional desempeña un papel importante en su desarrollo, pero estos valores alimenticios dependerán de la época del año en que son suministrados a los animales.
Jueves,  5 de Junio, 2014
El-invierno--no-es--excusa-para-tener--ganado-flaco

Es de conocimiento de todos que el ganado vacuno asimila de mejor manera su alimentación en la época de verano o en aquellos meses donde las temperaturas son elevadas y el mismo animal se encuentra de mejor estado para alimentarse. Pero ¿qué pasa con aquellos meses donde las temperaturas bajan y el comportamiento de los animales al momento de su alimentación es diferente?

En época de invierno no solo varía el comportamiento del animal, sino que también varía el porcentaje de proteínas y minerales que el ganado necesita obtener a través de su alimentación.

El ganadero debe saber formular raciones equilibradas para el ganado. Los factores más importantes que deben tener en cuenta son las cantidades, proteína digerible y cantidad de energía digerible que requieren el animal durante los meses de temperaturas bajas, ya que estos componentes pueden expresarse fácilmente en forma cuantitativa y cualitativa al momento de producción o comercialización del animal. Por eso al formular raciones para un propósito dado, debemos estar seguros de que se incluyen en ellas todos los factores que el animal requiere para satisfacer su necesidad y asimilación de sus alimentos durante el invierno. Es decir, lo que más nos debe interesar es (1) la cantidad de la proteína (2) la naturaleza y el volumen de sales minerales y (3) la naturaleza y la cantidad de vitaminas.

Alimentación invernal. Un programa de alimentación se debe enfocar en un mejoramiento continuo de las condiciones de los animales, que satisfaga sus requerimientos nutricionales (en cantidad y calidad) y les permita un buen desempeño, lo cual se evidencia en los parámetros productivos y reproductivos (peso al nacimiento, peso al destete, ganancia de peso, producción de leche e intervalo entre partos), como también en la salud y el bienestar del hato. En la alimentación del ganado doble propósito se deben tratar de cubrir los requerimientos de los animales al menor costo posible. Los forrajes bien manejados son un alimento completo para las vacas y permiten una buena producción de leche y carne.

Por su parte el zootecnista Franz Rodríguez, encargado de la división de nutrición animal de la empresa PRO-ANI, asevera que la ganadería de nuestro medio se basa en un régimen de pastoreo. "Durante el invierno los pastos bajan su nivel nutricional, energético y proteínico y los animales más afectados en esta época son las vaquillas de 2do servicio quienes pierden peso y condición corporal".

Para estos animales y el ganado en general aconseja los suplementos minerales a base de sales, urea, ensilajes, heno o rollo de pasto concentrado. De igual manera propone el uso de suplementos concentrados para bovinos de leche y carne por el costo de los granos.

Solo en situaciones de escasez forrajera se debe direccionar por categorías de animales de recría, vaquillas de 2do parto o en situaciones de mejorar la condición corporal en programas para reproductores y/o en animales de engorde intensivo.

El alimento invernal  asegura mayor carga forrajera con mejor composición nutricional y de mayor digestibilidad.

Consejos de alimentación

1.Se debe evaluar la disponibilidad de agua y estado de las aguadas, así como la de pasto en diferentes potreros. En muchos casos será necesario aportar alimento suplementario en forma de rollos, silaje, granos y subproductos de la agroindustria. Con el invierno estos tienden a escasear y encarecerse.

2.Destete de los terneros al pie que tengan un mínimo de 60 días de edad (destete anticipado y/o destete precoz), sin olvidar que hoy es posible destetar un ternero con 30 días de edad (destete hiperprecoz). Es más fácil y económico alimentar al ternero que al par vaca-ternero.

3.En zonas donde haya humedad en el suelo o llueva se recomienda sembrar sorgo o maíz, para producir materia seca que luego de las primeros frios se pueda utilizar como diferido con suplementación. Si llegara a granar, se puede picar para silo, lo que sería la mejor opción.

4.Clausura de potreros hacia fines del verano, para que el ganado disponga de material acumulado para el invierno.

"“El alimento en época de invierno asegura mayor carga forrajera con mejor composición nutricional y de mayor digestibilidad ”

Franz Rodriguez C.
Zootecnista experto en nutrición Animal 

Por: Stephanie Brunner
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día