Siguenos en:
Martes
 23 de Julio de 2019
Portada
Policía dice tener las manos atadas
La Cañoto se convierte en 'tierra de nadie'
Bares. El municipio reconoce que los antros son el lugar donde se reúnen los antisociales.
Sábado,  11  de Enero, 2014
La-Canoto-se-convierte-en--tierra-de-nadie-
Ref. Fotografia: Temor. Es la palabra que utilizan los transeúntes y vecinos que deben caminar por estas aceras.

La avenida Cañoto, en su zona próxima a la exterminal, está poblada de bares y licorerías que son el foco de atracción de antisociales, trabajadoras sexuales y travestis, que entre calles oscuras realizan sus actividades. La Policía, a través de la Utop, encargados de patrullar este lugar, dicen estar con las manos atadas, pues les cuestionan sus tácticas a la hora de hacer cumplir la ley. Por su parte, el municipio reconoce que este lugar es un "dolor de cabeza" y adelanta que para esta gestión se prevé aplicar con mayor rigor un plan de reordenamiento de lugares donde se expendan bebidas alcohólicas. Admiten además  que falta personal para realizar los controles.

'Zona rojas'. Cuando cae la noche, en la avenida Cañoto, principalmente entre las avenidas Landívar y Grigotá, se activa un mundo de negocios de venta de alcohol, prostitución, consumo de sustancias prohibidas y actos delictivos.

Un equipo de prensa de El Día  recorrió la zona el pasado fin de semana y las últimas tres noches, recogiendo testimonios y evidenciando de que las actividades denunciadas por algunos vecinos son evidentes. “Los fines de semana por la noche da terror caminar por estas aceras, se ve de todo”, comenta Marioly, que prefiere guardar su identidad para evitar algún tipo de represalia. Marioly explica que en época de clases, cuando asiste a la universidad, debe caminar por varias cuadras de la Cañoto, para tomar el micro que la lleve a casa. “Unas dos veces me jalaron la mochila y cartera los asaltantes que paran escondidos por las calles".

Por la zona del kiosco Beni se concentran varios grupos de travestis que se prostituyen, más de un vecino comenta que estos asaltan a los borrachos. "Estas calles de atrás de la Cañoto son los moteles de los travestis, es el colmo lo que se ve", relata Carmen, quien vive en la zona hace más de 25 años.

Cuestionan el trabajo de la Policía.
El coronel Ygor Echegaray, comandante de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (Utop), tiene a su cargo el patrullaje de esta parte de la ciudad. “Estamos con las manos atadas, cuando actuamos y detenemos a los antisociales, nos critican y señalan que hay abuso de autoridad”, justifica el jefe policial. Agrega que “no hay dónde llevar a los, jóvenes en situación de calle y otros drogadictos que protagonizan actos delictivos en este lugar. Cometen delitos menores y deben ser liberados, no hay un centro de rehabilitación dónde llevarlos”.

Por su parte, el municipio reconoce que "los controles son insuficientes, nos falta personal", responde Fernando Mustafá, director del Servicios de Recaudaciones y Patentes (SER).

La autoridad explica que las licorerías tienen licencia y solo deben abrir hasta las 3 de la madrugada, pero sin control esta norma no se cumple.

Acerca del autor:
Carlos-A.-Muniz-J.-
Carlos A. Muñiz J.
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día