Siguenos en:
Jueves
 5 de Diciembre de 2019
Portada
Los productores piden mejoramiento genético y mayor incentivo
Sembrarán menos trigo de lo previsto
Cifras. De las 120 mil hectáreas previstas, se llegará a sembrar solo 100 mil. Se mantiene el crónico déficit del producto.
Viernes,  17  de Febrero, 2012
Sembraran-menos-trigo-de-lo-previsto
Ref. Fotografia: Producción. Piden que se invierta en más variedades y en subsidiar el precio para incentivar la producción.

Los altos costos para la producción, la falta de mejoramiento genético, la escasez de agua y los precios bajos en el mercado, son desincentivos que inciden en la baja producción de trigo en el país. Los productores tenían previsto sembrar 120 mil hectáreas (ha), pero debido a la falta de semillas solo se estima sembrar 100 mil para esta campaña de invierno, superficie que logra cubrir aproximadamente el 35% del consumo nacional.

“Se necesitan alrededor de 16.800 toneladas de semillas por año para sembrar las 120 mil ha; sin embargo, debido al déficit de semilla se tiene previsto sembrar 100 mil porque hay solo 11 mil”, informó el jefe de la División de Abastecimiento de Semillas, del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), Diógenes Chávez. Este volumen de producción de semilla solo produce 240 mil toneladas de grano de trigo, que llega a cubrir el 35% del mercado, el resto es importado y donado por EEUU y otros países, afirmó el experto. 

En Bolivia se necesita sembrar más de 300 mil ha, “mismas que irían en desmedro de otros cultivos como la soya que tiene una amplia superficie, es decir los productores tendrían que dejar de sembrar soya para cultivar trigo, pero no lo harán porque tiene mejores precios la soya”, sostuvo Chávez.

No obstante, el asesor Agrario de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Fernando Asturizaga, señaló que sembrar soya es más redituable, pero es debido a los costos de producción. Aproximadamente la tonelada de soya tiene un precio de $us 370, mientras que la del trigo cuesta $us 270, pero a decir del directivo, el costo de producción del grano es lo que encarece los precios. Es un cultivo más sensible, requiere agua y se siembra cuando es periodo de invierno, no existen variedades transgénicas que resistan al clima cruceño, cuando se concentra el 80% de la producción en este departamento, cuando éste no es un cultivo del trópico.

El viento y la sequía son factores que desaniman a los productores para que cultiven el trigo. Según Asturizaga, si no se invierte en mejoramiento genético para adaptar las variedades de semilla, la producción irá decayendo.

El Gobierno debe invertir en la producción de más semilla en alianza estratégica con instituciones de investigación como Anapo o el CIAT, dijo.

En ese sentido, el directivo de Anapo considera urgente el subsidio a los precios. Cree que se debe trabajar en investigaciones para mejorar la genética y lograr que la semilla sea más resistente al clima, al igual que ante la falta de agua en el periodo de siembra. Por los vientos que corren desde agosto,  los granos caen de la espiga, generando poco rendimiento.

Chávez dijo la disminución de hectáreas de trigo fue aprovechada por los soyeros que ocuparon las tierras. El problema radica “en que no cualquier variedad extranjera puede producirse en el país debido al clima. Y los países vecinos no tienen semillas en grandes cantidades para exportar”, sostuvo.

Escasez de semillas. Como resultado de la producción de semilla, según inventario que desarrolla el INIAF, existen unas 10 mil toneladas, y hay otras 1.000 que se están cultivando en los valles cruceños. Para incrementar esta producción se pretende importar de Argentina, ya que en otra región no existen variedades que se adapten al clima. “Existen unas 1.000 hectáreas sembradas durante el verano en la zona de los valles cruceños, es decir en Comarapa y Vallegrande, lo que viene a disminuir el déficit de semilla. Por tanto, habrá tres fuentes, la semilla producida en invierno, la de los valles y la importada”, aseguró Chávez. En los siguientes días el INIAF realizará la solicitud para importar la semilla. “Aunque lo establecido eran unas 4 mil toneladas”, aún no se tiene establecido el volumen, dijo.

Zonas de producción. 
El Norte y Este son las mayores productoras. En el norte se concentra la siembra, porque el lado Este es más seco. Los cultivos se extienden desde Okinawa, Chané, San Pedro, Hardemann y Yapacaní.

La siembra es anual. Lo que se produjo en invierno de 2011, se siembra en la campaña de 2012. La semilla se guarda en cámaras climatizadas con temperaturas medias con una humedad relativa de 40%. La semilla de trigo que es producida en el Bolivia puede germinar en Brasil, Paraguay y otros países donde haya el mismo comportamiento climático que en el departamento. Pero hay pocas variedades que se producen en el exterior y pueden cultivarse en Santa Cruz.

CAICO.  El representante de la Cooperativa Agropecuaria Integral Colonias Okinawa (CAICO), Andrés Higa, señaló que no incrementarán su producción porque no hay incentivos y es muy sensible el cultivo. "Se cae con el viento y como se siembra en invierno, la falta de agua no rinde", dijo.

"No estamos ampliando la superficie cultivada, estamos sembrando casi lo mismo este invierno, que son entre 15 a 17 mil hectáreas.  La mayor dificultad para la siembra es el viento y la sequía, eso disminuye el rendimiento".

Andrés Higa
Ejecutivo e Caico


Efectos
Harina importada es más barata que la nacional

Déficit. Bolivia necesita al menos 300 mil hectáreas de cultivos de trigo para abastecer el mercado, no obstante según los panificadores, la harina nacional es más cara que la importada, aunque reconocen que la calidad de la boliviana es mejor que la foránea. Aunque admiten que si se encarece la producción de harina, el producto final, en este caso el pan, sube de precio.

Panificadores.
Según Cecilia Peredo, propietaria de la panificadora Camba, la harina nacional tiene un costo mayor que la importada. "Si una bolsa de 50 kilogramos tiene un costo de Bs 185 a Bs 190, la producida en el mercado boliviano cuesta Bs 200 y Bs 210", sostuvo la empresaria.

Sin embargo, la harina nacional tiene ventajas frente a la extranjera, como la de Argentina, que es de donde llega el producto, por el tema de logística. 

Siembra en 2011. Anapo informó que debido a la falta de lluvias en 2011 la producción de trigo, es decir la superficie cultivada se redujo de 117 mil hectáreas (ha) a 68 mil ha con relación al 2010.

Los agricultores prefieren sembrar soya, girasol o maíz que son cultivos menos vulnerables a la sequía, son más resistentes y alcanzan mejores precios.

Investigaciones. Algunos centros de investigación han desarrollado variedades de trigo para que se adapten al clima tropical. Es un grano del altiplano y los valles templados.

El Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), brazo técnico de la Gobernación de Santa Cruz, presentó el pasado año una nueva variedad de trigo denominada "Patujú", que tiene características de ciclo intermedio con un rango de 75 a 78 días de siembra a floración y de 110 a 115 de madurez fisiológica, según informó Edgar Guzmán, responsable del Programa Trigo del CIAT.