Siguenos en:
Jueves
 20 de Septiembre de 2018
Portada
Enfoque Internacional
Especulando sobre la demanda boliviana ante La Haya
Lunes,  1 de Abril, 2013

En una reunión convocada por el presidente Morales, hace poco tiempo atrás, el gobierno  boliviano ratificó,  ante  expresidentes y excancilleres, que Bolivia presentará ante los tribunales de La Haya, una demanda contra Chile, para obtener una salida soberana al mar.

Mucha tinta se viene  desparramando en las páginas de la prensa boliviana y chilena sobre esta futura demanda.  Considero que el gobierno chileno  no ha reaccionado con la debida serenidad que una política sagaz e inteligente lo hubiese aconsejado. Los tonos de los pronunciamientos de sus  autoridades así lo demuestran.

Si Bolivia decide ir al arbitraje, ante el Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya,  amparándose del Protocolo sobre  Arbitraje de 1907, suscrito por Bolivia y Chile, debe tomar bien en cuenta, que este Tribunal solo está facultado a la interpretación o al incumplimiento del Tratado de 1904 y no a su modificación o revisión.

Por otro lado, algunos bolivianos entendidos en el tema, con razón, han afirmado que si Bolivia presenta una demanda de nulidad del Tratado de 1904, o impugna su validez, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Chile fácilmente podrá objetar su competencia, amparándose en el artículo sexto del Pacto de Bogotá de 1948, que exime a dicha Corte,  revisar conflictos ya resueltos por Tratados celebrados con anterioridad a la vigencia del Pacto.

Sin embargo, pareciera que la estrategia del actual gobierno boliviano, no es demandar la nulidad del Tratado, como se hizo en 1920, sino más bien, con más criterio, demandar el incumplimiento chileno a los diversos compromisos de solución al problema marítimo boliviano, mediante una salida soberana al mar. Cuyos ejemplos, más destacados son el intercambio de Notas de  1950 Ostria Gutiérrez- Wálter Larraín, y la Nota chilena de 19 de diciembre de 1975, en la negociación del   “Abrazo de Charaña”.

Bolivia podrá demostrar también,  que Chile no dio cumplimiento, a las  resoluciones de la OEA de 1981, 1982 y 1983, que dicho país las reconoció. En lo referente a  la de 1983, no solo que la aceptó, sino que la propuso. Dicha resolución  señala: “territorio con soberanía para Bolivia”. Con referencia  a la de  1979, celebrada  en La Paz, si bien no fue suscrita por Chile, fue aceptada y aprobada por  casi la totalidad de los países asistentes.

Estos compromisos no cumplidos por Chile, de acuerdo al derecho internacional,  podrán ser  calificados  por la Corte Internacional de Justicia,  como “actos unilaterales de los Estados” y ser aceptados como valederos, ya que otorgarían  a Bolivia un “derecho expectativo”, a obtener una salida  al mar.  Todo ello, podría llevar,  a que dicha Corte, emita una “opinión consultiva”, luego de recibir las argumentaciones bolivianas y un informe de Chile. Esta “opinión consultiva”, estaría encaminada, a que ambos países entablen negociaciones para solucionar sus diferendos y Chile cumplir sus compromisos expuestos en Acuerdos. Obviamente no habría un juicio, ni dictamen, ni sentencia, como  el caso del litigio marítimo chileno-peruano. Una opinión consultiva de la Corte, sería el resultado final de la presencia boliviana en La Haya. En Bolivia se la consideraría un triunfo diplomático.

Chile, en respuesta a la Corte, presumimos que  manifestará, que siempre está dispuesto al dialogo bilateral entre ambos países, a fin de dar una solución al problema que aflige a Bolivia. Y volveríamos al punto de partida, Bolivia y Chile instalarían  una mesa de negociación. El desenlace de la misma, estará sujeto a otros componentes, que el tiempo dilucidará.

Acerca del autor:
Roberto-Prudencio--Lizon
Roberto Prudencio Lizón
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día