Siguenos en:
Jueves
 13 de Mayo de 2021
Portada
Reportaje
La vida es más larga en Vallegrande
El 30% de la población de Vallegrande está por encima de los 65 y hay un ancianito que cumplió 108 años.
Domingo,  2  de Diciembre, 2012
La-vida-es--mas-larga-en-Vallegrande
Ref. Fotografia: Don Benedicto, como le dicen de cariño en el pueblo, tiene 108 años y aún trabaja como estibador en el mercado principal de Vallegrande.

Las arrugas que le marcan el rostro delatan los años que carga encima. Sin embargo, no es algo que le quite el sueño, la valentía ni el dinamismo que tuvo en su juventud y que aún lo caracterizan.

A sus 108 años, don Benedicto Flores se muestra firme, saludable y ante todo lleno de energía, tanto así como para levantarse cada día a las 4:30 de la mañana  y agarrar su carretilla para ir a trabajar como estibador en el mercado de Vallegrande, población ubicada a más de 240 kilómetros de Santa Cruz.

"Mi hija menor ya no quiere que trabaje, pero si no trabajo, no como. Así qué sentido va tener mi vida, siento que me enfermo", dice el hombre.

Natural de Vallegrande y de padres agricultores, desde muy joven se  unió en matrimonio con Luisa Flores, con quien tuvo 14 hijos. "Me ha tocado vivir la amargura de perder ya 8 de ellos. Pensé que al ir a la guerra ellos me perderían y no fue así. Aquí me ve, soy el mismo de siempre aunque sin dientes y ya no puedo hacer guaguas", dice picarescamente el también excombatiente.

¿Su secreto para tener larga vida?, afirma que solo aceptar el destino que fue fijado para él. "Mi vida no ha sido fácil, pero la he vivido conforme y trabajando porque quien no trabaja y no come no vive, decía mi padre" refiere el anciano que ya habla con la voz ronca y entrecortada por el pasar de los años, aunque con la mente muy fresca como para recordar cada episodio que ha marcado cada etapa de su vida.
 
La larga vida, un referente natural y cultural de los Valles cruceños. La longevidad que lo caracteriza es muy común en la provincia Vallegrande, que cuenta con 29.860 habitantes, según estadísticas del INE, de acuerdo a la proyección de la población para 2012, el 30% de los hombres y mujeres  de esta provincia están por arriba de los 65 años.

Cabe destacar que las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE) señalan que la media de edad de los bolivianos es de 67,2 años.

Ven a su cultura como su principal aliada.  "El único secreto del vallegrandino, es trabajar duro, vivir contento conforme con lo que Dios dispone, además del mote, el chuño, el tojorí y el maíz que encuentra en variedad en esta tierra bendita", afirma la señora Prudencia Zabala, que tiene 88 años de edad mientras fracciona el maní que comercializa en el mercado del pueblo.

"Mi madre vivió 96 años y me crió como a ella la criaron, trabajando duro en el puesto, eso sí para rendir bien comíamos bien, sin que falte el maíz, mote o el chuño. La chicha y los maceraditos son la chispa para la alegría que da la larga vida al valluno", dice la mujer que es otro ejemplo de larga vida, valentía y carisma, ya referentes de la tierra de los valles.

Basta con recorrer las calles del centro del pueblo para apoyar la hipótesis que tiene fijada la anciana, donde la lentitud al andar y las arrugas del cuerpo caracterizan a la población adulta mayor,  en su mayoría con más de 80 años y que parece existir solo ella en las angostas calles, tras la migración de la población joven y adulta.

El vivir bien y el sentirse bien. La explicación que da la nutricionista Rita Medina para este caso singular de longevidad en el departamento es que los vallegrandinos se caracterizan por la gran cantidad de cereales que consume diariamente por la riqueza natural de la que goza.

Según manifiesta, este consumo de productos que tienen gran cantidad de  vitaminas, minerales y una gran cantidad de fibras, son un gran aliado para que una persona se mantenga sana físicamente, más aún si estos beneficios van acompañados de la tranquilidad y el ambiente que caracterizan a esta población.

"Comer sano y bien, hacer ejercicios y evitar el estrés son los pilares que ayudan a que una persona se mantenga saludable y pueda tener una vida prolongada, sin enfermedades, porque  no solo es vivir bien sino sentirse bien, que es como se sienten las personas de Vallegrande", dice la experta.

Pero ¿por qué la longevidad no se da en otras partes o sociedades donde también se aplican buenos hábitos de alimentación ligados a la tranquilidad? la experta cree que la naturaleza y el medio en el que viven pueden ser sus grandes aliados.

"Mucho tiene que  ver la temperatura del ambiente y la forma de consumo de alimentos porque en otros lugares o entre provincias no se comen tanto productos integrales,  no gozan ni pueden  comer tantos productos integrales como el maíz o verduras y frutas que son de fácil accesibilidad y de consumo nato de esta sociedad", complementa la nutricionista.

Sugieren investigar qué porta el gen de la longevidad por los rasgos culturales. Para la psicóloga, Sussane Hansen, la longevidad  en esta parte de la población puede ser una consecuencia no solo la alimentación y la constante actividad física sino la genética y el estado mental de la persona.

Según manifiesta el buen humor o la alegría que caracterizan en este caso a la población valluna, puede ser la principal causa para su larga vida.

"Lo que pasa a nivel de la mente también pasa a nivel del cuerpo. Una mente alegre crea células alegres y estas hacen que se vuelva sano un cuerpo. Con un cuerpo sano uno puede vivir mucho más tiempo. En la longevidad puede influir  no solo la alimentación, la genética sino también el estado mental de la persona", asevera.

Asimismo la experta sugiere investigar  si en este tipo de población hay un rasgo común, que hace posible que así sea. "Si una característica del vallegrandino es la alegría se tendría que investigar si es que en este aspecto está el gen que permite la predisposición genética de la longevidad que se da en este caso singular. La parte mental es importante y fundamental, es presumible que en esta población hay como una  predisposición genética a la longevidad", puntualiza.


Secretos que permiten la longevidad

Actividad física. Hacer ejercicio físico de acuerdo con la edad: caminar, subir escaleras y hacer ejercicios sencillos, contribuyen a mejorar la sensación de bienestar y casi todos los indicadores de salud, sobre todo los relacionados con el sistema cardiorrespiratorio. Una alimentación sana y paciencia pueden ser sus aliados.

Reír y pensar de forma optimista. Es fundamental tener la mente ocupada en pensamientos positivos. La mente ejerce un papel determinante en el buen funcionamiento del cuerpo.

Actividad mental.
Para una vida longeva es fundamental mantener una memoria activa favorecida con el desarrollo de actividades intelectuales y trabajos que ejerciten la curiosidad y la actividad mental.

Combatir el estrés.
Sigue los consejos para combatir el estrés. Científicos han demostrado recientemente la estrecha relación entre envejecimiento y estrés.

Punto de vista

"El vallegrandino nunca se estresa y practica la memoria"

"El experto en antropología y productor del programa cultural - documental Jenecherú, Rubén Poma, cree que el clima, la ejercitación constante de actividades físicas inmersa en sus actividades laborales y agrícolas, además de la pasividad que los caracteriza, pueden ser las claves para que esta población tenga larga vida.

"Uno de los puntos a favor que tiene la gente que vive en los valles, además de su clima y alimentación natural, es su pasividad. El vallegrandino nunca se estresa pero ante todo está constantemente practicando su memoria", dice el experto.

"He tenido la oportunidad de entrevistar a un personaje hace 40 años cuando era joven y declamaba, hoy la única diferencia de aquel personaje es que tiene el rostro marcado por las arrugas que delatan su edad. Su chispa y su talento siguen intacto", dice el experto al referirse al señor Pastor Aguilar, que ya vio pasar 94 años y aún está "vigente".

"El anciano, junto a un grupo  de coterráneos, ha conformado una comisión denominada 'Los cortapalos', que además de dedicarse a contar anécdotas y hacer expediciones tierra adentro del pueblo, también se muestra interesado en   investigar acerca de su cultura e  idiosincrasia.

Recientemente recopiló una serie de cartas parroquiales que datan de antaño y que según afirma, la esperanza de vida a lo largo de los últimos 80 años ha estado por encima de los 90 y hasta 100 años en esta zona del departamento.

Hay que ser conscientes que así como gran cantidad de la población se caracteriza por la longevidad hasta nuestros días, las nuevas generaciones van adquiriendo otros hábitos que quizás cambie la situación que vemos ahora".

Rubén Poma
Experto en Antropología

Acerca del autor:
Marciana-Soliz-Roca-
Marciana Soliz Roca
Notas Relacionadas
©2016 Diario El Día Santa Cruz - Bolivia, Dirección: Av. Cristo Redentor, KM 7 zona ”El Remanso” - Teléfono piloto: 3-434040 Fax Comercial y Publicidad. 3-434781 - Fax Redacción 3-434041 - email: eldia@eldia.com.bo  |  Acerca de El Día